NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

11 de septiembre 2012

Se impone una solución salomónica...

   "El juzgado de Instrucción de Malabo, Guinea Ecuatorial, ha admitido a trámite la "querella criminal" contra el francés Daniel Lebeque, por presuntos delitos de calumnias e injurias a las instituciones públicas y autoridades ecuatoguineanas.

   Daniel Lebeque es presidente de la rama francesa de Transparency International, una de las organizaciones no gubernamentales (ONG) que acusa de corrupción a las autoridades de Guinea Ecuatorial.

   La nota, a la que Efe tuvo acceso hoy, señala que el pasado abril, la Fiscalía General de la República interpuso ante el juzgado de primera instancia de Malabo, dicha querella criminal.

   Dice que denuncia a Lebeuqe, empresario con importantes intereses económicos en Guinea Ecuatorial, "en ejercicio de su sagrada misión de salvaguardar los intereses públicos del Estado de Guinea Ecuatorial".

   Informa de que, "mediante resolución de fecha 23 de agosto pasado, el juzgado de primera instancia admitió a trámite dicha querella criminal para que Daniel Lebeque compareciera y respondiera ante este órgano jurisdiccional".

  

   A: El despacho de EFE es, una vez más, un cúmulo de ambigüedades y la actitud de las autoridades guineoecuatorianas una muestra de desvergüenza y de estupidez.

   No es verdad que Daniel Lebeque tenga "importantes intereses económicos en Guinea Ecuatorial" y que lo digan Obiang y su cuadrilla no debería ser suficiente para que lo repitiera la agencia oficial española EFE.

   Las autoridades guineoecuatorianas se comportan respecto a "su justicia" (ellas sí) como dicen que lo hacen las autoridades francesas respecto a la justicia de su país: la manipulan de forma desvergonzada. EFE no parece encontrar nada extraño en este hecho. No le dedica ni un sólo comentario.

   Obiang y los suyos parecen interesados en una solución salomónica: Daniel Lebeque no podrá entrar en Guinea y sus "importantes intereses económicos" guineanos (inexistentes) correrán grave riesgo, a cambio Teodorin no podrá entrar en Francia, ni en la UE, y no podrá disfrutar de sus importantes (estas sí importantes) propiedades, resultado del robo y la corrupción. Conclusión: las autoridades guineanas carecen de vergüenza y son, además, rematadamente tontas.

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias