NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

20 de septiembre 2012

Protestas en Bamako por la posible intervención de la CEDEAO

   Algunas decenas de militantes del ‘Movimiento Popular del 22 de marzo’ (MP22), liderado por el diputado Oumar Mariko, protagonizaron una marcha de protesta en Bamako contra una posible intervención militar de la Comunidad Económica de Estados de la Comunidad Económica del África occidental (CEDEAO) en el norte de Mali. Lo informa esta mañana el periódico local ‘Journal du Mali’. Los manifestantes partieron de la Plaza de la Libertad y llegaron hasta la sede del ministerio de Defensa, coreando estribillos como ‘Abajo la dictadura de la CEDEAO’, ‘Sí a la fraternidad, pero primero la dignidad’. Una vez frente al ministerio, Mariko entregó al subjefe de estado mayor Adama Dembelé una declaración de “apoyo a nuestro nuevo ejército que es capaz de reconquistar las regiones ocupadas”, y en la que el MP22 rechaza “los dictados de una fuerza extranjera en nuestra casa”.

   En un discurso pronunciado al fin de la protesta, el parlamentario anunció nuevas manifestaciones y una campaña para “movilizar a todo el pueblo maliense contra las tropas de la CEDEAO porque tenemos confianza en nuestros soldados y nuestro país es una nación histórica y digna”.

   Las opiniones negativas frente al ente regional, que no goza de gran credibilidad en Bamako, se deben a la demora de la entidad en intervenir, pero también a la decisión de la CEDEAO de bloquear en Abiyán y Conakry grandes cantidades de armas compradas por el gobierno maliense con vistas a una operación de sus tropas en la región norteña del país. Desde hace cinco meses las ciudades de Gao, Timbuctú y Kidal, junto a toda la zona bajo su influencia, se encuentran controladas por movimientos islamistas (Ansar Al Din, Movimiento por la Unidad y el Jihad en África Occidental) y tuareg (Movimiento Nacional de Liberación de Azawad) que han cometido actos de violencia y violaciones de los derechos humanos. Después de que los rebeldes conquistaran el 1º de septiembre la ciudad de Douentza (centro) el presidente de transición Dioncounda Traoré pidió el apoyo logístico de la CEDEAO y de las Naciones Unidas, pero no el envío de tropas.

   También criticaron a la CEDEAO miembros de la diáspora maliense en Francia y organizaciones de la sociedad civil francesa con ocasión de la visita a París del presidente de Burkina Faso y mediador regional, Blaise Compaoré. Campaoré mismo reconoció que “no hay consenso con las autoridades malienses” sobre la posible intervención militar, e insistió en que “los malienses no deben vernos como mercenarios sino como hermanos de armas”. Sin embargo, Compaoré también manifestó perplejidad ante las decisiones del gobierno de transición de Bamako: “Por nuestra parte hemos iniciado conversaciones preliminares con los movimientos armados, dispuestos a dialogar, pero todavía esperamos que el gobierno de Mali constituya su propio ente de negociaciones y convoque a una mesa de negociaciones”, insistió el presidente de Burkina Faso.

   La figura de Compaoré, anteriormente mediador en otras crisis africanas no es sin embargo unánimemente aceptada. Hay quienes consideran que su gestión es demasiado individualista, quienes lo ven como una personalidad política controvertida ya que llegó al poder en 1987 por un golpe de estado y el asesinato de su predecesor, el popular Thomas Sankara. “No hace más que defender los intereses de las potencias occidentales en la región, comenzando por la ‘Françafrica’”, declaró el activista Danyel Dubreuil de la asociación francesa ‘Survie’, que milita contra toda forma de neo-colonialismo entre París y África. Integrantes del ‘Front de gauche’ (Frente de Izquierda) manifestaron preocupación por la “nueva dinámica de despliegue de tropas francesas en la región de África occidental, comenzando justamente por Burkina Faso”.

   Agencia MISNA, 19 de septiembre, 13h53m

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias