HISTORIA DE GUINEA

 

 

 

 

 

 

 

 

ACTA DE LA TERCERA SESIÓN DE LA COMISIÓN POLÍTICA

En Madrid, a seis de noviembre de mil novecientos sesenta y siete, en el Salón de Embajadores del Ministerio de Asuntos Exteriores, se reúne la Comisión Política de la Conferencia Constitucional de Guinea Ecuatorial bajo la presidencia del Excmo. Señor Don Ramón Sedó  Gómez, Subsecretario de Política Exterior, Vicepresidente de la Conferencia y Presidente de la Comisión Política de la misma. Al acto asisten el Excmo. Señor Don Gabriel Mañueco de Lecea, Director General de Asuntos de África y mundo Árabe, el Excmo. Señor Don Gabriel Cañadas Nouvilas, Secretario General de la Conferencia, y los Miembros de las Delegaciones del Gobierno español y de la Guinea Ecuatorial. Actúa como Secretario, el de la Comisión, Ilmo. Señor Don Eduardo de Zulueta y Dato.

A las diecinueve horas el Señor Presidente abre la Sesión.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Tiene la palabra el Consejero Nacional Don Alfredo Jones".

EL SEÑOR JONES, DON ALFREDO:

"Excmo. Señor Presidente, Excmos. e Ilmos. Señores, Señores:

Después de escuchar las interesantísimas intervenciones de los Señores que me precedieron, no creo revelar ningún secreto al decir que los guineanos, que asistimos a esta Conferencia estamos obsesionados con ideas y criterios que son antagónicos y totalmente opuestos, y considero que lo primero y principal es aclarar este extremo.

Es necesario admitir que la Isla de Fernando Póo y el territorio de Río Muni ni étnica ni geográficamente tienen nada en común; pero es obligado tener en cuenta que, no obstante esto, existe la realidad de que, bajo la actuación y la presencia de España, los dos pueblos han convivido durante un largo periodo de tiempo.

Y, entrando en materia, permitidme una pregunta: ¿cuáles son los motivos del recelo que actualmente existe entre los dos territorios, el continental y el de la Isla?.

Los naturales de Fernando Póo presienten el peligro de que en un futuro no muy remoto, de continuar la actual unión, serían absorbidos por los de Río Muni. Este temor está plena­mente justificado por la constante avalancha de nativos de Río Muni que se trasladan a Fernando Póo, y que fijan allí su residencia, atraídos por su capitalidad, sus atractivos y sus mayores oportunidades. Y viene a confirmarlo lo que se observa desde la constitución del Gobierno autónomo: aunque el número de Consejeros es igual en Fernando Póo que en Río Muni, la Presidencia y la Vicepresidencia del Gobierno están en manos de los naturales de la parte continental, lo que es un lastre en contra de Fernando Póo, cuando de decisiones últimas se trata.

Esto carecería de importancia si todos trabajasen con espíritu de equipo, prescindiendo de sus intereses, pero esto desgraciadamente no es así.

Y el que esto no sea así no es pecado exclusivo ni de África, ni de estos territorios; separación entre hombres y colectividades similares han existido muchas en la Historia y en especial en la Historia de Europa: recordemos la efectuada entre Suecia y Noruega en el año 1.905. Para el resto del mundo los escandinavos parecen todos iguales y, sin embargo, el hecho es que ya desde 1.814 los noruegos se negaron a reconocer su unión con Suecia, que al fin les fue impuesta por las grandes potencias; desde dicho año la vida de Noruega consistió en un constante empeño por lograr la independencia absoluta, aún a riesgo de una guerra civil, y afortunadamente lo consiguieron por vía pacífica ¡Cómo se asemeja este caso al nuestro!.

Contribuye también a alimentar la prevención de que os hablo lo que observamos en todos los países de nuestro Continente Africano recién advenidos a su independencia. Vemos que, desgraciadamente, tan pronto como desaparecen las potencias colonizadoras, surge potente y arrollador el problema étnico, que con su espíritu de tribu prima sobre todo lo demás y hace que el grupo más numeroso quiera imponer su propio criterio, aunque esté en contraposición con el derecho de las minorías, olvidando totalmente cuanto a éstas pertenezca, y ello aunque no les sea perjudicial, ni contraopuesto. 

Y es que existe una situación que afecta a muchos Estados africanos: el carácter artificial de sus fronteras.

Si aplicamos estas ideas realistas a nuestros territorios, vemos que son fundados y lógicos los temores de los nativos de Fernando Póo, quienes por su menor población, preveen o suponen, la posibilidad de imponérseles las decisiones de los de Río Muni, mucho más numerosos que aquellos procurándose una situación de privilegio.

Nosotros continuaremos sosteniendo nuestra amistad fraterna con nuestros hermanos de Río Muni, pero queremos regir por nosotros mismos nuestros destinos. Es preferible una separación pacífica desde el principio, que una unión forzada, que sólo serviría para hacer unos odios que afortunadamente todavía no existen.

Sentado cuanto precede, y dando por descontado que España siga ayudándonos en la forma que siempre lo hizo y especialmente desde que se nos concedió la amplia autonomía económica y administrativa de que disfrutamos, sugiero que busquemos con ahínco una fórmula que nos permita seguir unidos a España para vivir y prosperar.

Aportando mi granito de arena a esta labor, sugiero la siguiente proposición:

a)   Estatuto do total independencia administrativa y económica entre los territorios de Fernando Póo y Río Muni y sus respectivos Agregados, con presupuestos totalmente separados.

b)   Constitución de Gobiernos, también independientes, para la isla y el Continente, con el número de Consejeros que cada parte considere precisos, elegidos democráticamente  con arreglo a normas que específicamente se señalen, para esta elección, en las que se garanticen los derechos de los diferentes grupos  étnicos y minorías de ambos territorios.

c)  Separación absoluta de la ayuda económica prestada por España, la que la dividiría con arreglo a las respectivas necesidades.

d) Convocatoria de referéndums independientes de los naturales de ambos territorios, para que decidan libremente cuál es el sistema que consideran más ajustado a sus intereses. Referéndums que se celebrarían sin ingerencias extrañas, casi nunca desinteresadas.

Lo que precede es cuanto, modestamente pensando, podría ser un punto de arranque para la meta que nos proponemos en esta Conferencia Constitucional. Pido a todos cuantos intervienen en ella - mejor: intervenimos - que, prescindiendo de nuestros intereses particulares, trabajemos para lograr una fórmula constitucional que sea. la correspondencia obligada a la confianza que los respectivos Grupos que representamos han puesto en nosotros.

Queremos establecer en Fernando Poo una nueva sociedad auténticamente africana, pero sin romper los lazos con España.

Sólo me resta agradecer profunda y sinceramente al Excmo. Señor Presidente y demás miembros de la Representación española en esta Conferencia Constitucional la perfecta organización de la misma de la que pueden estar legítimamente orgullosos, no dudando ha de rendir los frutos quo todos esperamos”.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Doy las gracias al Consejero Señor Jones por su colaboración a los fines de esta Conferencia"

Tiene  la palabra el Consejero Nacional Don Andrés Moisés Mba".

EL SEÑOR MOISÉS MBA,   DON ANDRÉS:

"Aprovecho esta oportunidad para exponer en forma resumida lo que  entiende que es la opinión mayoritaria del pueblo de Guinea, interpretando  su  sentir en lo que le es más conveniente.

Hay un problema que  se plantea como previo, por un pequeño grupo, desde mi punto de vista equivocadamente: la pretendida separación política de Isla y Continente. Resulta ridículo hablar de divisiones territoriales cuando el mundo camina a la integración política de grandes áreas.  Puestos a buscar razones para dividir, también las encontraríamos para separar los pequeños poblados que  incluso llegan a tener lenguaje diferente. No obstante, es  mucho más lo que nos une, que aquello en lo que somos diferentes: Religión, Cultura, Idioma, Civilización y Evolución Politice son razones que nos han unido históricamente; es un legado recibido de España que no podemos traicionar.

Desde otro punto do vista, la legalidad vigente hoy en nuestros territorios marca con claridad el principio de la integridad territorial. La Ley de Bases consagra la unidad y fue aprobada en forma democrática y mayoritaria. Supone traición intentar alterar esta norma en un principio fundamental, sobre todo por aquellos dirigente que han Jurado fidelidad a la misma en el momento de tomar posesión de sus puestos.

No pueden aducirse razones de alejamiento geográfico, separación del mar o pertenencia a distintas etnias, lo cual es discutible, pues estas mismas razones podrían valer par  separar a España de Palma da Mallorca, por ejemplo.

Es curioso comprobar cómo un determinado grupo de la Isla intenta arrogarse la representación de la totalidad. En la Isla, donde los bubis son minoría hay otras entidades de población que la historia ha ido sedimentando, continentales y fernandinos en gran número que allí trabajan, viven y han fundamentado su vida.

Además, hay otra razón fundamental para que no sean admisibles altercaciones en el mapa de África. Como decía el Excelentísimo Señor Don Luis Carrero Blanco en un discurso pronunciado en el Ayuntamiento de Santa Isabel, en África no habían existido con anterioridad nacionalidades; sólo las creadas por los europeos, y a ellas había que atenerse. En el mismo sentido se han pronunciado los organismos internacionales, mundiales y más concretamente los africanos, tales como la O.U.A.

Por otra parto, todas las maniobras de secesión están poniendo en peligro nuestra deseada independencia, y esto es lo más grave; no sé si conscientemente o no algunos dirigentes están creando la confusión, la sensación de que no estamos preparados, al plantear como cuestión principal la separación, lo que retrasan inevitablemente la independencia.

En resuman, mi posición en este sentido es: destitución fulminante de los Consejeros y dirigentes que han faltado a la fidelidad que juraron en un principio fundamental, como os la integridad territorial. Formación de un Gobierno Provisional en el que el Presidente sea elegido democráticamente y éste pueda a su vez designar un conjunto do Ministros, para así terminar con el vergonzoso espectáculo de indisciplina y  desacuerdo que hoy estamos viendo en el más alto órgano ejecutivo de nuestro país.

Solucionado este problema, creo que debemos pasar a estudiar las bases, el contenido de nuestra independencia, que es lo más importante, lo que la hace posible. No nos engañemos; sin la ayuda española, nosotros no lograremos ser independientes. Nadie puede darnos lo que de España, respetuosamente, podemos solicitar. Nuestro sentido de responsabilidad nos hace ver que el núcleo fundamental de lo que aquí debemos tratar y que, por desgracia, aún no hemos comenzado, es el contenido de nuestra independencia, la forma que va a tener la misma, precisar la colaboración quo nuestra Madre España va a brindar a esto último hijo suyo, al que ha llegado el momento de poner casa por su cuenta.

Á continuación expongo el conjunto de puntos en esquema, que creo fundamentales tratar:

1ª.- Unidad política de ambos territorios, armonizando la diversidad existente, mediante fórmulas de descentralización administrativa. 

2º.- No producir cambios bruscos en el sistema legal e institucional, actualmente vigente. 

3º.- Acuerdo con el Gobierno Español, respecto a política exterior y representación consular. 

4º.-Seguridad exterior garantizada por el ejército Español, Prestación de ayuda y asesoramiento, para la creación de una fuerza de seguridad propia, destinada al mantenimiento del orden público interior.

5º.- Acuerdos de tipo económico: Permanencia en el área de la peseta. Garantía en la compra de productos guineanos. Préstamos para la realización de grandes obras públicas. Unificación del régimen aduanero con España, etc.

6º,- Establecimiento de sistemas de cooperación en cuanto a funcionarios, asistencia técnica, sanitaria, sindical, transporte y comunicaciones, y promoción del desarrollo.

7º.- Acuerdos de carácter cultural en cuanto a investigación, enseñanza, formación universitaria y superior en la península, mantenimiento de la pureza del idioma español y poli tica de información y turismo.

Por último, para terminar, yo quiero expresar mi fé en el futuro. Con la ayuda de la gran Madre de Pueblos que es España, tengo la confianza que sabremos ser dignos representantes de la estirpe hispánica en África y orgullo de la nación que nos alumbró a la luz de la Civilización y la Fe Cristiana (APLAUSOS).

EL SEÑOR PRESIDENTE:-"Doy las gracias al Consejero Nacional Don Andrés Moisés Mba por su colaboración a los fines de esta Conferencia.

El Procurador en Cortes por el Grupo de Familia Don Edmundo Bosio tiene la palabra."

EL SEÑOR BOSIO, DON EDMUNDO:

"Excmo, Señor Presidente, Excmos. e Ilmos. Señores componentes de la Conferencia Constitucional:

Conforme al procedimiento establecido por la Mesa comenzaré por individualizarme. Soy Edmundo Bosio Dioko, componente de esta Comisión, en representación de Fernando Póo y dentro de la misma, en el Grupo de Procuradores en Cortes, elegido por los cabezas de familia de Fernando Póo en las últimas elecciones, soy también Presidente electo de la Cámara Oficial Agrícola de Comercio e Industria de Fernando Póo, Diputado Provincial por Corporaciones, Presidente de Hombres de Acción Católica, Presidente de Juventudes Cordimarianas y Presidente de la Asociación Cultural Nueva Ola, cuya misión es la de promocionar jóvenes de la Isla, enviándolos a España para que puedan adquirir los conocimientos precisos y elevar su nivel de cultura, y en definitiva y primordialmente, soy natural de Fernando Póo, padre de diez hijos, pequeño agricultor y español cualificado como Procurador en Cortes.

Dada mi cualidad principal de padre de familia numerosa y de pequeño agricultor, no puedo empezar mi discurso con plumas ajenas, no puedo, como hicieron otros oradores anteriores, hacer citas de este o aquel autor; por ello no esperen de mí cosas brillantes, ahora si, les hablaré con el corazón en la mano y con sentido común.

Creo que con lo anterior ha quedado claro que no me atribuyo la representación do Guinea Ecuatorial, como arbitrariamente hicieron otros oradores; hablo sólo en nombre do mis representados de Fernando Póo, que me eligieron por gran mayoría su Procurador y Representante. Ni yo ni nadie en esta Comisión puede hablar en nombre de la Guinea Ecuatorial, ni de los guineanos, ya que la Guinea Ecuatorial no existe más que un el papel, es una creación artificial; en realidad son dos territorios, dos Provincias, con cultura, tradición, costumbres, lenguaje, formas de vida y hasta formas diversas de entender lo sobrenatural.

Sobre este tema de la diferenciación, y aunque ya se ha hablado bastante y espero haya quedado claro, permítaseme aportar algunos datos que nos da la historia:

Los Bubis son oriundos del Continente Africano, que según antiguas tradiciones vivieron muchos años entre Batanga y Río Campo, que más tarde vieron invadido su país por otras tribus africanas que los redujeron a servidumbre, y para liberarse de esa tiranía acordaron en consejo abandonar el país y en enormes cayucos, huyendo de las otras razas continentales, se dirigieron a Fernando Póo que desde entonces es nuestra tierra.

En el momento actual, otra vez las tribus continentales, abusando de su mayoría, tratan de someternos a servidumbre; lo malo es que ahora ya no tenemos tierras a donde ir.

Existen también diferencias de  costumbres,   el pamue  tiene como fundamento de  la familia la dote,  en definitiva la compra de la mujer,  o mejor dicho de las mujeres,  pues  se pueden tener tantas como se quieran o se puedan comprar, mientras que el bubi es un régimen familiar, tiene los principios de una sola mujer y de igualdad de derechos sin existencia de compraventa de personas.

Se ha dicho en esta Comisión que a los de Río Muni y a los de Fernando Póo nos une la lengua, esto no es exacto, nos une el español; pero nuestras lenguas autóctonas tienen raíces totalmente distintas, no hay ningún dirigente de Río Muni en esta Comisión que entienda la lengua bubi, ni ningún dirigente de Fernando Póo que entienda la lengua pamue.

También se ha dicho que estamos unidos por la religión, esto no es exacto tampoco; recientemente han tenido Vds. ocasión de oír hablar sobre la religión y sobre Dios a un representante do Río Muni y en el resumen da la encuesta hecha por la  Comisión Especial sobre el sentir de cada uno de los pueblos oyeron Vds. también cómo el pueblo de Río Muni se manifestó contrario a toda relación con la Iglesia Católica, mientras que las contestaciones del pueblo de Fernando Póo coincidieron en la necesidad de esa relación. 

Pero dejando aparto ello, conviene también recordar que la Iglesia Católica,a la que no se puede tildar de segregacionista y recogiendo la información de Delegados Apostólicos que no eran precisamente de nacionalidad española, acordó por medio de dos letras apostólicas publicadas por el Santo Padre en 4 de mayo de 1966, la elevación del Vicariato Apostólico de Fernando Póo al rango de Obispado y la creación de otro Obispado para Río Muni con residencia en Bata.

Para Vds. que componen la Delegación Española, al vernos sentados enfrente, por nuestro color, por ser negros, somos todos iguales, pero no es así, pues aparte de las diferencias señaladas y cuál espero ya habrán observado Vds. nos diferenciamos también y para lo que aquí su trata es de suma importancia o mejor dicho fundamental, en la manera de concebir la. vida colectiva, tanto en su presente actual cono en su próximo futuro, por eso necesitamos ser nosotros mismos quiénes nos rijamos.

Por ello pregunto a Vds. ¿es lógico que a pesar de las divergencias señaladas, a pesar de nuestra manifiesta voluntad contraria, por el hecho de ser Río Muni y Fernando Póo las dos únicas provincias españolas del mismo color, Vds. por presiones extranjeras o por recomendaciones internacionales pretendan unirnos cuando saben que no se trataría de una unión entre dos pueblos iguales, sino de convertirnos en Colonia de Río Muni?. A vuestro sentido moral dejo la contestación de esta pregunta.

Nosotros somos hijos de España, si nuestros hermanos en color, a la pregunta de la Madre, contestan que se quieren marchar, vemos lógico que se les deje la puerta abierta; pero nosotros, los de Fernando Póo no queremos marcharnos, no queremos ligar  nuestra suerte a nuestro hermano en color; sí él se quiere marchar, que se marche, pero no nos eche  a nosotros; si un día nosotros estuviésemos preparados para la aventura, como dignos hijos te lo diríamos, pero antes no nos eches, y menos dejándonos a merced de mi hermano de color que no respetará mis derechos y me tratará como a esclavo.

Tú, España, no puedes, por ganar un triunfo internacional como hace unos días te sugería un representante de Río Muni, abandonarnos a nuestra suerte confiando en lo que dicho representante dijo de que luego arreglaríamos internamente nuestros problemas, porque sabes que eso sería quizás un triunfo para tí,  pero conseguido con la sangre de tus hijos.

Y lo gue digo no es un afán de hacer trágico este futuro, sino que , como habeís tenido conocimiento por oradores anteriores a mí, el actual Gobierno autónomo resultó inoperante; tal inoperancia fue reconocida y puesta de manifiesto ante vosotros, tanto por representantes do Río Muni, como por representantes de Fernando Póo, me remito a las Actas de Conferencia. Si este intentó de vida en común entre Río Muni y Fernando Póo, efectuado por España, pues esto y no otra cosa fué la creación de la Guinea Ecuatorial, ha sido un total fracaso, aún con la supervisión, cuidado y vigilancia de España ; ¿qué será esa vida en común obligada, contra la voluntad de las partes y sin protección materna?. La contestación es evidente y trágica; por ello, los representantes de Fernando Póo. en estos momentos, antes esta Conferencia, no estamos preparando nuestro futuro, no pienso en el futuro de mis diez hijos, luchamos sólo, en el momento actual, por la supervivencia.

Nuestros hermanos en color, Río Muni, mayor en potencia que Fernando Póo, pide su independencia total e inmediata por boca de sus representantes. No soy yo quién para juzgar su petición, ellos tendrán sus proyectos y supongo que sabrán lo que se hacen. Tienen sus amigos, otros países vecinos limítrofes, el Gabón y el Camerún, con los cuales les unen lazos, no sólo de color, geográficos y de grupo étnico, sino también lazos familiares; pero nosotros los de Fernando Póo no tenemos ninguna relación de parentesco con tales vecinos de Río Muni y la única con Río Muni es la de haber sido los dos territorios colonizados por España. Por eso, en esta Conferencia en que Río Muni quiere romper los lazos que le unen, con España, Fernando Póo quiere, por ser voluntad de nuestros representados, que tales lazos los deis por rotos con nosotros y si contra nuestra voluntad terminante, expresa y reiteradamente manifestada, atáis a nuestro cuello los lazos rotos, de forma tajante os declaro responsables ante laHistoria, ante vuestras conciencias y ante Dios, del genocidio que se cometa con Fernando Póo.

Todo lo que acabo de deciros ha sido preocupación mía constante y prueba de ello es que cuando fui honrado con la representación de mi pueblo, como Procurador en Cortes, presenté un escrito a la Asamblea General el seis de octubre de este año, que tuvo su entrada en dicho Organismo bajo el número 202 y que me voy a permitir leer y que presento a la Mesa.

Excmo, Señor Presidente de la Asamblea:

Estamos discutiendo asuntos de una importancia absoluta para el porvenir nuestro y de nuestros hijos.

Yo cree que, antes de discutir de una cosa, es necesario sentar unos principios básicos que sirvan de fundamente a los argumentos que podamos presentar unos y otros pues, si no, nunca puede saberse quién tiene razón.

Por eso quiero hacer unas preguntas y que me sean contestadas con toda claridad.

Primera pregunta: ¿Yo soy un español como los demás de España? es decir, ¿Fernando Póo es una parte de España o es una propiedad de España y que España puede regalar a Río Muni o al Camerún o a otro país o cambiarlo por Gibraltar?.

Segunda pregunta: Cuando hicieron a Fumando Póo provincia de España ¿nos hicieren a nosotros compatriotas de los demás españoles? ¿puede España, si Valencia quiere hacerse independiente, entregarle Palma de Mallorca aunque los mallorquines no quisieran?

Tercera pregunta: Yo me he presentado a Procurador por  Fernando Póo en las Cortas Españolas. Aunque sea negro ¿no soy igual que los Procuradores de otras provincias? ¿nos pueden hacer extranjeros un día cualquiera a los de Fernando Póo sin preguntarnos si queremos serlo y sólo porque lo pida la ONU?.

Quiero saber la verdad de todo esto. Cuando nos hicieron provincia ¿nos hicieron provincia de verdad? Si es así, nosotros somos una provincia de España. ¿Pueden hacernos ahora provincia de Río Muni sin consultarnos y aunque digamos que no queremos?.

España conoce nuestras peculiaridades; por eso nos reconoce el derecho de autodeterminación, porque no quiere que seamos españoles a la fuerza y nos deja elegir. ¿Se nos deja elegir si nos obligan a hacer lo que quieren los de Río Muni?

Yo creo que España no puede hacer eso con nosotros y que, si de verdad respeta nuestra voluntad, debe separar Fernando Póo de Río Muni para que cada provincia tenga su administración y su representación, que es la que debe tratar nuestros respectivos futuros con el Gobierno de Madrid, en vez de hacerlo Ibongo, Evita, Atanasio, etc. etc., a los que en Fernando Póo apenas conocemos y que no tienen derecho alguno a hablar por nosotros.

Yo creo que estas son las primeras preguntas que deben hacerse a la Comisión Interministerial nombrada por el Gobierno de la nación.

Pero hay otra faceta en mí que no puede olvidar y de la cual he hecho referencia al presentarme ante vosotros; soy Presidente de la Cámara Oficial Agrícola de Comercio e Industria de Fernando Póo y tanto dentro de esta sala, como en otras salas internacionales, como en cierta prensa, se ha hablado mucho del colonialismo de los españoles y de los grupos de presión capitalista; yo no soy un capitalista, pero yo tengo, como tantos y tantos hermanos míos de Fernando Póo, como único medio de subsistencia mía y de los míos, mi trabajo en mis plantaciones agrícolas y yo puedo deciros con toda sinceridad, sin temor a que se me tilde cono se quiera, que mi vida presente y futura está vinculada al porvenir de mis únicas fuentes de ingreso y este provenir está vinculado al trato que España quiera darnos; si nos dejáis abandonados, sabed que echáis sobre nosotros un porvenir de hambre y de miseria.

Señores de la Conferencia Constitucional que en su día habréis de informar al Gobierno español de lo aquí tratado, informarle del deseo del pueblo de Fernando Póo.

Tengo 45 años de edad y aún con mi falta de preparación me doy cuenta de las posibles presiones internacionales que habrá, pero si observáis bien la última recomendación de los 24 de fecha 12 de septiembre del presente año, a diferencia de las resoluciones anteriores de 4 de enero de 1966 y 5 de enero de 196? (todas ellas figuran en los documentos informativos de esta Conferencia núms. 15 y 16), en su número 5 dicho Comité pide a la Potencia Administradora que PROCURE que el Territorio logre la independencia como una sola entidad política y territorial. Fijaros bien, dice que PROCURÉIS y ya lo habéis hecho, pero no lo podéis conseguir, porque Fernando Póo, en virtud de su inalienable derecho de autodeterminación, os pide la independencia, poro la independencia de Río Muni. (APLAUSOS)."

EL SEÑOR PRESIDENTE:

  "Doy las gracias al Procurador en Cortes Don Edmundo Bosio por su colaboración a los fines de esta Conferencia

De los Procuradores en Cortos, no hay ningún otro orador inscrito. No obstante, si alguno de los que figuran en la lista de Procuradores en Cortes quiere tonar la palabra, puede hacerlo, teniendo en cuenta que aunque hable en estos momentos podrá volver a intervenir posteriormente en los trabajos de la Conferencia. "

EL SEÑOR ECON, DON PEDRO (Procurador en Cortes por RíO Muni)

"Deseo que se me reserve el derecho de intervenir en la sesión de mañana".

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Desde luego. ¿Algún otro orador quiere intervenir, o levantamos la sesión?"

EL SEÑOR EDYAND, DON MIGUEL (Diputado por Río Muni):

"Solamente unas palabras ..."

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Pero su grupo ya ha intervenido".

EL SEÑOR EDYAND, DON MIGUEL:

"Es que yo soy Diputado de Río Muni no de Fernando Póo.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Con el permiso de la Conferencia, tiene la palabra el Diputado por Río Muni Sr. Edyand

EL SEÑOR EDYAND, DON MIGUEL (Diputado por Río Muni):

  'Excmo. señor, Excmos. Señores, amigos todos:

Una palabra no más. Digo una palabra pues creo una redundancia el hecho de que, tras tomar la palabra el Exmo. Señor  Presidente de la Asamblea General sobre un tema en el que se ha conseguido de hace tiempo un denominador común como es el acceso de la Guinea Ecuatorial a su libro autodeterminación, vuelva a intervenir un miembro del mismo órgano que no puede opinar lo contrario del Presidente, que para el caso lleva actualmente el timón de los destinos de nuestro pueblo que, una vez más, se presenta ante el Gobierno español pidiendo le sea concedida la gerencia de su Gobierno propio.

Es fácil que se me objete que en la Asamblea hay discrepancias, habida cuenta que unos cuantos miembros de la Diputación de Fernando Póo hayan optado por una ruptura con la Provincia hermana de Río Muni antes que independizarse de la tutela española. Por cierto que hay discrepancias, pero se pueden considerar éstas como un accidente fortuito, fruto de pequeños intereses personales que el factor tiempo irá desvaneciendo a lo largo del proceso de nuestra independencia.

Cierto es que grandes personajes de la Isla están buscando a todo precio la separación de las dos provincias, poro también es cierto que la secesión no solamente no ha triunfado en África o donde quiera haya surgido, sino lo que es más, ha sido siempre considerado como un método de obstrucción del bienestar de los pueblos que han padecido de este virus. ¿Díganme los que así piensan qué hay del famosísimo TSH0MBE, aferrado secesionista, que quiso hacer de su patria chica Katanga, un país independiente del Congo? ¿Qué diremos de aquel joven Coronel biafrano ciego de ambición y al cuál se deben tantísimas víctimas inocentes?

La Guinea no puede estancarse en el "statu quo" por culpa de un par de egoístas. La Guinea, en armonía con España, consigue su independencia con o sin estos ambiciosos que no ven más allá que su propio "ego", sus pequeños compromisos que, ahora por ahora, están ya al descubierto.

Españoles y Guineanos: Hagamos de Guinea una comunidad independiente multirracial donde el bubi, el annobonés, el combe, el bujeba, el español y el fang, aunados en un mismo sentir, forjemos un futuro político económico modelo a los ojos del mundo internacional, que están pendientes de los resultados de esta Conferencia cumbre.

Muchas gracias. (APLAUSOS).

EL SEÑOR PRESIDENTE:

''Doy las gracias  a  Don Miguel Edyand por  su  colaboración a los fines de esta Conferencia.

¿Hay alguien que  quiera pedir la palabra para alguna cuestión incidental?".

EL SEÑOR MACÍAS NGUEMA, DON FRANCISCO:

"Mis palabras van a ser muy breves. No se trata de una exposición como la del otro día.

Sencillamente, una pregunta al Señor Presidente.

 EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Que sea susceptible de ser contestada".

EL SEÑOR MACIAS:

"excmo. Señor Presidente, Excmos. Señores e Ilmos. Señores miembros de la Delegación guineana, quisiera hacer una pregunta al Señor Presidente, a saber:¿cuándo en Guinea, en su día, se haga el referéndum para decidir el futuro político de nuestro  país,  tomarán parte los blancos residentes en Guinea?".

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"No puedo contestar a esta pregunta en nombre del Gobierno Español aunque sí puedo darle una opinión puramente personal.

En general, cuando se practica la autodeterminación, son los naturales de la región donde tiene lugar la consulta los  que intervienen. Nada puede añadir más allá de esta manifestación.

EL SEÑOR MACIAS:

"Como continuación a mi pregunta, Señor Presidente, he de intervenir en relación con la postura política tomada por los líderes políticos de Fernando Póo y por los líderes políticos de Río Muni. Cada uno tiene su modo de pensar, y así yo tengo que manifestar ante esta Conferencia Constitucional que no me gustaría que en la política de Guinea Ecuatorial se mezclasen los españoles residentes allí. Ruego al señor Presidente que se haga constar en Acta... (EL SEÑOR PRESIDENTE:." Se hará constar)... que esos señores no se inmiscuyan en los asuntos políticos de Guinea Ecuatorial - como nosotros no podemos inmiscuirnos en los asuntos internos del Gobierno Español-ahora que estamos tratando para decidir nuestra independencia.¿Por qué digo esto? Porque en cierto documente que he leído aparecen dos firmas de grandes personalidades españolas residentes en Guinea: el Sr, Climent y el Sr. Echegoyen.

La postura del Sr. Gori no la veo mal. El Sr. Gori como yo, Sr. Maclas, somos políticos de Guinea, y cada uno podemos adoptar nuestros respectivos puntos de vista, pero lo que no conviene es que los blancos intervengan en asuntos internos de Guinea Ecuatorial.

Esto es lo que pido a la Presidencia, y que Vd. (dirigiéndose al Sr. Presidente) en calidad de Vicepresidente de esta Conferencia lo haga llegar al Gobierno Español. Insisto en que esos señores, los blancos, se abstengan totalmente y nos dejen obrar en conciencia. No quiere esto decir que rechace a esos señores en las demás cuestiones. En asuntos de economía, por ejemplo, pueden discutir e intervenir. Es mi opinión particular. No veo inconveniente en que lo hagan en asuntos económicos, técnicos, etc., siempre que se abstengan totalmente en lo referente a cuestiones políticas. Existe un representante español, que es el Comisario General, y creo que es a él a quien le competen las cuestiones políticas.

Como dije el otro día, Vd. (refiriéndose nuevamente al Señor Presidente) desconoce totalmente los problemas coloniales, y si yo los expusiese aquí sería muy difícil que fuésemos por buen camino. Para seguir la buena marcha de la Conferencia, ruego al Señor Presidente que haga constar lo que he manifestado: que esos señores no se metan más en asuntos políticos. En los demás me parece perfectamente que intervengan, porque ellos defienden sus intereses, igual que nosotros. Pero en política, insisto, no. Yo, Francisco Macías, no puedo meterme en asuntos internos del Gobierno español.

Muchas gracias, señor Presidente".

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Naturalmente constará en Acta todo lo que ha manifestado el Sr. Macías, conforme a a sus deseos".

EL SEÑOR NGOMO, DON FEDERICO (Presidente de la Asamblea)

"Tengo que hacer un ruego a la Presidencia. Es el de  si se podían empezar las  sesionas a las  seis de la tarde,  para acabarlas antes, y en todo caso, ampliar el número de oradores que ahora intervienen".(muestras de asentimiento)

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"La dificultad de empezar a las  seis es que  todos los miembros de la Delegación española tienen, además de ocuparse de  la Conferencia,  que es  su trabajo primordial en estos momentos, otras tareas de orden, administrativo, a las  cuales atienden antas de reunirse aquí.

En cuanto a la duración de las sesiones, no hay nada establecido. Es ilimitada. Mientras haya oradores, la Mesa está dispuesta a escucharlos.

Si no hay inconveniente, podemos espesar a las siete, pero sin limitar la hora de terminación, ni los oradores.

Ahora bien, conviene que antes de comenzar cada sesión se establezca el turno de oradores. Para la sesión de mañana pueden inscribirse esta misma tarde y mañana por la mañana, sin perjuicio que, sin estar en la lista, cualquiera pueda hablar sobre cuostiones de orden o incidentales.

Si les parece a los señores representantes, mañana continuáremos a las siete, con el número de oradores que se hayan inscrito. La duración de la sesión dependerá de la extensión de las distintas intervenciones.

Si no hay otra cuestión a tratar, se levanta la sesión  hasta mañana a las siete".

Eran las veinte horas y diez minutos de la tarde.

DON EDUARDO DE ZULUETA Y DATO, Secretario de la Comisión Política, doy fe de cuanto antecede. Madrid, fecha ut supra.

[Va la firma]

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

 

Volver a "La independencia"