NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

18 de octubre de 2012

La policía guineoecuatoriana está deteniendo en Bata a todas aquellas personas que supone relacionadas con un "cooperante francés que está denigrando a Guinea Ecuatorial"

   La radio guineana habla reiteradamente de un cooperante francés que tendría estrecha relación con Daniel Lebegue y que (parece) habría escapado a Francia antes de ser detenido por la policía. Este cooperante, al que se acusa de las mismas actividades que se atribuyen a Lebegue, es decir "denigrar a distintos miembros de la familia Obiang y jugar un papel importante en el decomiso de los "bienes mal adquiridos" por Teodorin y la posterior orden de detención internacional dictada contra él", ha vivido en Bata y ha tenido relación en esta ciudad con una serie de personas. La policía está deteniéndolas a todas. Al menos está intentándolo. En un primer momento parece que los autores de las detenciones estaban llevándolos a instalaciones de Bata, posteriormente han recibido órdenes precisas para que sean trasladados a Black Beach, en Malabo.

   Todo esto es una pura invención. Daniel Lebegue no ha llevado a cabo las actividades que le atribuyen las autoridades guineanas (mucho menos creíble es que un simple cooperante que trabajaba en Bata haya podido jugar un papel importante en ese dossier). La orden de detención contra Teodorin es resultado de la chulería y de la torpeza del primogénito del dictador, que midió mal la reacción de los jueces franceses. Teodorin, con su clarividencia habitual, nunca pensó que "se atrevieran" a dictar contra él semejante medida. Ahora, él y su padre, en plena rabieta, intentan vengarse haciendo detenciones arbitrarias de guineanos por el delito (¿qué delito es este?) de tener relación con un cooperante francés.

   Veamos los "delitos" de los que se acusa a Agustín Esono Ndogo. Al parecer el cooperante francés necesitó dinero en algún momento. Tenía euros y no tenía francos CFA. Preguntó a uno de sus amigos si conocían a alguien que pudiera cambiarle los euros. Este amigo habló con el señor Esono Ndogo que facilitó la operación. Lo hizo sin tener que conocer al cooperante francés. Ha declarado reiteradamente ante la policía que no lo vio nunca. Parece que estas declaraciones no sirven de nada. La policía se ha inventado una enorme conspiración dirigida por el cooperante y por la que un grupo de guineanos van a pagar el mal humor de la familia Obiang. A Esono Ndogo lo han  detenido en la noche de ayer mediante un policía que le ha preguntado si tenía dinero para cambiar y han ordenado un registro exhaustivo de su domicilio en la mañana de hoy. Un grupo de militares (o de policías) ha revuelto toda su casa y se ha llevado un cierto número de carpetas. Buscaban, al parecer, una importante cantidad de dinero. No la han encontrado, pero nada impide que digan todo lo contrario...

   La policía guineana es incapaz de llevar a cabo un investigación. Su método habitual de trabajo es inventarse una historia, elegir a una serie de culpables y torturarlos hasta conseguir que confiesen lo que ella quiere. Si no lo consiguen da igual porque los jueces aceptan sus atestados cualquiera que sea su estado, estén o no firmados, digan o no cosas perfectamente inverosímiles. Estamos en el comienzo de una historia que puede convertirse en una tragedia para toda una serie de ciudadanos de Guinea Ecuatorial.

   Una última cosa. Una serie de medios está diciendo que en Malabo se ha dictado una orden de detención internacional contra Daniel Lebegue. Es una burda mentira. Los jueces franceses pueden dictar una orden de detención internacional contra Teodorin y que sea efectiva en toda Europa. Los jueces guineanos no pueden dictar una orden similar. Su jurisdicción no rebasa los límites de Guinea y eso cuando el dictador los deja...

   

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias