NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

18 de julio de 2012

Un nuevo asesinato

   En la noche del lunes al martes de esta semana, elementos armados de la "Seguridad" guineoecuatoriana dispararon, y causaron la muerte, en Malabo a Sebastian Ondó. Sebastian Ondó formaba parte del primer grupo de personas que se fugó recientemente de Black Beach.

   Como es sabido en la madrugada del 21 al 22 de junio se fugaron del penal unas 20 personas, en su mayoría militares, según manifestó a la agencia AFP el director general de la Seguridad Nacional, general Jesus Ngomo Nvono. Sebastian Ondó no era militar. Tenía en torno a 20 años, vivía en Bata y era lo que suele calificarse como "un pequeño delincuente". Sus delitos, habitualmente robos (nunca delitos de sangre) los cometía en Malabo y fue en Malabo donde lo detuvieron hará no más de tres meses.

   La policía le interceptó, el día de su asesinato, entre las 10 y las 11 de la noche, poco después de salir de la casa de un familiar en el que había estado escondido desde la misma fecha de la fuga. Avisaron a la familia en la mañana de ayer y les entregaron el cadáver. Según nuestras noticias, en la morgue del Hospital de Malabo estaban, además de su cadáver, otros cinco más, todos ellos de personas fugadas de Black Beach y que no han sido todavía identificadas...

Editado y distribuido por ASODEGUE

Índice Noticias