HISTORIA DE GUINEA

 
   

 

 

 

 

 

ACTA DE LA CUARTA SESIÓN DE LA COMISIÓN POLÍTICA

En Madrid, a siete de noviembre de mil novecientos sesenta y siete, en el Salón de Embajadores del Ministerio de Asuntos Exteriores, se reúne la Comisión Política de la Conferencia Constitucional de Guinea Ecuatorial bajo la Presidencia del Excmo. Señor Don Ramón Sedó Gómez, Subsecretario de Política Exterior, Vicepresidente de la Conferencia y Presidente de la Comisión Política de la misma. Al excusar su asistencia al acto por enfermedad el Excmo. Señor Don Gabriel Mañueco de Lecea, Director General de Asuntos de África y Mundo Árabe, ocupa su lugar en la Mesa junto al Señor Presidente de la Comisión y al Secretario General de la Conferencia, Excmo, Señor Don Gabriel Cañadas y Nouvilas, el Iltmo. Señor Don Juan Duran-Loriga y Rodrigañez, Director de África al Sur del Sahara. Asisten al acto los miembros de las  Delegaciones del Gobierno español y de la Guinea Ecuatorial. Actúa como Secretario el Iltmo. Señor don Eduardo de Zulueta y Dato.

A las diecinueve horas y cinco minutos el señor Presidente abre la sesión.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

Tiene pedida la palabra el Iltmo, Señor Don Pedro Econg, Procurador en Cortes por el Grupo de Cabezas de Familia."

EL SEÑOR ECONG ANDEME (D. Pedro):

"Excmo. Señor Presidente, Excmos. e Iltmos. Señores, honorables miembros de la Representación española y demás componentes de la Delegación guineana en esta Conferencia Constitucional:

Desearía poderme expresar con la claridad  que hay en mi ánimo, pues en éste un momento histórico, como dijo el Señor Ministro en su discurso inaugural de esta Conferencia, es "un hito importante en la historia de las formas hispánicas de convivencia"; y yo añadiría más: su importancia es tal que Guinea Ecuatorial en esta Conferencia ha de demostrar al mundo entero que está preparada y dispuesta para ocupar el lugar que le corresponde en el concierto internacional, con plena personalidad y representatividad, haciendo asi honor a Espa­ña, la gran forjadora de pueblos.

La evolución política de los pueblos es algo incontenible que obedece a leyes naturales. Así, poco a poco, y más aceleradamente a partir de 1960, los pueblos africanos han ido obteniendo su plena soberanía. El pueblo de Guinea Ecuatorial no puede quedarse atrás. África nos llama y hemos de atender a esta llamada. Nuestro puesto en el conjunto de naciones independientes africanas nos espera y a él vamos.

Pero nosotros, el pueblo guineano, hemos de ocupar en ese concierto internacional del mundo africano un lugar especial, ya que constituimos el único pueblo de raza negra con habla y cultura españolas. Y esto es muy importante, porque sentirse africanos y además constituirnos en el único reducto hispánico del África subsahariana tiene un gran simbolismo.

El pueblo guineano ha solicitado de España el reconocimiento de su soberanía y la independencia total dentro del marco de la más absoluta comprensión y colaboración con la Madre Patria; y esto lo hemos hecho sin prisas, pues, aun sabedores del derecho inalienable que nos asiste, hemos podido comprobar que España siempre ha estado bien dispuesta a atender y respetar nuestros deseos, y de aquí que hayamos podido aguardar a ser casi la última nación africana que accede a su independencia. Pero ahora ya creemos llegado el momento y por ello nos pronunciamos de esta manera; confiando absolutamente en que España, como siempre generosa, nos dará lo que le pedimos , Creo mi deber resaltar aquí la magnífica visión política del Gobierno español, que hizo posible la visita del  Sub-Comité de las Naciones Unidas a  nuestro país en agosto de 1966, hecho sin precedentes en la historia de la descolonización, y que proporcionó a España el aplauso unánime, internacional y el agradecimiento del propio pueblo guineano. Este hecho viene a revalidar mis palabras anteriores cuando decía que España siempre ha estado dispuesta a respetar la  voluntad mayoritaria del pueblo guineano, lo que nos hacía mantener la seguridad en que, cuando pidiéramos nuestra independencia de una manera formal y legal como ésta, ningún obstáculo hallaríamos en el Gobierno español.

Después de esta exposición desearía tratar de un aspecto de esa cuestión que ha sido planteada ante esta Conferencia por algunos hermanos nuestros guineanos Se trata exactamente de los deseos de separar las dos provincias guineanas de Fernando Poo y Río Muni

Sin entrar en detalles de la magnitud en cuanto al número de personas que desean esa separación, ni de las consideraciones de tipo interno de las étnicas de Fernando Poo, cuya exposición considero debe ser reservada a la parte interesada, no conforme con este deseo que está suficiente y legalmente representado en esta Conferencia, sí desearía hacer algunas consideraciones al respecto desde el punto de vista real, objetivo y práctico.

Uno de los argumentos que se han exhibido en favor de la teoría separatista es las pretendidas aspiraciones imperialistas de los "fangs" de Río Muni con respecto a la Isla de Fernando-Poo.

Rechazando categóricamente estas alusiones por estar fuera de toda razón y lógica, desearía hacer notar a mis hermanos que están olvidando qué de existir intenciones imperialistas, no residen precisamente en nosotros los "fangs" sino especialmente en esas masas extranjeras que entran en Fernando Poo y que allí se quedan, las cuales ya han consti­tuido su verdadero imperio, ejerciendo influencia tal sobre la población autóctona que han impuesto totalmente su dialecto (el pischinglis) hasta el punto de que encontrándose en Fernando Poo no se puede sentir con facilidad el orgullo de hallarse en una provincia española, porque, desgraciadamente, se registra el caso de que algunas familias bubis están perdiendo su dialéctica propia.

Esto sí que debería alarmarles, si es que trabajan por intuición propia -cosa que dudo-, y no las intenciones de los "fangs", que nos consideramos el mismo pueblo y que necesariamente hemos de luchar por la supervivencia de todas las étnicas que lo componemos.

Por otra parte, ese contingente extranjero suelo alzarse con capitales que invierten en sus países, ocasionando un perjuicio a la economía, no de Fernando Poo en particular, sino de la Guinea Ecuatorial en general, cosa que es digna de ser tenida también en cuenta Las argumentaciones de este tipo harían interminable mi exposición y además no las considero necesarias porque sé que están en el ánimo de todos.

Hemos de hablar claro. Todas esas argumentaciones pro-separación no tienen ninguna base sólida. Nuestra oposición al separatismo no obedece a motivos egoístas, sino a motivos de conciencia nacional. Consideramos que es necesario mantener nuestra unidad, que se basa no en consideraciones materiales, sino en algo más importante: en lazos indisolubles como son la lengua,, la religión, la cultura, etc. etc. Mantener en un área tan pequeña dentro de África dos naciones minúsculas de estirpe hispana no tiene sentido, y no sólo significaría nuestra vergüenza, sino también la de la España "madre de las naciones". Unidos representaremos algo; separados, nada.

Por otra parto, y en honor a la claridad, también deseo hacer notar algo que tampoco es desconocido de ninguno de los presentes: el hecho de que esta teoría separatista ha sido sugerida y alentada por unos elementos capitalistas, cuya voracidad les induce a creer que podrán quedarse con la Isla ellos solos; pero, como ya están viendo bien claro, no lo van a conseguir; primero, porque nosotros estamos dispuestos a impedírselo, ya que algunos de nuestros hermanos parecen estar ciegos y sordos ante estas maniobras tan claras, y segundo, porque estamos seguros de que España tampoco se prestará a ello, pues no podrá hacerse cómplice de esas sucias maniobras que sólo desórdenes y problemas internos pueden acarrear a nuestro país.

Finalmente desearía hacer un llamamiento al Gobierno español para que conteste, al final de esta Comisión Política a las sugerencias que le hemos formulado en nuestro escrito de fecha 28 del pasado octubre y en consecuencia se sirva  reconocer la soberanía del pueblo guineano, admitiendo su acceso a la INDEPENDENCIA TOTAL, para antes del día 15 de julio de 1968, así como la formación de un Gobierno provisional previa la convocatoria de un Referéndum popular, al igual que lo hiciera en 1963 cuando la autonomía fue proclamada, y manteniendo que, de acuerdo con los principios democráticos, el resultado del referéndum sea definitivo y Guinea Ecuatorial acceda a su independencia como un Estado unitario compuesto de dos Regiones y con una unidad de destino.

Muchas gracias". (APLAUSOS);

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"La Mesa agradece las palabras del Iltmo.- Señor Don Pedro Econg y su colaboración a los fines de esta Conferencia.

Tiene solicitada la palabra el Iltmo. Señor Don José Nsue, Procurador en Cortes por el grupo de Cabezas de Familia".

EL SEÑOR NSUE (D. José):

"Excmos. Señores, señores Delegados y Hermanos todos:

Después de escuchar a todos los oradores que me han precedido queda casi nada que exponer de nuevo en el orden político, que es la parte que nos ocupa en esta nuestra pri­mera fase de trabajos.

No he de descender en mi exposición a hablar en nombre de estamentos sociales de nuestras poblaciones de Guinea Ecua­torial en este momento, por no entenderlo conveniente. No pretenderé intervenir ahora en nombre de los "fang" que han sido duramente atacados varias veces a lo largo de esta Conferen­cia por mis colegas de la hermana Provincia de Fernando Poo. Pues no es así. No puedo hablar ni me conviene guiarme bajo estos signos, que precisamente el momento nos llama a superar.

 Hace menos de un mes que el pueblo de la Guinea Ecuatorial, en sus dos provincias de Fernando Poo y Río Muni, sin distinción de razas ni tribus, depositaron su confianza en ciertos individuos de quiénes tengo el honor de formar parte como representantes suyos por Cabeza de Familia en las Cortes españolas. Repito que estos hombres no entendían de "ndowés", "corisqueños", "ntumus", "okak", "blancos" o "negros", en Río Muni, y lo mismo sucedía en la misma fecha en la Isla de Fernando Poo, donde sin tener en cuenta la distinción entre "annoboneses", "fang", "fernandinos", "ndowes", "blancos o negros", etc. hacían lo mismo.

Todos ellos tenían un vínculo de unión, que será nuestro orgullo y nuestra mayor gloria en el ámbito nacional e internacional, y que es el idioma español.

Debo de señalar aquí que no constituye motivo de separación el que suceda de hecho que el "ndowe" no se entienda, o  no tenga el mismo dialecto que el "fang" y lo que es más, que  entre los mismos "fang" hablen de forma distinta el "okak" y el "ntumu", para desembocar en una Isla tan pequeña como Fernando Poo en donde hay estamentos tan dispares como ocurre con el "fernandino", que no se entienda con el "annobonés",  ni con el "fang", ni con el "ndowe" y todos éstos, no se entienden con el "bubi". Queda la parte más curiosa del asunto,  cuando vemos que el "bubi" de Batete, por ejemplo, no se entiende con el de Baloeri, a menos de 30 kms. de distancia,  y con el resto en general en el mismo orden de partículas. Entonces nos preguntamos: mi colega Procurador en Cortos por representación Familiar por Fernando Póo ¿en nombre de qué partícula de esas poblaciones ha intervenido?. Si ha sido votado a representar a los Cabezas de Familia de los distintos grupos existentes en Fernando Poo, tales como "fang", "ndowes", "fernandinos" , "annoboneses" , "españoles", "bubis" , etc. etc. ¿cuál es el idioma en que se entiende con sus representados?.

No, vuelvo a decir que no es éste el camino que hemos  de seguir. Mis representados de Río Muni, conocen el peligro  que existe en la hermana provincia de Fernando Poo y están dispuesto a colaborar con ellos, como vienen desinteresadamente haciéndolo. Saben los de Río Muni en general que Nigeria constituye, con toda su infiltración pacífica en nuestro territorio nacional, un peligro difícil de evitar y lamentamos que nuestra entrada en Santa Isabel, unos a terminar estudios en la que reconocemos nuestra Capital, y otros a buscar empleos  como cualquier andaluz o gallego que llega a Madrid, sea considerado como una masiva invasión.

 El nigeriano, bajo la capa de la mano de obra, ha venido a dar legalidad a una infiltración que mucho antes ha estado ejercitando, llegando a establecer poblados como el de Musola, distrito de San Carlos, donde no puede registrarse ningún apellido bubi. En este mismo orden va desapareciendo el grupo bubi, en virtud de los matrimonios que se efectúan, con oriundos de Nigeria. En estos matrimonios los hijos se registran con los nombres y apellidos de sus padres, pero en derecho adquieren los de los bubis, y surge así una nueva sociedad que ni habla "bubi", ni piensa como "bubi". A todos éstos y los demás estamentos étnicos de Fernando Póo les une el "IDIOMA ESPAÑOL". Pero aparte de los hijos que nacen de padres nigerianos, y que de derecho tienen la consideración de nacionales, ocurre que sus padres y otros están metidos en los distintos Órganos de Seguridad Nacional de nuestras Instituciones, como la Policía, la Guardia Territorial, etc., etc., en la Provin­cia de Fernando Póo.

A la vista de estos hechos, yo, en calidad de Procurador en Cortes por Representación Familiar de Río Muni, dejando aparte la otra representación como Inspector General, del Movimiento de Unión Nacional de la Guinea Ecuatorial "MUNGE" , quiero resaltar la conducta de Río Muni respecto a Fernando Póo en lo que sólo va del Gobierno Autónomo a la fecha, como medidas encaminadas a salvaguardar los derechos de las minorías étnicas en Fernando Póo. En otras frases, Río Muni se ha preocupado de las minorías existentes en Fernando Póo más que las propias minorías. Y, si no, veamos.

Al constituirse el Gobierno Autónomo en su Órgano Ejecutivo y legislativo,  cuando la Ley que regula el régimen au­tónomo en vía de extinción, no preceptúa en ninguno de sus artículos, salvo el caso de Gobernadores Civiles, en cuanto a la ocupación de los otros cargos, con preferencia a un determinado grupo étnico, no se presentaron ni siquiera candidatos para Concejales de ninguno de los Ayuntamientos de toda la Is­la los oriundos de Río Muni, quienes, por la mayoría de sus oriundos, hubiesen alcanzado puestos. Este gesto fue muy tenido en cuenta por el entonces Gobierno General, designando sólo por el Ayuntamiento de San Fernando en razón a su crecido número de continentales unos cuantos Concejales. La misma línea de conducta se llevó en la formación de la Diputación de Fernando Poo y el Consejo de Gobierno. En este último Órgano, los Diputados de Río Muni se vieron en la necesidad de hacer esfuerzos ímprobos para recoger en su seno a un destacado y resonante miembro del grupo bubi que los suyos habían dejado arrinconado y que hoy es Consejero de Información y Turismo.

Asimismo y gracias al impulso de las agrupaciones étnicas de Río Muni en Fernando Poo, salió con una mayoría abrumadora el llorado Alcalde que fuó de Santa Isabel Don Abilio Balboa Arkins.

Señores Delegados, este mismo gesto ha quedado patentizado con la designación en Madrid del Delegado del Gobierno Autónomo, como legítima representación en el quehacer público de la Isla de Annobón.

No, vuelvo a decir que no es éste el camino que hemos de seguir. Llamo a este respecto la atención de la Delegación española en particular cuando tenga que elevar nuestras sugerencias al Gobierno español. Entiendo que en el transcurso de esta Conferencia de Guinea Ecuatorial se viene a pedir muchas cosas al Gobierno español, y tengamos todos presentes las palabras del Excmo. Señor Ministro de Asuntos Exteriores, Don Fernando María de Castiella en su discurso inaugural, cuando dijo que: "si no estamos a la altura de las circunstancias, la Historia se encargará de enjuiciarnos sin contemplaciones".

El programa político español esta resumido en sus siglas UNA, GRANDE Y LIBRE. Nosotros no podemos pedir más  que esto mismo; queremos una GUINEA UNITARIA, UNA GUINEA INDEPENDIENTE, que es el único camino para llegar a una GUINEA GRANDE, en el seno de la Hispanidad de Naciones.

Gracias" (APLAUSOS)

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"La Mesa da las gracias al Iltmo. Señor Don José Nsue por su discurso y su colaboración a los fines de- esta Conferencia.

Ahora le corresponde hablar a Don Clemente Ateba.

EL SEÑOR ATEBA (D. Clemente) - I.P.G.E.

"En nombre de Guinea Ecuatorial, en el de la "Idea Popular" y en el mío propio, empiezo por agradecer sinceramente al Gobierno español por el realismo político de que ha dado prueba ante el mundo internacional, adoptando por su propia iniciativa la decisión de celebrar una Conferencia Constitucional con el pueblo guineano, para poner los fundamentos del nuevo régimen de estos territorios.

Mis agradecimientos se dirigen igualmente al señor Presidente de esta Conferencia, Excmo. Señor Ministro de Asuntos Exteriores, don Femando María Castiella, sin olvidar el resto de la Delegación española, que aquí se encuentra reunida con nosotros en este acto memorable e histórico de la descolonización de nuestro país, por las atenciones que hasta ahora nuestra Delegación viene recibiendo; ruego pues, que estos agradecimientos y elogios nuestros sean interpretados al emi­nente Jefe del Estado español, el Generalísimo Franco, Caudillo no sólo de España, sino también de Guinea Ecuatorial.

Constituye para mi una honra especial y una satisfacción sin límite el tener el honor de tomar la palabra en esta Mesa Constitucional; no dejaré, por lo tanto, de agradecer con más particularidad al señor Presidente de esta Sesión por habérmela dado.

BREVE HISTORIA DE GUINEA ECUATORIAL

Guinea Ecuatorial, como nadie ignora, está constituida por el Territorio continental de Río Muni, la Isla de Fernando Poo e islotes adyacentes de Annobón, Corisco y los dos  Elobeyes, cuya superficie total es de unos 28.000 kms. cuadrados, con una reducida población de unos 250.000 habitantes. Este pequeño país, señor Presidente y honorables asistentes, a lo largo de todo cuanto se ha venido hablando do la descolonización africana, ha estado siempre desprovisto de ambición y egoísmo; no ha preferido nunca las precipitaciones, cuya prueba puede reflejarse en que es casi uno de los últimos países del Continente africano en reivindicar sus derechos inalienables de acceder a la independencia, por considerar que España, Potencia administradora, ha sido y será siempre madre de los países por ella colonizados, con independencia y sin ella; Guinea Ecuatorial tampoco ha podido escapar a la corriente política de descolonización que se ha apoderado actualmente de África; por consiguiente, esta Conferencia formada, de una parte, por la Delegación española metropolitana, por otra, por los españoles africanos de Guinea Ecuatorial, está llamada a resolver, dentro de un ambiente fraternal, el problema que nos preocupa a todos y cuya solución consiste actualmente, creo yo, en el reconocimiento oficial por el Gobierno de Madrid de la independencia total de nuestro país.

El pueblo guineano actuó en el marco general del Movimiento de la emancipación de los pueblos colonizados.. España es un Estado ganado en ideas democráticas en la humanidad; lo que comporta las consecuencias inmediatas inevitables en el plan de rendimiento guineo-español.

1º.- Los guineanos desean sentirse libres individualmente en el plano jurídico.

2º.- Los guineanos desean adquirir su emancipación completa, no solamente como individuos-, sino como un pueblo organizado en un Estado independiente.

3º.- La solidaridad del pueblo guineano en ese ideal emana de su toma de conciencia nacional.

Para la realización de este programa, el pueblo guineano se organizó en un gran Movimiento Político, denominado "Idea Popular de la Guinea Ecuatorial", en anagrama I.P.G.E. Cuando esta idea se creó en los años 1949-1950, su intención fue mal comprendida y apenas fue tolerada. Incluso lo fue menos a causa de que su programa era reivindicativo y consistía en reclamar la independencia total do Guinea Ecuatorial. Sin embargo, entre 1960-1962, un nuevo partido político se hizo conocer y que se conoce hoy con la denominación de MONALIGE, y en 1963 otro partido político apareció con el nombre de MUNGE.

Me parece muy útil definir aquí el concepto que tenemos del papel de los partidos políticos. Es prácticamente imposible que, preocupados por cuestiones políticas y administrativas que incumben a las instituciones del Estado, tanto el Poder Legislativo como el Poder Ejecutivo, llegaran a comprender y darse cuenta de las aspiraciones del pueblo, antes de que éstas lleguen a cierto punto de gravedad.

Los partidos políticos tienen precisamente el deber de hacer conocer a los responsables políticos gobernantes el deseo de las masas populares, como de una forma recíproca sirven, de puente para interpretar al pueblo el pensamiento del Gobierno. La vida de los mismos en el seno mismo de la población y su organización, que cubre toda la extensión territo­rial, ofrece las garantías necesarias por la realidad de sus informaciones.

Se puede recordar, sin duda, que desde 1949, año de su creación, la "Idea Popular" ha hecho siempre conocer a la Administración española que el pueblo guineano aspiraba a la independencia, y en ello I.P.G.E. encontró solamente incom­prensión; sus adversarios políticos prestaron todas las intenciones contrarias a su vocación; fue acusado de subversión, considerado extremista, calificado de marxista y, al fin, proscrito; sin embargo, a medida que los años pasaban, los deseos del pueblo llegaban a ser más urgentes, hasta que hoy en día, la Conferencia que nos reúno tiene por objeto el estudio de las modalidades para la independencia de Guinea Ecuatorial. Esta verdad que hoy se refleja, ha sido la causa del mal trato sufrido por mi Movimiento y sus dirigentes.

Todos los partidos políticos guineanos, señor Presidente, honorables asistentes, están ya perfectamente de acuerdo sobre la profecía de I.P.G.E. en los años pasados; todos están de acuerdo ya sobre la necesidad de conseguir la independencia de Guinea Ecuatorial, porque éste es el verdadero deseo y la verdadera voluntad del pueblo guineano en conjunto, voluntad que hubiera podido manifestar si la oportunidad de expresarla libremente, le hubiera sido concedida.

NACIMIENTO DE LA JUNTA POLÍTICA

Señor Presidente, antes de continuar mi intervención, quisiera subrayar y hacer conocer a la Conferencia entera algo sobre la situación política actual de Guinea Ecuatorial. En nuestro país, siempre, y como lo he demostrado más atrás, se ha venido hablando de tres importantes movimientos políticos, el I.P.G.E., el M.U.N.G.E. y el M.O.N.A.L.I.G.E. ; dos de estas tres agrupaciones políticas, teniendo en cuenta la postura de España en la realidad de las cosas, observando que sus programas y sus aspiraciones eran los mismos, habían decidido defender dichas aspiraciones en el seno de una Organización suprema que actualmente se conoce con la denominación de Junta Política IPGE-MUNGE; dicha Organización supone la inmensa mayoría de la población guineana; esta Organización, hasta ahora no estructurada, reconoce y agradece el realismo político del Gobierno español, porque dentro de los problemas guineanos muchas soluciones han sido determinadas, lo que demuestra el esfuerzo que ha hecho Su Excelencia el Generalísimo Franco y ha hecho hacer a todo el Gobierno español, único y exclusivo responsable del problema guineano; lo que demuestra igualmente que ha evolucionado la solución, que dicha evolución tiende hacia el progreso. Las etapas de dicho progreso han sido:

De Colonia a Provincia y de Provincia a Autonomía; no dudamos esta vez de encontrarnos con España en la etapa siguiente ,o sea la independencia del país y de su pueblo.

No podemos consentir que sigan hablando mal de España, nuestra Madre Patria.

La Delegación guineana, desde la Sesión de apertura de esta Conferencia, depositó un Memorandum sostenido por unos treinta firmantes de los Delegados guineanos, por el que hicieron conocer la voluntad, del pueblo guineano al Gobierno español. Una pequeña minoría, cuya posición es difícilmente explicable, expuso algunas condiciones al acceso de Guinea Ecuatorial a su independencia. Los argumentos expuestos por su jefe de fila en el curso de su intervención, no resisten al examen crítico:

No se puede seriamente pretender, que la ocupación de la Isla de Fernando Poo por España antes de la ocupación de Río Muni, fuese una razón suficiente para solicitar la separación de estas dos Provincias. En ningún país del mundo la ocupación de todas las regiones ha sido simultánea.

No se puede tampoco pretender que una isla no pueda  formar un país con un continente, ya que Guinea Ecuatorial, en todo su pasado, ha sido siempre administrada como una sola entidad por España. Por otra parte, ¿no está el Estado español compuesto de un Continente y de varias islas?. En cuanto a los temores manifestados por la minoría de la Delegación guineana que se encuentra en Madrid para dialogar sobre el futuro político de nuestro país, carecen de fundamento. Además, se puede considerar que es falta de amor a España, porque en realidad, al fin y al cabo, esta pretensión tendrá repercusión mundial y abrirá paso a que sigan hablando mal de España internacionalmente. La eventual asociación de Guinea Ecuatorial con otros países continentales que este grupo de hombres ha achacado siempre a Río Muni, creo, señor Presidente, que es un problema de política interna que sólo  un país "prealablemente" independiente puede resolver con el asentimiento unánime de toda la población. Como quiera que este no es el verdadero sentir del pueblo guineano, el pueblo del Río Muni no teme a los cuarenta mil nigerianos que hoy en día pueblan Fernando Poo y entre los cuales muchos hoy son propietarios y otros tantos están casados con mujeres bubis.

El argumento sacado de la concesión de la mayoría de los créditos a Río Muni no merece entrar en discusión en el estado en que se encuentra actualmente nuestro diálogo, por­que se trata de determinar el futuro político y no el futuro económico. Es evidente que los créditos concedidos por España a sus provincias varían de una provincia a otra y que todo depende de los criterios que sirven a la determinación de importes de dichos créditos.

Se debe en todo caso creer que las verdaderas razones que incitan a algunos miembros de la Delegación guineana a poner condiciones "prealables" cuando se trata de la accesión de Guinea Ecuatorial a la independencia, no nos han sido todavía reveladas; desearíamos que los partidarios de la separación entre Río Muni y Fernando Poo nos hicieran saber el fondo de su pensamiento, que la mayor parte de nosotros adivina y que no es otra cosa que el resultado de presiones capitalistas.

Señor Presidente, honorables asistentes, quisiera en este caso asegurar a todos los capitalistas españoles y demás que fueren, los cuales creen garantizar la seguridad de sus capitales, obligando a ciertas personas a solicitar la separación de las dos provincias que integran Guinea Ecuatorial, que la independencia que reclama el pueblo guineano no constituye ningún obstáculo, ningún peligro para sus capitales, al contrario, para Guinea Ecuatorial, país subdesarrollado, su deber será recurrir a estos capitalistas para asegurar su desarrollo económico y social.

Si la actitud separatista es dictada por un deseo de dominación, hay que reconocer que ésta no está conforme ni con la Historia ni con la Política, ni con la vocación, ni con la religión españolas. El discurso del señor Presidente de esta Conferencia en el curso de la Sesión inaugural, lo confirma.

Por qué quiere Guinea Ecuatorial acceder a la independencia

Señor Presidente, sin el deseo de retener por mucho tiempo su honorable atención quisiera exponer dos razones que incitan particularmente a la población de Guinea Ecuatorial a reclamar su independencia. Yo dejo de lado el deseo  que tiene todo hombre de ser libre; me ocuparé de observar que la mayor parte de las antiguas metrópolis han concedido la independencia a sus colonias. Es el caso de Francia, de Inglaterra y de Bélgica, al que se refirió en su discurso el Excmo. Señor Presidente del Consejo del Gobierno Autónomo; los países así liberados rodean a Guinea Ecuatorial. Creo, señor Presidente, que es por tanto perfectamente humano que el pueblo guineano aspire también a la libertad de qué disfrutan sus vecinos. Por otra parte, los regímenes que se han sucedido en Guinea Ecuatorial desde la colonización hasta la Autonomía, pasando por el régimen de provincia, han mostrado que un verdadero cambio no podía operarse sino por medio de una independencia total. El señor Presidente del Consejo del Gobierno Autónomo demostró perfectamente este propósito durante su discurso. Quisiera, señor Presidente, aunque ya me he extendido mucho, volver un poco más a la realidad; aquí se trata de dos cosas: de una parte, la triste cuestión de la separación de las dos provincias y, de otra, la evolución política de Guinea.

Por el primer punto, Guinea Ecuatorial reconoce que todo cuánto es hoy en día lo debe a España, y que la Ley española es la que sigue rigiendo en Guinea; a este respecto, ¿por qué no pódenos recordar aquí y anhelar que tomen las mismas medidas contra este grupo separatista las Autoridades judiciales españolas, que hace poco han condenado a dos jóvenes españoles a cuatro años de prisión y cincuenta mil pesetas de multa por haberse dedicado a una propaganda separatista?. Por el segundo punto, quiero ratificar una vez más nuestro escrito de fecha 28 de octubre pasado, en el que la mayoría de nues­tra Delegación pedía:

1º.- Proclamación oficial por el Gobierno de Madrid de nuestra independencia.

2º.- Fijación de su fecha para antes del 15 de julio del año próximo.

3º.- Formación de un Gobierno provisional.

No nos es, pues, posible volver de aquí y decir a nuestras poblaciones que la situación anterior del país deberá continuar hasta mucho tiempo.

Los países colonizadores se repartieron en dos campos: de una parte, los que han reconocido la necesidad de una descolonización dentro del respeto de la persona humana y de la Autodeterminación de los pueblos; de otra parte, los que, aferrándose al pasado, pretenden mantener bajo su dominación a los pueblos colonizados. España ha escogido, y no podemos felicitarle lo bastante, por pertenecer al primer grupo. Su política colonial, su sentido del respeto a la persona humana, cual fuera su raza y su color, su comprensión de las aspiraciones de los pueblos colonizados y su deseo de participar en la edificación de la paz entro los hombres y en el desarrollo económico y social de los países subdesarrollados, como solemnemente lo declaró el Excmo. Señor Ministro de Asuntos Exteriores en su discurso de apertura de nuestra Conferencia, aportan el más auténtico testimonio. Lo que deseamos los guineanos es la traducción de todos estos conceptos en hechos, especialmente por la proclamación de la independencia total de nuestro país como entidad única y por el establecimiento entre España y Guinea libre de las sólidas relaciones, resul­tado de los acuerdos adoptados libremente, dentro del respeto de los principios que gobiernan las relaciones entre Estados soberanos.

Para terminar, agradezco una vez más al señor Presidente y a toda la Conferencia por haber prestado todos la atención de escuchar la voz de la "IDEA POPULAR" a través de su Secretario General.

Muchas gracias". (APLAUSOS).

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Agradezco a don Clemente Ateba sus palabras en este debate y su colaboración a los fines de esta Conferencia.

No hay ningún otro miembro de la representación guineana que haya pedido la palabra. Si algún miembro de dicha re­presentación tiene alguna sugerencia o cuestión incidental que suscritar, puede hacerlo en este momento. (PAUSA)

Queda abierta la inscripción para el turno de oradores de mañana. La Mesa agradecerá que se inscriban el mayor núme­ro posible, para no aumentar innecesariamente las sesiones de la Comisión Política.

Naturalmente, permitidme que vuelva a recordar que to­do el mundo tendrá la oportunidad de intervenir en este debate".

No habiendo más asuntos de qué tratar, se levanta la sesión hasta mañana a las diecinueve horas.

A las diecinueve horas y cincuenta y cinco minutos, el señor Presidente levanta la sesión.

DON EDUARDO DE ZULUETA Y DATO, Secretario de la Comisión Política doy fe de cuánto antecede. Madrid, fecha ut supra.

[Va la firma]

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

 

Volver a "La independencia"