NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

21 de septiembre 2012

Detectan medicamentos falsos en el tratamiento de una enferma de malaria en Guinea Ecuatorial

   EFE.PAMPLONA - Dos médicos de la Clínica Universidad de Navarra (CUN) han descrito por primera vez el caso de una persona occidental que estuvo en riesgo vital al tratar la malaria con un medicamento falso adquirido en un país de África.

   Se trata de una mujer de 28 años que contrajo malaria en Guinea Ecuatorial y regresó a España para ser atendida al persistir los síntomas de la enfermedad, pese a estar tomando una medicación que resultó ser falsa ya que no contenía principio activo alguno.

   El caso, publicado en la revista The Lancet, se presentará en el congreso "Challenges in Malaria Research. Progress towards elimination", que se celebrará en Basilea del 10 al 12 de octubre, con la presencia de los principales investigadores de la enfermedad, que causa en los países en vías de desarrollo entre 800.000 y 1.600.000 fallecimientos al año.

   El artículo está firmado por los doctores de la CUN José Luis del Pozo, del Área de Enfermedades Infecciosas, y Carlos Chaccour, residente de Medicina Interna, quienes llevan a cabo proyectos de investigación sobre la malaria, que incluyen nuevas técnicas para el control de los mosquitos transmisores de la enfermedad y métodos alternativos para la detección de antimaláricos falsos.

   El estudio se refiere a una mujer que visita con frecuencia Guinea Ecuatorial y que había contraído la enfermedad en tres ocasiones anteriores, en las fue tratada con comprimidos de artesunato de forma efectiva y se había recuperado.

   En esta ocasión, sin embargo, no fue así y como persistían los síntomas ingresó en la Clínica Universitaria donde se advirtió en su sangre hasta 50 billones de parásitos, pese a que seguía tomando los comprimidos que trajo de Guinea, lo que "nos hizo sospechar que el medicamento podía ser falso", destacan en el artículo.

   Una vez se le administró el medicamento auténtico se recuperó a los tres días y, tras recibir el alta, se remitieron los envases que tenía del medicamento comprado en Guinea Ecuatorial a la Escuela de Medicina Tropical de Londres para su análisis.

   "Los resultados mostraron que los comprimidos no tenían ningún principio activo. Eran una falsificación de la marca Artesunat", señalan los doctores, quienes reconocen que el envase "era una falsificación muy buena" y "muy similar al original", aunque se apreciaban distintos errores tipográficos y ortográficos.

   El hecho de que este caso sea el primero descrito en el que una persona no autóctona de un país en vías de desarrollo se vea afectada por un medicamento antimalárico falso que pone en riesgo su vida podría obedecer, según los doctores, "a un tráfico diferencial en el comercio de estas falsificaciones".

   La paciente había adquirido personalmente el mismo medicamento en ocasiones anteriores en farmacias de Guinea Ecuatorial y siempre había sido el producto original, pero en la última envió a un ciudadano guineano a comprarlo.
  
   "Aún es necesario probarlo, pero todo hace pensar que hay un tráfico diferencial. A un occidental no le venden el falsificado para no meterse en problemas, pero no ocurre lo mismo con los nativos", apuntan en su artículo los doctores Del Pozo y Chaccour.

   Este artículo también lo firman los doctores Harparkash Kaur y David Mabey, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (Inglaterra).

   La malaria, presente en 99 países, es transmitida mediante la picadura de un mosquito y anualmente se producen unos 200 millones de casos, que suponen entre 800.000 y 1.600.000 muertes (el 80% en África)
 


 

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias