NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

22 de octubre de 2012

Bamako pide una intervención urgente en el Norte de Malí. Los grupos rebeldes se preparan también para la guerra

   “Estamos en una carrera contra el tiempo. No podemos perder un segundo siquiera. Es urgente intervenir en el Norte.” Esta es la petición clara  y directa que el presidente interino Dioncounda Traoré realizó a los países del África Occidental, a los líderes de la Unión Africana y a otros socios de la comunidad internacional, reunidos en Bamako para evaluar las condiciones de una intervención militar en las regiones del norte, ocupadas por grupos armados islamistas y tuareg. Traoré también garantizó la “plena colaboración de las autoridades de Malí, que harán su parte” y agradeció “el apoyo y la solidaridad demostradas de manera concreta hacia nuestro país”.

   La petición fue recibida de inmediato por la ONU y la Unión Africana, que decidieron abrir sedes permanentes en Bamako para coordinar sus acciones para restablecer la unidad territorial del país.

   Los mandatarios de la UE anunciaron una “próxima misión de entrenamiento del ejército maliense”, y sobre todo una “reanudación gradual de la cooperación para el desarrollo”, suspendida tras el golpe militar del 22 de marzo, que derrocó al entonces presidente Amadou Toumani Touré.

   Hace una semana, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que establece un plazo de 45 días para que los países de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO) ultimen los planes para la intervención militar en el norte. Se prevé el despliegue de una misión regional de 3.000 hombres, apoyada por las Naciones Unidas y con el apoyo logístico de países occidentales.

   Agencia MISNA, 19 de octubre 20h22m  

   "Los grupos armados del norte se preparan para la guerra. Cientos de jihadistas han concurrido en su apoyo durante el fin de semana desde Sudán y desde Sahara occidental, refieren fuentes de la prensa mali e internacionales. Testigos locales de las ciudades de Tombuctú y Gao hablan de la presencia de “hombres extranjeros armados” en las ciudades, por lo menos 150 en las últimas 48 horas, que declaran “haber venido a ayudar a los hermanos musulmanes contra los infieles”. Desde hace siete meses Tombuctú (en el noreste el país) está bajo control del grupo islámico armado Ansar Al Din y de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) mientras la ciudad de Gao (noreste) se ha convertido en base de los islamistas del ‘Movimiento para la Unidad y la Jihad en África occidental’ (MUJAO). El periódico ‘Journal du Mali’ confirma la llegada de refuerzos armados de origen sudanés, tunecino, senegalés, marfileño, argelino y nigerino, así como combatientes saharauis que llegan directamente desde los campos de refugiados cercanos a la ciudad argelina de Tindouf.

   Algunos observadores relacionan el ‘desembarco’ de los jihadistas en el norte de Mali con la resolución de la ONU y con la reunión internacional que se llevó a cabo el viernes en Bamako. Los países de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), la Unión Africana, la Unión Europea y la ONU han manifestado “plena solidaridad” con las autoridades malies para facilitar el despliegue de tropas africanas y la reconquista de la amplia región desértica que cubre dos tercios del territorio nacional. Francia ha reanudado formalmente su cooperación militar con Bamako, interrumpida por el golpe de estado de marzo pasado, mientras los jefes de estado y de gobierno de la UE dieron su vía libre al adiestramiento de las tropas malienses.

   Ante la posibilidad de una intervención militar regional, los jefes de Ansar Al Din y del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA, tuareg) han iniciado conversaciones para tratar de acercar posiciones después de la rivalidades que surgieron en los últimos meses. Sin embargo, no están claras aún las intenciones de los dos líderes rebeldes Iyad Ag Ghali, que mantiene estrechas relaciones con Argelia, y Bilal Ag Cherif, establecido en Burkina Faso. De algunas indiscreciones sobre el resultado de un encuentro de tres días en Kidal se deduce que ambos han hablado de una posible fusión (aunque el acuerdo sería lejano aún) y de intentar a una solución negociada y no armada del conflicto con Bamako. El camino emprendido por Ag Cherif es rechazado por una parte de la rebelión tuareg, mientras Ansar Al Din no se ha distanciado oficialmente aún de sus aliados del AQMI y del MUJAO.

   Mientras tanto, el presidente interino Dioncounda Traoré partió hacia Qatar en le marco de la gestión de la crisis armada en el norte que contaría con el apoyo logístico de algunos países occidentales. Sin embargo, desde Bamako algunas fuerzas políticas piden la suspensión de la cooperación diplomática con Qatar y con todos los países acusados de apoyar a los islamistas que tomaron el control de la región norte del país. Para Traoré se trata del primer viaje oficial al extranjero después de su regreso al país en julio, después de meses de convalecencia médica transcurridos en París tras una agresión sufrida en su oficina de la capital malí".

   Agencia MISNA, 22 de octubre, 16h36m

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias