HISTORIA DE GUINEA

 
   

 

 

 

 

 

ACTA DE LA NOVENA SESIÓN PLENARIA. SEGUNDA FASE

En Madrid, a dieciséis de mayo de mil novecientos sesenta y ocho, en el Salón de Embajadores del Ministerio de Asuntos Exteriores, tiene lugar la IX Sesión Plenaria de la II Pase de la Conferencia Constitucional de Guinea Ecuatorial, bajo la presidencia del Vicepresidente de la misma, Excmo Señor don Ramón Sedó Gómez, Subsecretario de Política Exterior, y con la asistencia de las Delegaciones del Gobierno español y de la Guinea Ecuatorial,

La Mesa queda constituida por el Excmo. Señor Don Ramón Sedó Gómez, el Excmo Señor don Gabriel Mañueco de Lecea, Director General de África y Próximo Oriente, y el Excmo Señor Don Gabriel Cañadas Nouvilas, Secretario General del Consejo Superior de Asuntos Exteriores y de la Conferencia.

El Presidente de la Mesa abre la sesión a las diecinueve horas y treinta minutos y dice:

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Se abre la sesión. ¿Algún Delegado tiene alguna cuestión incidental que suscritar? El señor Nsue tiene la palabra.

EL SEÑOR .NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Quisiéramos una aclaración en cuanto a la situación concreta del proyecto presentado por los 23, porque, al parecer, no habíamos llegado a un acuerdo, en el sentido de que estaba rechazada, pero la nota informativa nº 15 dice que se rechaza la enmienda a la totalidad del proyecto Constitucional. Yo no sé si lo he leído mal.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

¿Dónde lo ha leído?

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

En esta nota. Por eso pedía una aclaración.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Desde luego, este proyecto de enmienda a la totalidad queda rechazado, por no estar conforme con el marco que a esta Conferencia ha señalado el Gobierno español. La Mesa., después de oír el debate que aquí se ha producido en torno a esta enmienda a la totalidad ha decidido rechazarla.

Como se recordará, se dio la oportunidad a los firmantes de la enmienda a la totalidad presentada por otro grupo de Delegados de considerarla como enmienda al articulado en aquello que no contradijese la Declaración gubernamental, La propuesta que ahora consideramos queda abierta para que los 23 firmantes la utilicen como enmienda al articulado en las mismas condiciones que la anteriormente rechazada.

EL SEÑOR ATEBA (DON CLEMENTE), del IFGE:

Quisiera repetir las mismas palabras que dije el otro día en la Conferencia, que yo personalmente comprendo que una Conferencia, en cierto sentido, significa un diálogo, y nunca en un diálogo las decisiones deben ser tomadas unilateralmente, tal como la pregunta que acaba de hacer ahora mismo el señor Nsue. Yo creo que hasta la fecha, los firmantes del proyecto de Constitución que fue presentado aquí, no nos consta que nuestro proyecto haya sido rechazado. Puedo agregar que nosotros, hasta esta fecha que hablo, mantenemos nuestro proyecto. Si las Autoridades españolas lo rechazan unilateralmente, pero en nuestro sentido está hasta ahora mantenido. Muchas gracias.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Las palabras que acabamos de oír no modifican la posición de la Mesa. El diálogo no consiste en que una opinión manifestada por alguien tenga que prosperar. El diálogo es lo que hemos mantenido a lo largo de las sesiones. La decisión de la Mesa está de acuerdo con la opinión de muchos Delegados guineanos que aquí hemos oído. De manera que de decisión unilateral tiene muy poco.

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Yo continúo con la misma pregunta. Hace poco que se nos ha repartido el escrito que no responde a nuestra petición. Las manifestaciones del señor Gómez de Aranda las habíamos pedido en un sentido que no iba concretamente hacia la posición, la situación clara de la Constitución que habíamos presentado, es decir, al dictaminar este proyecto como fuera del marco señalado por el Gobierno español para la Conferencia, era en el sentido de que no respaldaba debidamente la personalidad de Fernando Póo. Yo creo que de ahí nació la idea para que nosotros pudiéramos demostrar que aquella Constitución recoge la personalidad de Fernando Póo ya, era preciso, después de todo lo que llevamos aquí, ya un mes, que el Gobierno español dijese de una manera oficial, clara, tajante, de tal suerte que estaríamos dispuestos a cogerlo íntegramente y meterlo en el hueco que haya en la Constitución para terminar de una vez. Ahora resulta que mientras esperamos que se nos pueda dar esta oportunidad, las palabras del señor Gómez de Aranda, según dice la nota que nos han dado, vinculan al Gobierno por una parte, porque, al calificarlas de simple sugerencia, pero constituyen una exigencia indeclinable, y estamos en el mismo punto.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

¿Puedo hablar?. ¿Me permite?. Cuando yo interrumpo es para que no continúen un argumento que puede basarse en un hecho falso. Según el texto que figura delante de la intervención del señor Gómez de Aranda, está claro que tal intervención vincula al Gobierno español; a quien no vincula es a la Conferencia. Es decir, que no es una imposición del Gobierno español, pero es exigible al Gobierno que la mantenga. Repito que no es cierto que no vincule al Gobierno español. Pero no es una imposición. Es decir, que si ustedes tienen algo que sugerir en relación con este documento, es­tamos dispuestos a discutirlo.

EL SEÑOR NSUE ÁNGUE (DON JOSÉ):

Entonces, ¿qué se entiende por simple sugerencia?

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Una sugerencia dirigida a ustedes, aunque vinculante para el Gobierno español: El único obligado aquí es el Gobierno español. Ahora, si ustedes dicen que dejan la entera responsabilidad de esta declaración al Gobierno español, aceptamos que así sea.

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Se trata de una aclaración que solicitamos para que el Gobierno español concrete y ya nosotros después veremos si aceptamos o no. El Gobierno español ha sacado la palabra salvaguarda; que la defina como la entiende.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Ahí asta definida.

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Entonces, en este caso, entra en juego nuestra libertad de aceptar o no.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Esto es lo que quieren aclarar las palabras que figuran como prefacio al texto que ha sido repartido conteniendo la intervención del señor Gómez de Aranda, la cual pueden ustedes considerar como una declaración del Gobierno español, sin más. Pero no pueden ustedes afirmar que es una imposición, porque no lo es, ya que todavía admitimos discusión sobre la misma. Ustedes dicen: muy bien; si ésta es la opinión del Go­bierno español, sigamos adelante.

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Perdone, señor Presidente. Es que se trata de dos cosas, que la aceptemos o no. Por ejemplo, yo sé muy bien que los bubis no han aceptado las condiciones, pero el Gobierno español ha dicho que no hay separación. Que diga lo mismo en cuanto a este punto de la salvaguarda, con todas su características y nosotros, como somos débiles o lo que sea, nos agacharemos o diremos que no estamos de acuerdo. Es decir, una cosa es una declaración oficial, tal como el Gobierno español ha concedido la independencia o va a concederla con las características que son, en este sentido, que es el problema que nos enfrenta a Río Muni con los de Fernando Póo. Que sea el Gobierno español quien diga "entiendo esto", y así nosotros los aceptaremos o no.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

El señor Eworo tiene pedida la palabra.

EL SEÑOR EWORO OBAMA (DON ANTONIO) del IPGE:

Gracias, señor Presidente. Yo, hace pocos días, dije aquí, en la reunión, que si llego a hablar como lo siento, me era capaz de reventarme totalmente hablando. Es que, señor Presidente, ahora que no crea usted por ataque aquí por nada. Aquí, en la Mesa, quiero pedirle a V.E., señor Presidente, que entre usted y nosotros que no haya la competencia de quien sabe más ni quien sabe menos.

Aquí total me encuentro que yo no veo y me encuentro que es lo que hacemos aquí en la Mesa, aunque muchos no lo consideran bien. Hablo por mi. Aquí en la Mesa, señor Presidente, total yo particularmente hablando, no sé que es lo que hacemos ni donde vamos. Cada día nos tienen aquí reunidos, en una jaula que si porque estamos aquí en Madrid para los buenos panecillos de Madrid, para las buenas sopas de Madrid, cuando no, pues total no me encuentro de por qué estamos aquí. Se ve, y creo particularmente hablando, que el Gobierno español no nos quiere determinar que desea de nosotros. Ahora bien, ya pregunté otro día que nos digan bien claro, como la yema del huevo, que es lo que se dice, la imposición. Yo me encuentro totalmente que aquí no hacemos nada. Ya decíamos el otro día que no tenemos palabra alguna. No tenemos voz ni voto aquí en esta Conferencia. Pero, totalmente, aunque quien sea me diga lo que quiera, me encuentro que aquí el Gobierno español o bien los presentantes del Gobierno español hacen lo que quieren, hacen lo que quieren ellos y no por lo que quiere Guinea. Aquí no hacemos nada. Esto es perder el tiempo. ¿Por qué no nos dicen bien claro que es lo que tenemos que hacer o dónde quieren que vayamos nosotros?. Sólo que hablar que mengano, fulanito de tal, y el otro tal, al fin y al cabo, ustedes bien claro tienen preparado su programa, como quieren plasmarlo a Guinea y no el que quiere la Guinea sino el que quiere España. Aunque pintados por el betún blanco que dicen son nuestra madre, pero esta nuestra madre desde luego no sé si es nuestra madre de verdad o nuestra madre adoptiva. Aquí no sé lo que hacemos. Pero temo mucho no poder terminar todo. Ya continuaré. Gracias señor Presidente.

EL SEÑOR EDU MBUY (DON JOVINO):

Simplemente intento encajar la Conferencia en su marco. Anteayer, cuando nos separamos, al parecer, nos quedamos en que la Delegación española nos presentaría por escrito las competencias provinciales y éstas, posiblemente, deben ser el encaje de nuestro asunto para que podamos ver más o menos en qué van los debates, que es lo más importante.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Sí. Esta pasándose a multicopista el documento que contiene la distribución de competencias que, según el Gobierno español, definiría la personalidad de Fernando Póo dentro de una Constitución unitaria para Guinea, Este texto se repartirá entre todos los Delegados. Les ruego unos minutos de paciencia.

EL SEÑOR EDÜ MBUY (DON JOVINO):

Dos cigarrillos y esperamos.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Había pedido la palabra el señor Ngomo.

EL SEÑOR NGOMO NANDONGO (DON FEDERICO):

Muchas gracias, señor Presidente. Pero es que la intervención mía está relacionada con las sugerencias que nos hizo el señor Gómez de Aranda y prefiero esperar.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

El señor Barreiro tenía pedida la palabra. ¿0 cree conveniente esperar?

EL SEÑOR BARREIRO:

No, voy a hablar. Señor Presidente, señores Delegados: precisamente para aprovechar los minutos de espera que nos da la necesidad de contar con el texto que se está preparando en este momento, yo quisiera indicar a la Delegación guineana que, por nuestra parte, sabemos perfectamente lo que tenemos que hacer, aunque esto no lo diga para poner de relieve una ventaja que nosotros tengamos sobre la Delegación guineana, puesto que no solamente no es una ventaja, sino que es una postura desfavorable que nos coloca en la obligación de hacer precisamente lo que la Delegación guineana pide. Hasta ahora, prácticamente, no hemos hecho otra cosa. En primer lugar, hemos escuchado atentamente a todos los Delegados guineanos que han intervenido. Algunos de ellos llegaron incluso a decir que la Delegación española no tenia nada que manifestar, cuando es bien patente que sí tenemos mucho que decir, porque tenemos un trabajo en común iniciado y tenemos un trabajo en común que habrá de iniciarse después de concedida la independencia, que creemos es muy importante y trascendental para la futura vida de la Guinea, Posteriormente, se nos reprochó, y contradiciendo esta misma postura, el que no dialogábamos con la Delegación guineana, y en este mismo momento tomamos la palabra para expresar nuestra opinión sobre la situación de la Conferencia en aquel mismo momento. Ahora, la Delegación guineana se ha preguntado por boca de algunos de sus distinguidos miembros qué es lo que tenemos que hacer, y yo creo que nuestro Presidente lo ha expresado de manera muy clara. Nosotros hemos preparado, la Delegación española ha preparado, siguiendo las demandas de la guineana, un trabajo vinculante para la Delegación española, que ha de ser sometido al análisis, a la crítica de la Delegación guineana, a fin de provocar finalmente una manifestación y una postura clara sobre este documento. Creo, por consiguiente, que una vez que lo examinen ustedes, lo que debemos hacer es escuchar su opinión sobre los puntos que en él se exponen. Si ustedes necesitan alguna aclaración, con mucho gusto se la daremos, dentro de nuestras posibilidades, discutiremos los puntos de diferencia y llegaremos a una conclusión que, si es favorable como esperamos y deseamos, nos permitirá continuar adelante con nuestros trabajos. Nada más por el momento, señor Presidente. Machas gracias (Pausa),

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Vamos a preguntar, a través de nuestro Secretario cuanto debemos esperar. El clichó está hecho y ahora, en estos momentos se pasa a ciclostyle; si van a tardar más de cinco o diez minutos suspenderemos la sesión y nos volveremos a reunir dentro de un cuarto de hora. (Pausa)

EL SEÑOR PRESIDENTE;

Si no tienen ustedes inconveniente, suspenderemos la sesión por media hora. Así tendremos la seguridad de disponer entonces del material para distribuirlo.

El señor Ngomo tiene la palabra.

EL SEÑOR NGOMO NÁNDONGO (DON FEDERICO):

Yo pondría que, como es una cosa que tenemos que mirar despacio la Delegación guineana, nos quedaremos con las copias y mañana nos podríamos reunir.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Dentro de media hora distribuiremos oficialmente el documento y podremos continuar la sesión. Por lo tanto, queda suspendida la sesión por media hora.

(Eran las veinte horas)

(Se reanuda la sesión a las veinte horas y veinte minutos)

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Se reanuda la sesión. Se va a proceder a la distribu­ción de un documento que contiene las ideas del Gobierno español en relación con la distribución de competencias entre el Estado y las Provincias.

UNA VOZ.

No se oye, por favor.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

¿Me oyen ahora? (Asentimiento.) . Se va a proceder a la distribución de un documento que contiene la relación de competencias entre el Estado y las Provincias preparado por la Delegación española. A esta distribución van a seguir unas palabras explicativas del señor. Gómez de Aranda. Después, si ustedes, como parece ser, precisan de tiempo para estudiar el documento, quedará clausurada la sesión y reanudaremos nuestras tareas mañana. Pero si ustedes quieren continuar el debate, la Mesa está dispuesta a escucharles.¨

Que se proceda a la distribución del documento.

(Se distribuye el documento)

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Tiene pedida la palabra el señor Gómez de Aranda.

EL SEÑOR GÓMEZ- DE ARANDA:

Señor Presidente, honorables miembros de la Conferencia Constitucional. No porque tenga el capricho de hablar, sino por haber expuesto ayer, en nombre de la Delegación española, una serie de puntos de referencia, me parece oportuno dirigir o añadir unas palabras.

Nuestra voluntad o nuestro deseo es que queden las cosas muy claras, para que no se nos diga, como hace un momento el señor Eworo, que no se sabe lo que hacemos aquí.

Estamos trabajando por todos los medios, con una paciencia infinita, para llevar a buen término esta Conferencia, a buen término esta Constitución, que no quiere ser impuesta, que quiere ser libre, por un diálogo razonado, razonable, tan largo como sea preciso, pero sin capricho de que se alargue, con la voluntad de que sea lo más breve posible.

La aclaración que quiero hacer es ésta: que el documento amarillo que se acaba de repartir es una parte del todo, una parte de la serie de 'garantías que para salvaguardar a Fernando Póo ofrecíamos anteayer en esta Conferencia.

Decíamos que estas garantías eran, primero atribuir una serie de competencias, y entonces se dijo -me parece que fue por el señor Nsue- que se digan cuáles son, Entonces -se contestó- se prepararán para el próximo día? y aquí están en es
te papel amarillo.

Primero, definición de competencias¿ Aquí están para que ustedes las vean, las discutan, las acepten o no.

Segundo, para que en esta salvaguarda de cada provincia hubiese un órgano colegiado que velase, que cuidase de la realización precisamente de estas competencias, llámese Diputación o como ustedes quieran, para velar por las competencias de cada provincia.

Tercero, salvaguardar por medio de los órganos centrales, o sea, la cúspide, digamos, de la soberanía del nuevo Estado, del Estado unitario de Guinea Ecuatorial, por una participación cualificada de Fernando Póo. Ya decíamos el otro día que codificada, por la mayoría, en cuanto al número,, etc. etc. Declaraos también que, por haber entre ustedes unos recelos, esperamos que la vida en común de la nueva Nación, de la nueva Patria, terminará por hacer inexistentes, mientras ese momento llega la primera garantía era una presencia cualificada de Fernando Póo en los órganos centrales. Ya recuerdan ustedes cuáles son. En todo caso, están escritas en el texto que se ha repartido, que ha habido algunas erratas, pero es inevitable porque, por lo visto, hablo muy deprisa„

Pero, en fin, éstas son una serie de garantías en cuanto al número de Diputados de la Asamblea, en cuanto a la exigencia de determinada mayoría cualificada, lo que se llama el "quorum", para las grandes medidas, para las decisiones importantes, para que esto, unido al número de Diputados que tenga Fernando Póo, garantizase que no ha de quedar nunca indefenso.

Tercero, unos órganos asesores del Gobierno para cuestiones provinciales; luego, la participación en el Gobierno, al menos que un tercio de los Ministros que sean de una de las dos provincias, pero que no puedan ser el cien por cien de una sola. Pueden ser, como máximo, los. dos tercios de una provincia y un tercio de la otra.

Luego viene la forma de elección del Vicepresidente. El Vicepresidente que lo elija el Presidente y, por último, la exigencia de unas garantías, de un "quorum" para la reforma de la Constitución.

Ya decíamos que había que dejar claro lo de la salvaguarda de Fernando Póo y hacerlo de tal manera que se evite que, por ejemplo, a los tres meses queden suprimidas estas garantías. Hay que buscar la forma de que en la Constitución quede implícitamente inserto que para reformar la Constitución es preciso obtener un "quorum" especial para ello, o que sea aceptada por Fernando Póo tal reforma.

Estas eran, a grandes rasgos expresadas, las garantías que a mí se me ocurrieron anteayer, a las que muy amablemente la Presidencia tuvo la bondad de asentir.

Lo que yo dije anteayer se debe considerar como sugerencias. Se llaman sugerencias porque no son una imposición, ni un dictado que quiera hacer la Delegación española. Son meras sugerencias, que vinculan, eso sí, a la Delegación española porque, en definitiva, son declaraciones, en cierto nodo, del Gobierno español.

Repito que son simples sugerencias de la Delegación española expresadas por mí y que están en mis modestas palabras, quizás un poco torpemente expresadas y recogidas en esta separata. Son sugerencias muy concretas y específicas,, En estas, sugerencias se mencionaban las competencias que están ya redactadas rigurosamente.

No quiero cansaros más. Pero antes de terminar sin volver a insistir en lo que la Delegación española desea, es que ustedes puedan llegar a un acuerdo, puedan llegar por la discusión constructiva a entenderse todos los grupos de la Delegación guineana. La Delegación española no quiere más que la prosperidad, el desarrollo, el orden y la paz de la Guinea Ecuatorial. No tiene otras apetencias. Nada más? señor Presidente.

EL SEÑOR GORI MOLUBELA (DON ENRIQUE):

Gracias, señor Presidente, No pretendo intervenir extensamente , sino simplemente abundar en las palabras que ha pronunciado el señor Barreiro. Parece que dijo que una vez distribuido este papel que contiene estas sugerencias, estas competencias del Estado y de las Provincias, serían objeto de análisis y de crítica, para llegar a la Constitución dentro de dicho marco, para llegar a una conclusión definitiva.

Vuelvo a insistir en lo que muchas veces hemos dicho: No debemos actuar sobre la marcha, improvisando, provocando discusiones que pueden ser muy eficaces unas veces y otras no tanto. Puede ser que alguien se olvide de alguna cosa, o de tachar o añadir.

Yo creo -es mi modesta opinión- que sería interesante que se nos diera tiempo prudencial para estudiar estas sugerencias y así realizar una labor constructiva y poder llegar a la conclusión final de la aprobación del anteproyecto de Constitución para Guinea. Así nos evitarlos posibles discusiones bizantinas, que no conducen a nada y poder llegar -repito- a una conclusión, porque lo que nos interesa es llegar a ella cuanto antes.

Los señores de la Delegación de Guinea esperan, desde la I Fase de la Conferencia, independencia no más allá del 15 de julio. Estamos a 16 de mayo y me parece que todavía no tenemos el instrumento en las manos para empezar a andar y me parece también que va a ser muy difícil, a no ser que empleemos una comba o sistema atómico de resultados milagrosos, que el 15 de julio hayamos llegado a la declaración de independencia,, Si seguimos torpedeándonos los unos a los otros, no llegaremos a la independencia y la culpa no será más que nuestra, de los mismos representantes de Guinea, que estamos dando vueltas y más vueltas al mismo asunto.

EL SEÑOR NGOMO NANDONGO (DON FEDERICO):

Muchas gracias, señor Presidente. En realidad, abundo en lo que ha dicho Enrique. Yo quería sugerir a la Mesa, señor Presidente, que nos diga si ha quedado pendiente alguna consulta en relación con la Constitución, porque, en definitiva, la intervención del señor Gómez de Aranda en la sesión de anteayer se cendraba en que la salvaguarda de la provincia de Fernando Póo no sólo era una cuestión económica, sino que tenía otros problemas planteados. La nota que estamos leyendo veo que se refiere sólo a Organismos con competencia económica y no se habla de la salvaguarda de Fernando Póo.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

El documento que se ha entregado se refiere a una distribución de competencias,. Las salvaguardas están expresadas en el discurso del señor Gómez de Aranda de anteayer.

EL SEÑOR GÓMEZ DE ÁRANDA:

Es que el discurso es una sugerencia. El papel amarillo es una parte del todo. En mi discurso de anteayer -cuyo contenido tuve el honor de que hiciera suyo la Presidencia en nombre del Gobierno español- están las garantías políticas en sus tres fases: competencias, Órganos propios de cada provincia y participación conjunta de Fernando Póo en el Gobierno Central, y de esas tres cosas, una parte de ellas las competencias, que son las que figuran en el papel amarillo como sugerencias del Gobierno español. Estaba claro.

EL SEÑOR NGOMO NANDONGO (DON FEDERICO):

En los Organismos lo que figuran son competencias en cuanto a situación económica. Haría falta otro papel que nos explicara la situación política.

EL SEÑOR GÓMEZ DE ARANDA:

Está en las palabras mías.

EL SEÑOR NGOMO NANDONGO (DON FEDERICO):

Señor Presidente. Si se quiere que estas palabras pesen que se esquematicen. En su intervención de anteayer hay unas sugerencias. Con esta fórmula que proponemos, lo que queremos es que se escoja una, que estudiaremos.

Hablábamos de tres fórmulas: Primera, se puede montar un Gobierno que se ocupe de las competencias de las provincias; Segunda, que se ocupe de las competencias del Estado, y Tercera, relacionando las competencias del Estado y de las Provincias» Es una de las tres fases que puse ayer.

A mí me gusta escoger una, y así yo, en vez de. las tres escojo ésta en que es el Estado. Y aquí coincido con el trabajo que henos hecho. Una de las fórmulas que dije ayer es ésta. Aquí se habla de competencias en cuanto a las provincias para organizarse económicamente. Entonces, la segunda parte es demostrarnos la organización política. Aquí falta lo de la elección de Presidente, que es una salvaguarda política.

EL SEÑOR GÓMEZ DE ARANDA:

Yo creo que lo he explicado hace un momento. Pero, con mucho gusto, vuelvo a explicarlo.

Se hizo el estudio total de competencias que ofrecía _ las tres fórmulas, que eran: una, ésta del catálogo o repertorio de competencias, que son provinciales o son del Estado; otra fórmula podía ser definir las competencias, del Estado y las que no fueran del Estado serían las de la provincia y las que no fueran de la provincia serían del Estado. Entonces, ustedes dijeron que no, que preferían el catálogo completo de las competencias de la provincia y del Estado y entonces se ofreció por la Mesa facilitarles hoy este catálogo, este repertorio, esta lista de competencias, que es una de las fórmulas.

Ahora, en cuanto a las demás sugerencias políticas, no se pidió ninguna precisión, quizás porque no hagan falta, porque no es tan concreto, tan detallado como esto, porque son las fórmulas que acabo de repetir ahora. 0 sea, la presencia de órganos digamos autónomos en cada provincia, elegidos por sufragio, para la administración de estas competencias; y, después, la presencia de Fernando Póo como salvaguarda en los Organismos del Estado unitario de Guinea. Lo cual, según una fórmula que presenté el otro día y que acabo de repetir ahora, hace un cuarto de hora; pero que no está aquí porque realmente no se pidió . Lo que se pidió fue la lista completa de las competencias. De todas maneras, los argumentos que expuse el otro día pueden ser objeto de un esquena y repartirlo, no digo que no, pero no es lo que se prometió. Se prometió la lista de las competencias; lo otro está en mis palabras y también está repartido entre ustedes.

EL SEÑOR NGOMO NANDONGO (DON FEDERICO):

Entonces, yo quiero sugerir o solicitar que estas sugerencias y esta relación de competencias sea un documento único.

EL SEÑOR GÓMEZ DE ARANDA:

Esto es el todo y esta es la parte. Es como un gran cuadro: este tapiz -señalando a uno colgado en el salón- es muy grande, está entero; ahora danos un detalle de este tapiz: cogemos una ampliación de la cabeza de este personaje y, esta es la ampliación, el detalle, el papel amarillo, el cuadro de competencias. Lo demás, el cuadro entero, está en mis palabras de anteayer.

EL SEÑOR NGOMO NANDONDO (DON FEDERICO):

Lo único que pasa es que vamos a romper el trabajo de la Delegación guineana para estudiar esto.

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Yo intenté, perdóneme el señor Gómez de Aranda, seguirle un poco de cerca el otro día y lo que ha preguntado don Federico ahora es exactamente la pequeña duda que yo también tengo todavía, pero me parece que no he llegado a captarle todavía claramente. Me parece que son dos cosas: una es el primer párrafo que hablaba usted de distribución de competencias, y en este primer párrafo apuntaba usted tres fórmulas. Y yo creo que la pregunta de don Federico ahora versa sobre a cual de las tres fórmulas para la distribución de competencias responde este documento. ¿Responde a las tres fórmulas o solamente a una de ellas?.

EL SEÑ0R GÓMEZ DE ARANDA:

A una de ellas. Eran tres fórmulas: hacer una lista, de competencias; segunda, definir las del Estado, y, las que no fueran del Estado, serían de la Provincia; o definir las de la Provincia, y las que no fueran de la Provincia, serían las del Estado. Y ustedes dijeron: no, preferimos mejor que esto, quizás un poco vago, una lista concreta, clara, a, b, c, d, de las competencias de cada cual, las de la de Provincia y las del Estado; y entonces esto es. lo que se ha hecho: un repertorio, un catálogo, una lista de estas competencias, que es el papel amarillo. Se dicen las competencias que son del Estado y las que son de la Provincia; y también se prevé cuando haya duda, el Tribunal Supremo, que es el que decidirá; el Tribunal Supremo de la Guinea Ecuatorial. Se respondió a una de las tres fórmulas que ustedes eligieron el otro día como mejor y preferible. No queremos que quede en el aire. Concretadas, una tras de otra.

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Este papel ¿responde a las tres fórmulas?

EL SEÑOR GÓMEZ DE ARANDA:

A una de ellas. Esta es la competencia política. Aparte de las competencias iba la previsión de una serie de órganos, que están en el texto de mi intervención.

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Por favor: hay una cosa y perdonen, pero no nos podemos entender a la vez. Es que de las competencias en general usted apunto tres fórmulas; una. es una lista, lo más exhaustiva posible, de las competencias de la provincia.

EL SEÑOR GÓMEZ DE ARANDA:

De las provincias y del Estado. Están aquí las dos.

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Y otra como la dio aquí, el segundo punto; y otra formula era la de las competencias exclusivas del Estado y luego, falta la tercera, la reserva de la provincia, que era una tercera.

EL SEÑOR GÓMEZ DE ARANDA:

No es eso, perdóneme. Vuelvo a explicarme. Decía que, para decidir las competencias, había tres procedimientos: un procedimiento, definir cuáles son las competencias de la la Provincia; las que no estén definidas como competencias de lala Provincia, serán las del Estado. Otra fórmula: definir las competencias del Estado y, las que no sean del Estado, serán de la Provincia. Y otra, que era definir concretamente una por una las competencias de la Provincia y las Competencias del Estado. Ustedes dijeron: preferimos esto, es más claro. Y esto es la lista, el papel amarillo.

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Entonces queda ahora lo concerniente a los órganos, que serán provinciales y los órganos que serán estatales.

EL SEÑOR GÓMEZ DE ARANDA:

Esto no ha sido objeto, como dije ya hace un momento, de detalle, de ampliación del cuadro, Esto está en mis palabras; las competencias se pedían en detalle y están aquí; las demás están en mis palabras. No han sido objeto todavía de examen, detallado, pero están expresas aquí. La cuestión de la fórmula de cada provincia, los órganos colegiados} elegidos por sufragio, digo y repito que serán los que velen por estas competencias; y después, como tercer plano de garantías de Fernando Póo, una participación cualificada de Fernando Póo en los órganos unitarios, en los órganos del Estado. Que es lo que ha dicho aquí: número de Diputados, quorum especial para ciertos asuntos, nombramiento de un Vicepresidente de la República, participación de miembros de Fernando Póo en el Gobierno y, por último, la reforma de la : Constitución. Esas serán las garantías políticas principales que en esta sugerencia se ofrecían como posibles para Fernando Póo en los órganos centrales, que no han sido obje­to de detalle pero que están aquí en mis palabras, y que el Gobierno español responde de ellas ¿Está claro?, ¿Está claro o no está claro?. Estamos dispuestos a aclarar lo que sea.

EL SEÑOR NSUE ÁNGUE (DON JOSÉ):

Para mi entender, creo que en la segunda y tercera fase ya se darán las competencias en cuanto a los órganos todos *

EL SEÑOR GÓMEZ DE ARÁNDA:

Perdone, señor Presidente, para aclarar: Si en las líneas generales están ustedes de acuerdo, luego detallaremos. Claro está que habrá que detallar la fórmula de estas garantías, y habrá que redactarla. De momento, les damos una sugerencia general y ustedes pueden aceptar o no. ¿Está claro?,

EL SEÑOR NSUE ANGUE (DON JOSÉ):

Entonces, igual que nos han dado esto, convendría que nos dieran también otro en cuanto a los órganos y en cuanto a la participación cualificada de Fernando Póo en la Asamblea.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

No hay el menor inconveniente; y si quieren un proyecto completo de Constitución de la Delegación española, se lo presentaremos (Rumores) Porque esto que piden ya es un pro yecto de constitución. En cuanto hay delimitación de competencias y se establecen las garantías para esas competencias eso es casi una Constitución.

EL SEÑOR WATSON BUECO (DON GUSTAVO):

Para subrayar las palabras de ni compañero Enrique Gori, de que el tiempo de veinticuatro horas para estudiar estas competencias con respecto a las provincias o derechos de las provincias, es necesario que se nos dé un plazo más largo, como mínimo hasta el lunes. Porque es una cosa de mucho estudio y creemos que va a ser lo más seguro adoptar una postura definida.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Entonces, mañana nos podríamos reunir -para que todo se desarrolle dentro de las sesiones de la Conferencia- tan sólo para entregarles un texto con el sistema de garantías para esta distribución de competencias. Así, ustedes tendrán todo el sábado, domingo y la mañana del lunes para estudiarlo.

Les pido tomas de posiciones constructivas que nos permitan avanzar decisivamente. La Mesa dará las mayores facilidades posibles para un trabajo efectivo. Cualquier sugerencia de la Delegación guineana será escuchada. Cuando no haya posibilidad de ponerse de acuerdo, la Mesa tomará su responsabilidad adoptando un texto que quedaría como definitivo. Si están de acuerdo con esa propuesta, levantaremos la sesión.

Mañana nos reuniremos a las seis, para distribuir este documento. La sesión podría ser brevísima, si ustedes no solicitan aclaraciones. Así dispondrán de parte de la tarde de mañana, el sábado y el domingo y el lunes para preparar sus intervenciones.

Y otro llamamiento a que tomen contacto las diferentes grupos para ver de llegar a un acuerdo entre ustedes. Esto facilitaría enormemente el desarrollo de la Conferencia» La Mesa no desea otra cosa que poder seguir una opinión unánime de la Delegación guineana. Si eso no es posible, la Mesa hará frente a sus responsabilidades. Se levanta la sesión.

Son las veinte horas y cincuenta y cinco minutos,

DON JOAQUÍN CASTILLO MORENO, Marqués de Castro de Torres, Coordinador de la Conferencia en funciones de Secre­tario, doy fe de cuanto antecede. Madrid, fecha ut supra. 

[Va la firma]

 

  

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

 

Volver a "La independencia"