NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

9 de septiembre 2012

Todos son Luquito. Sobre unas supuestas declaraciones del embajador francés en Malabo, la agencia EFE y los "problemas privados"

   Redacción Internacional, 7 sep.- El Gobierno de Francia comunicó al de Guinea Ecuatorial que las autoridades francesas no pueden "interferir en los asuntos judiciales" que se llevan a cabo en París contra el segundo vicepresidente de República, Teodoro Nguema Obiang Mangue, hijo del presidente Teodoro Obiang.

   Así lo informó a los medios de comunicación locales, el consejero de la Embajada de Francia en Malabo, Gilles Maarek, tras reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Agapito Mba Moku, según publica hoy la Oficina ecuatoguineana de Información y Prensa.

   En julio pasado, el juez Roger Le Loire, dictó orden de detención contra Teodoro Nguema Obiang, después de que "Teodorín", sobrenombre con el que se conoce al hijo de Obiang, no acudiera a declarar a un juzgado en París, acusa de desvío de fondos públicos y blanqueo de capitales.

   "No es una situación agradable; ni para Francia, ni para Guinea Ecuatorial", recordó Maarek, antes de asegurar que "el Estado francés no puede interferir en los asuntos judiciales y en los de prensa".

   Agregó que "la prensa y la justicia francesa son independientes, por eso no podemos prohibir a los periodistas hacer su trabajo", indicando que "esta situación no tiene nada que ver con las relaciones bilaterales entre Francia y Guinea Ecuatorial".

   Para Maarek, "el asunto sólo concierne a la prensa y a la justicia, pero no al Gobierno francés; por eso hemos expresado al ministro de Asuntos Exteriores nuestra intención de continuar con las excelentes relaciones bilaterales existentes entre Francia y Guinea Ecuatorial".

   Dijo, asimismo, que "nosotros, como diplomáticos que representamos aquí a nuestro país, haremos todo lo posible para encontrar la solución, ya que las relaciones bilaterales no deben verse afectadas por un problema privado".

   La entrevista se produce días después de que el Ejecutivo ecuatoguineano criticara "el silencio y pasividad de las autoridades galas competentes, ante este claro caso de persecución política y acoso mediático contra un país al que le unen relaciones diplomáticas y de cooperación de larga trayectoria".

   El gobierno manifestó por su parte que "se resiste a caer en esta clara provocación e incitación a la confrontación que, a todas luces, esconde intenciones desestabilizadoras que nada tienen que ver ni con la justicia, ni con la preocupación por los derechos humanos y la transparencia", dice el comunicado firmado por el ministro de Información, Agustín Nze Nfumu. EFE

   ao/chs

   http://noticias.lainformacion.com/politica/gobierno/paris-comunica-a-malabo-que-no-puede-interferir-en-los-asuntos-judiciales_3rcMMNOeFRfpmhQg6FTRv7/

 

   A: Esta es una noticia, aparentemente sin problemas, que en realidad está llena de trampas. Lo está porque no es fiable la fuente (la agencia EFE tratando temas de Guinea), porque está preparada por un redactor claramente parcial (un militante del PDGE, el partido de la dictadura en Guinea. Un partido vocacionalmente mentiroso y antidemocrático), y porque el protagonista es un diplomático, con lo que se mezcla el lenguaje específico de su profesión con lo que sería un lenguaje informativo normal.

   La agencia EFE, en temas guineoecuatorianos, milita en el PDGE. Favorece siempre que puede las tesis del régimen dictatorial guineoecuatoriano y cuando esto es imposible, cuando se trata de asuntos tan incontestables como los actos delincuentes del primogénito del dictador en la capital francesa, quiere aparentar un cierta neutralidad y en realidad juega a otra cosa.

   ¿Cual es el objetivo real de esta noticia? Con toda evidencia, trata de sembrar la confusión sobre la posición francesa e introducir en el circuito de noticias, al mismo nivel de las declaraciones del embajador Maarek, la posición que sobre este tema tiene el gobierno de Obiang y a la que añade unas pocas frases de Nzé Nfumu. Una posición increíblemente estúpida, que solo habla mal de quienes son capaces de imaginarla. Se demuestra, eso sí, que en el régimen de Obiang, todos son Luquito. Todos son igual de torpes, todos carecen de principios y todos se venden a diario al dictador.

   Con todo, hay algo incontestable: "la prensa y la justicia francesa son independientes" (algo que no pasa, ni de lejos, en Guinea) y por más que el embajador desease tener las mejores relaciones con el gobierno de Guinea (este es el ideal de cualquier embajador en todos los países del mundo: no tener problemas con el gobierno de turno), no parece que vaya a ser posible...

   Digamos por último que discrepamos en una cosa con el señor Gilles Maarek (o al menos con las palabras que pone en su boca "ao"). No creemos que las indudables dificultades a las que se enfrenta respondan a "un problema privado". La esencia de la demanda presentada ante la justicia francesa contra el hijo del dictador se basa precisamente en que se interpreta su comportamiento como un problema mucho más general que afecta (perjudica gravemente) al conjunto del pueblo de Guinea y por solidaridad entre los pueblos, a todos los pueblos del mundo.

 

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias