NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

27 de octubre de 2012

Fabián Nsue y los primeros detenidos del colegio San Agustín siguen en Guantánamo. Irene Adjomo está con ellos. Detenciones de militares en Bata

   Fuentes de toda solvencia nos informan que continúan detenidos en el complejo policial Guantánamo, de Malabo Agustín Esono Nsogo, Mansueto Nsogo Mba, Fabián Nsue y Juan Menene. En esta misma dependencia policial está Irene Adjomo Ngui, cuyo encarcelamiento trascendió en el día de ayer. No se conoce por el momento el motivo de la detención de ninguno de ellos. Fuentes opositoras indican que probablemente el dictador (Obiang es quien decide este tipo de sumarios, los jueces son simples amanuenses) esté esperando el resultado de las detenciones realizadas en Bata para "confeccionar" con todas ellas una única causa. Al menos esta ha sido la costumbre de la dictadura en los sucesivos procesos múltiples que se han producido a lo largo de su historia.

   ¿Qué otras detenciones se están produciendo en Bata? Empecemos por otro profesor, el de Educación Física, también en el centro San Agustín, de nombre Antonio Labán, al que nadie habría visto desde el secuestro de Agustín Esono Nsogo. Su familia lo considera desaparecido y podrían haberlo incluido en el mismo sumario. Mansueto Nsogo Mba y Antonio Labán son militares. Los militares parecen estar pues en el punto de mira de los agentes del régimen. Nos explican que Mansueto hizo su bachillerato en Camerún y, a su regreso a Guinea, Agustín Nsogo lo contrató como profesor de francés en su centro. En el mismo periodo fue reclutado en la Academia militar de Ekuku donde recibió formación en las fuerzas terrestres. Al término de esta formación, continuó impartiendo clases de francés en el centro de enseñanza. En cuanto a Antonio Labán, es un antiguo alumno del colegio San Agustín, reclutado y entrenado por los israelíes en la Fuerza Especial del presidente Obiang. Labán vive en el cuartel de esta fuerza de Ncoantoma y habría sido contratado después por Agustin Nsogo para dar clases de Educación física y, al mismo tiempo, asumir una cierta protección contra los bandidos que a menudo merodean por los alrededores de sus instalaciones.

   Se encuentra también detenido desde una semana en el centro de la “Seguridad” de Bata Ismael Tomás Ndong Mengue, cabo de la Gendarmería. Ismael era el ayudante de campo de un alto mando militar. Este oficial de alta graduación le dio una pistola que tiempo después le fue robada. Para remediar lo que se considera por los militares una falta grave, consiguió que el armero le diera otra pistola (en realidad la compró por 400.000 Francos CFA). Por las mismas fechas pasó por el “centro de formación de comandos” de Nsok Nsomo, de donde se trajo cartuchos sobrantes (en Guinea se fabrica munición pero no se hace un control muy preciso de ella, en este centro, nos dicen, no está inventariada). Para su desgracia, trascendió lo sucedido con la pistola y cuando se hizo un registro en su casa, se encontraron los cartuchos. Ahora se le acusa de estar relacionado con un intento de golpe de Estado.

   Ismael Tomás Ndong Mengue está siendo cruelmente torturado: además de los golpes que se le dan por todo el cuerpo con diferentes objetos contundentes, se le lleva a una cámara de gas y se le sienta en una silla que le produce descargas eléctricas; le atan los genitales con una cuerda y tiran fuerte de ella. Su estado físico es preocupante y moralmente está desesperado. Nuestros informantes destacan la especial crueldad de sus torturadores que continúan maltratándole cuando ya ha contado todo lo que ha hecho y detrás de su comportamiento no hay más que un delito menor. Nos parece especialmente importante difundir los nombres de sus torturadores y, en general, los de todos aquellos que en Guinea se dedican a esta infame actividad : en el centro de la “Seguridad” de Bata hay una sala subterránea de tortura muy frecuentada por el Inspector Gil Engó Mba y otro torturador apodado “Mié Nnam” (el “dueño del lugar”). En Malabo, se cita el nombre de Juan Engonga, también Inspector en el ministerio para la Seguridad y archiconocido torturador. En el momento de su detención le fue confiscado a Ismael Tomás el teléfono móvil. La policía está investigando todos los que, según su criterio, son "nombres sospechosos".

   Fuentes fiables nos indican que en los últimos días se ha comprobada la salida de dos cadáveres de la misma dependencia policial en la que está encerrado Ismael Tomás.
 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias