NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

11 de octubre de 2012

Carta abierta del MAIB al presidente Obiang

   Excmo. Señor D. Teodoro Obiang Nguema

   Jefe de Estado y Presidente de la República de Guinea Ecuatorial

   Malabo, Guinea Ecuatorial 

 

   Señor Presidente: 

   En carta fechada el 12 de marzo de 2008, el MAIB (Movimiento para la Autodeterminación de la Isla de Bioko) le solicitaba, en tanto que Jefe del Estado,  una sentada en aras a distender la situación del justificado soberanismo bubi y entablar negociaciones sobre el status de nuestro pueblo dentro de Guinea Ecuatorial. En aquella carta, le decíamos que las argumentaciones torticeras para justificar nuestra innegable invisibilidad en los asuntos públicos y nuestra suplantación por algunos elementos de nuestro pueblo, carentes de toda representatividad, nos parecían totalmente improcedentes.  

   A finales del pasado mes, señor Presidente, usted fue interrogado en las Naciones Unidas sobre el contencioso bubi y especialmente, sobre la propuesta de federación de Guinea Ecuatorial, planteada por el MAIB en esa instancia internacional, en nombre de nuestra comunidad. Pese a serle presentados algunos documentos con nuestras reivindicaciones, usted negó la mayor, argumentando que nadie en nombre de los bubis, en ningún momento, le había propuesto una solo reclamación.    

   Usted faltó a la verdad, señor Presidente. La prueba irrefutable de ello, queda resumida en el pretendido cabildeo de la voluntad bubi  mediante el envío urgente  a Ginebra (en la semana del 1 al 6 de octubre) de una delegación de “estómagos agradecidos”, para negociar lo innegociable. Los señores Silvestre Siale Bileká, ex Primer Ministro de su Gobierno; Julián-Buelale Bokokó Itoji, actual magistrado del poder Judicial y a la sazón, asesor jurídico de GE Proyectos; Maria Leonor Bula Epam Biribé, Ministra de Asuntos sociales y Promoción de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del PDGE así como Gregorio Bohó Camó, ex gobernador, ex ministro y Presidente en la actualidad de la Cámara de Bioko, siendo todos ellos  bubis, no representan la voluntad de nuestro pueblo. Su condición de agentes de su régimen les inhabilita para hablar en nombre de una comunidad a cuya opresión están colaborando.  

   Señor Presidente, facilitar  las iniciativas populares de participación de los pueblos de Guinea Ecuatorial, no es solo un deber, sino una obligación, si lo que se pretende es construir estructuras estatales sólidas. En el caso del Pueblo Bubi,  las obligaciones se hacen todavía más perentorias, habida cuenta de que, desde que España nos uniera en destino y hasta la fecha, hemos tenido que soportar las pesadas cargas del Estado a cambio de vivir relegados a un plano residual. Para más abundamiento, le invitamos, señor Presidente, a releer la carta que le enviamos en el mes mayo de 2008, contestando a la suya de fecha 3 de abril del mismo año, en la que demostrábamos que era posible una Guinea Ecuatorial distinta en la cupiéramos todos bajo el imperio de la Ley. Las posiciones del MAIB en esas cartas quedaban perfectamente claras. 

   Señor Presidente, permítanos decirle que su reciente ajuste constitucional no camina en la dirección de facilitar la libre expresión de los pueblos de Guinea Ecuatorial. Las Constituciones, señor Presidente, son textos legales llamados a plasmar por principio,  la realidad social e histórica de las naciones, amén de recoger las funciones de dirección política de las comunidades que tienen que regular. En su elaboración, siempre existe un poder constituyente representando la voluntad de todos los sujetos nacionales y no la de una sola persona.  Y como estamos en ello, quisiéramos recordarle  que en casi todos los países del planeta y desde el derecho constitucional comparado, el bicameralismo ha hundido sus raíces en los países con divisiones étnicas, raciales, económicas, sociales o territoriales, identificándose este sistema, casi siempre, con un modelo de Estado federal. 

   Así las cosas queremos hacerle saber que la única opción política capaz de prosperar hoy, pasa por la creación de un nuevo diseño institucional con reglas compartidas que armonicen  la distribución del poder dentro del Estado para llegar a una gobernabilidad democrática, con capacidad de cohesionar a una ciudadanía quebrada desde todas las aristas. Porque queda demostrado que, con huídas hacia adelante, más temprano que tarde, la realidad terminará imponiéndose como se le ha impuesto con este último revés vivido ante las Naciones Unidas. La convocatoria de elecciones, la constitucionalización de cámaras de nuevo cuño, o la creación de otras instancias como válvulas de escape, carecen todas de legitimidad. Su representatividad es nula porque los intereses   defendidos no son los de los pueblos, sujetos principales del constructo nacional, ni de los partidos políticos – por cierto, todos fang-, a los que ha tenido a  bien colocar en un plano de obediencia ciega o de persecución implacable en nombre de una soberanía nacional que se ha subrogado personalmente. 

   A nosotros nos resulta ocioso entrar en detalles sobre gobernabilidades glosadas desde todos los puntos del planeta  a través de gobiernos, instituciones de todo tipo y variopintos medios de comunicación. No obstante ello, no nos podemos resistir a la tentación de hacerle unas pocas puntualizaciones que posiblemente le ayuden a entender nuestros planteamientos: señor Presidente, los grandes males creados a lo largo de estos cuarenta y cuatro años que vamos a cumplir dentro de cuatro días,  exigen de grandes remedios.  El Pueblo Bubi, como mal menor, ha dicho y dice que  defenderá siempre un Estado guineano de soberanías compartidas y  sometido al imperio de la Ley. 

   Reciba señor Presidente, nuestra más alta y distinguida consideración. 

   Fdo.: Honorato Maho, Presidente del MAIB

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias