NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

18 de octubre de 2012

Aeropuerto Internacional de Mongomeyen a 17 de octubre. Reportaje fotográfico de Radio Macuto.

 

 

 

 

   Estas fotografías del quinto aeropuerto internacional que hay en Guinea, difundidas por Radio Macuto, producirán a la mayoría de los lectores una impresión desoladora. ¿Para qué quieren en Mongomeyen, incluso en todo Wele-Nzas, un aeropuerto internacional? Como puede verse, para nada o para muy poco. Lo mismo cabría decir de otras obras suntuarias que ha construido el dictador en su distrito de origen, ¿para qué sirve una catedral como la de Mongomo? Desde luego para nada "espiritual". Ambas cosas, el aeropuerto internacional y la catedral, sólo sirven para satisfacer su ego enfermo, sus apetencias de "nuevo rico". Nos permiten, sin embargo, insistir en algunas cosas que nunca diremos suficientes veces. La familia Obiang no se enriquece esencialmente con sus negocios ocultos en el sector del petróleo o del gas, tampoco manteniendo cautivo (reservándolo para sus propias empresas) todo el mercado (del consumo) guineoecuatoriano. Estas cosas las hacen y son importantes, pero la fuente fundamental de sus ingresos es otra: es el saqueo permanente del Estado guineano. Cada año el dictador y su familia, a través de métodos diversos entre los que destaca, en este periodo, la incesante construcción de obras suntuarias (tan poco necesarias como este aeropuerto que hoy nos retrata la "emisora" de la oposición), se queda con una parte fundamental del Presupuesto Nacional. Un presupuesto en el que cada año se manejan cantidades más importantes pese a que no es ni tan siquiera orientativo de los gastos del Estado: algunas de las obras más importantes que se hacen en el país y de las que se beneficia la familia Obiang (a través de empresas a su nombre, de algún testaferro alojado en el PDGE, o mediante concesiones abundantemente pagadas de multinacionales de la construcción) ni tan siquiera figuran en las cuentas nacionales. Esta es una de las claves fundamentales del mantenimiento de la dictadura. ¿Podría mantenerse este expolio del Estado con un Parlamento representativo del pueblo guineano? No. No, con toda evidencia. Es cierto que Obiang y los suyos tienen una mentalidad feudal y se dejan llevar por el oropel y la ostentación de los que ellos toman por "personas distinguidas". Es posible que Obiang (por formación, por mentalidad o por algún otro "mecanismo psicológico") no soporte la democracia, pero lo suyo con la dictadura no es un "apego ideológico". Es su negocio. La dictadura, la ausencia de libertad para los guineanos, es la condición necesaria parda los negocios de Obiang. El afán por el partido único no es la manía de un patán de la política como Luquito, es una necesidad de Obiang. No podrían vivir como viven con un régimen distinto...

 

 

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias