HISTORIA DE GUINEA

 
   

 

 

 

 

ACTA DE LA OCTAVA SESIÓN DE LA COMISIÓN POLÍTICA

 

   En Madrid, a trece de noviembre de mil novecientos sesenta y siete, en el Salón de Embajadores del Ministerio de Asuntos Exteriores, se reúne la Comisión Política de la Conferencia Constitucional de Guinea Ecuatorial bajo la presidencia del Excmo. Señor Don Ramón Sedó Gómez, Subsecretario de Política Exterior, Vicepresidente de la Conferencia y Presidente de esta Comisión. Al acto asisten el Excmo. Señor don Gabriel Mañueco de Lecea, Director General de Asuntos de África y Mundo Árabe, el Excmo. Señor don Gabriel Cañadas y Nouvilas, Secretario General de la Conferencia, y los miembros de las  Delegaciones del Gobierno español y de la Guinea Ecuatorial. Se incorpora a la primera el Iltmo. Señor don Dositeo Barreiro Mourenza, Delegado del Ministerio de la Gobernación. Actúa como Secretario el de la Comisión, Iltmo. Sr. D, Eduardo de Zulueta y Dato.

   A las diecinueve horas y cinco minutos el señor Presidente abre la sesión

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

   "Siento tener que anunciarles que el Excmo. Señor don Bonifacio Ondo Edu, Presidente del Consejo de Gobierno de la Guinea Ecuatorial, ha excusado su asistencia porque se encuentra indispuesto. Le he hecho llegar en nombre de la Comisión Política -creo que interpreto el sentir de todos- nuestro deseo de que se restablezca lo antes posible y se pueda reincorporar a los trabajos de esta Conferencia.

   Tiene la palabra don Gaspar Copariate".

   EL SEÑOR COPARIATE (D. Gaspar), de la Unión Bubi:

   "Excmo. Señor Presidente. Ilustres Autoridades y señores conferenciantes:

   Antes de nada voy a identificarme, dándoles a conocer que soy Gaspar mayo Copariate Muebake, mayor de edad, natural del poblado de Santiago de Baney, bubi cien por cien, según terminología utilizada por mi querido paisano D. Pastor Torao Sikara, en su intervención ante esta Conferencia el día ocho de los corrientes, como Presidente del Partido Político "MONALIGE".

La posición de Fernando Póo, reiterada variar veces ante esta Conferencia es la de no considerarse representado por los partidos políticos que fueron citados a la misma.

Pido a los señores conferenciantes que se fijen en el cartel situado delante de mi, en este momento, con un rótulo bien claro que se lee: "UNION BUBI", que ha sido colocado por los miembros del Gobierno español, que han organizado esta Conferencia. Lo cual quiere decir que, en este momento, los bubis tienen su representación reconocida y admitida en esta Conferencia Constitucional, por lo que nadie más debe atribuirse tal representación,,

Era mi intención salir de esta Conferencia sin tomar la palabra por considerar que la voluntad de mi pueblo de Fernando Póo había sido bien interpretada por los fernandinos que me precedieron; pero, últimamente, me he visto en la obligación moral de dar una aclaración.

En primer lugar quiero dar a entender que no estoy conforme con lo manifestado por éste mi paisano ante esta Conferencia alegando que los bubis no estábamos de acuerdo con la SEPARACIÓN

Cuando había partidos políticos en Fernando Póo, siendo él Presidente del MONA1IGE, actué de Secretario suyo durante varios años. No solamente actué de Secretario suyo, sino da la coincidencia de que somos de un mismo pueblo, Santiago de Baney; por lo tanto, fíjense señores conferenciantes si he tenido la ocasión de conocerle de cerca.

Es cierto que en las votaciones generales de cabezas de familia en el año 1963 obtuvo un gran número de votos y, como consecuencia de ello fue propuesto en la terna para el cargo de Gobernador Civil de Fernando Póo; pero, como es lógico, la resolución de Madrid tenía que recaer sobre uno de los tres sujetos propuestos, quedando por eliminados los otros dos restantes; de esta manera se quedó en el cargo que actualmente ocupa como Concejal del Ayuntamiento de Santa Isabel.

El haberse quedado sin cargo político remunerado no significa de modo alguno que se le hayan cerrado las puertas, como apunta en su intervención del pasado día 8, ya que, como tengo dicho anteriormente, fue propuesto en la terna para el cargo de Gobernador Civil de Fernando Póo, por lo que no puede acusarnos de responsables de la última decisión del Gobierno de Madrid, después de que por nuestros votos tuvo acceso a la terna de referencia.

Este resentimiento le hace renegar ante esta Conferencia del problema existente de SEPARACIÓN, pretendiendo demostrar que esta separación había sido comentada por una minoría de los que ocupan altos cargos, tratando así de poner en evidencia a las Autoridades de nuestra Provincia

Debo subrayar que no ostento ningún cargo político y tengo únicamente, como fuente de ingreso, el resultado de mi esfuerzo en mi trabajo; por lo tanto, no tengo interés especial en defender a señores qué ocupan altos cargos; pero lo que sí pretendo es que si queremos ser independientes debemos también acostumbrarnos a no difamar a nuestros prójimos para tratar de atribuirnos la razón, cuando no la tenemos.

Con respecto a la SEPARACIÓN de Fernando Póo y Río Muni, al poco tiempo de ponerse en marcha la Autonomía, como consecuencia de la experiencia adquirida en el transcurso de la misma, el pueblo de Fernando Póo acordó por unanimidad, solicitar la SEPARACIÓN TOTAL, por primera vez, en reunión convocada y presidida por don Pastor Torao Sikara en Santiago de Baney el 27 de agosto de 1964, donde participaron todos los Presidentes de las Juntas Vecinales en representación de sus respectivos poblados, levantándose acta de la reunión, que ha sido entregada el día 9 del actual, de la cual leo el siguiente párrafo: “De conformidad con lo preceptuado en los Cuerpos Legales anteriormente citados, solicitamos por unanimidad de la Madre Patria, España, la SEPARACIÓN TOTAL de ambas provincias de Fernando Póo y Río Mani, cada una de las cuales se regiría por su propio Gobierno"

Siguen a continuación y bajo las palabras "Sí, la Separación", las firmas de todos los Jefes y Vocales de las Juntas Vecinales de todos los poblados de Fernando Póo.

Este acta fue ratificada en el poblado do Basupú del Oeste en 6 de abril de 1967 añadiéndole el siguiente párrafo “Los aborígenes de Fernando Póo acuerdan unánimemente no aceptar ningún anteproyecto, o nada que se refiera a la entrada de una futura independencia, hasta tanto no se resuelva, como se inserta en este acta, su TOTAL SEPARACIÓN CON LOS DE RIO MONI".

Nuestra posición es la ya tantas veces reiterada: INDEPENDENCIA DE RÍO MUNI y que España, estamos seguros respetara nuestro inalienable derecho de autodeterminación. Siempre hemos reconocida, y Vds lo saben, que Río Muni tiene más habitantes que Fernando Póo

Recordarán Vds. que aquí se está hablando de Guinea Ecuatorial; tal figura de Guinea Ecuatorial fue creada artificialmente cuando se votó la Ley de Autonomía. Por esta Ley se quiso unir los destinos de Fernando Póo y Río Muni, y pueden comprobar Vds. que en Fernando Póo la mayoría dijo NO a tal Ley.

Si tal unión era bajo la vigilancia de España y resultó un verdadero fracaso, ¿qué pasaría ahora?

¿Quién nos garantiza la convivencia con una mayoría que nos es totalmente contraria?

Si en esta Conferencia, por opinar de distinta forma que los de Río Muni, ya vieron Vds. que hablan de cárcel y multas, ¿qué pasaría si estuviésemos ya unidos?

El pueblo de Fernando Póo, al que representamos, quiere su SEPARACIÓN de Río Muni y después decidirá su futuro con España.

Río Muni, quiere su independencia inmediata y total: DÁDSELA PUES.

¿Es que esta postura nuestra crea problemas al Ministerio de Asuntos Exteriores?

Nosotros demostramos la imposibilidad de convivencia política en común con hechos.

¿No saben Vds. que al constituirse las dos Diócesis de Fernando Póo y Río Muni y saber los seminaristas de Río Muni que ya no tenían que volver a Fernando Póo hicieron un destrozo, con graves daños en el Seminario, que costó más de CIEN MIL PESETAS a la Diputación de Fernando Póo la reparación de los daños causados?

Si el espíritu del Evangelio no ha sido suficiente para que haya concordia entre Río Muni y Fernando Póo en un Seminario ¿creen Vds. que una Constitución estaría mejor hecha y sería más eficaz que el Evangelio?

Nosotros hemos argumentado sobradamente los motivos que nos hacer exigir la SEPARACIÓN, Tenemos derecho a preguntar: ¿Por qué el territorio de Río Muni no acepta la SEPARACIÓN?

Si es que no pueden vivir sin nosotros, ello demuestra que quieren seguir viviendo a costa nuestra.

Además de los motivos indicados anteriormente, por los que  solicitamos la SEPARACIÓN, debo añadir que los naturales de Fernando Póo y Río Muni, entendemos de modo distinto el concepto de independencia, así como el procedimiento a utilizar para el acceso a la misma.

Los de Fernando Póo entendemos que, con independencia o sin ella, el hombre que trabaja será libre, mas el que no trabaja será esclavo» Tanto es así, que casi puede llegar a afirmarse que la independencia de cada uno depende del mayor o menor medio de vida con que cuenta, porque declarada la libertad para todos, nos encontramos con que muchos no pueden hacer uso de tal libertad por carecer de medios.

Por ejemplo: todos los naturales de Fernando Póo y Río Muni son libres para tomar el avión con destino a Madrid; pero resulta que muchos nunca han podido hacer uso de esta libertad por no disponer del importe del pasaje. En cambio, muchos de los aquí presentes hemos realizado dicho vuelo en repetidas ocasiones porque disponemos de medios por nuestro trabajo y, por lo tanto, hacemos uso de tal libertad.

En cuanto al procedimiento a utilizar para acceder a la independencia, nosotros los de Fernando Póo, sin renunciar a nuestro derecho de autodeterminación, creemos que debemos estudiarlo detenidamente, con la máxima atención, para ir rellenando paulatinamente los vacíos que se nos presenten, porque consideramos que una independencia bien adquirida es uno de los hechos más trascendentales de nuestra historia; pero, en el caso contrario, no sólo sería un paso en falso sino un crimen para nuestras futuras generaciones. Por lo tanto en esta Conferencia, nos abstenemos de manifestar nuestro futuro político y únicamente declaramos nuestro deseo de SEPARACION con Río Muni, y más adelante ya decidiremos nuestro futuro.

En cambio, los de la provincia de Río Muni piden su independencia inmediata y total antes del 15 de julio de 1968, y nosotros no nos consideramos dignos para juzgarles porque, como es natural, ellos conocen mejor que nadie lo que les conviene en este momento.

Con respecto a los señores de Annobón, me he quedado verdaderamente sorprendido por la declaración hecha ante esta Conferencia.

Nosotros los de Fernando Póo, al tener conocimiento de la celebración de esta Conferencia Constitucional, convocamos a los señores annoboneses en tres sesiones y en días distintos, con la asistencia de todos los representantes de Annobón presentes en esta Conferencia, para intentar llegar a una mutua comprensión y trazar un programa del plan a presentar ante la Conferencia, ya que veníamos perteneciendo administrativamente a una provincia, sin la mínima intención de lesionar su derecho de autodeterminación.

En las tres ocasiones nos rechazaron, manifestándonos que en lo que al problema de la SEPARACIÓN se refería, se mantenían totalmente al margen advirtiéndonos además que tuviéramos presente que alguna vez pertenecieron a la provincia de Río Muni y que eran libres de elegir su destino.

Llegados a Madrid, pocos días antes de esta Conferencia, tuvimos la amabilidad de convocarles nuevamente para darles una última oportunidad, rechazándonos otra vez como en ocasiones anteriores, y no pudiendo insistir más en ello para no violar el derecho de autodeterminación que les reconocemos.

En cambio, luego forman una coalición contra nosotros, dirigidos precisamente por un annobonés que tanto el mismo como su familia habían sido mantenidos aquí en Europa por nuestra Diputación de Fernando Póo para que pudiera realizar estudios.

No obstante de todo ello, nosotros los de Fernando Póo nos mantenemos firmes en nuestra postura de SEPARACIÓN TOTAL con Río Muni, y no entraremos en. negociaciones de ninguna clase para la independencia sin esta condición previa.

El no pronunciarnos aquí en alta voz con la frase independencia total, absoluta e inmediata antes del 15 de julio de 1968, como lo han hecho nuestros hermanos de Río Muni y Annobón, no quiere decir de modo alguno que tengamos miedo a la independencia ni rehusamos a la misma, sino por tener un concepto distinto de lo que ha de ser esta independencia así como el procedimiento de acceso a la misma.

Por la prensa se prejuzgan sólo como válidas las propuestas y deseos de los representantes de Río Muni y sus partidos políticos, olvidando las peticiones del pueblo de Fernando Póo y, a veces, calificándolas de no viables.

Como ven Vds. aquí están representados tres partidos políticos -de Río Muni-, y cuando son tres, alguna razón sustancial los diferencia entre ellos. Sabemos, por otra parte, que hasta este momento han sido antagónicos.

Lo que nos sorprende ahora es que en cuestión de unos días, démosles un mes, todos como un sólo hombre se han unido para formar un frente común: INDEPENDENCIA TOTAL el día 15 de julio de 1968; pero, unidos con Fernando Póo.

¿Este hecho no será consecuencia de los resultados de una carta del Comité del MONALIGE en los Estados Unidos dirigida al Presidente del Comité de dicho Movimiento en Santa Isabel?

Permítanme leer el contenido de la misma, que dice:

MOVIMIENTO NACIONAL DE LIBERACIÓN DE LA GUINEA ECUATORIAL. COMITÉ DE LOS ESTADOS UNIDOS.- Señor Presidente,- Con fecha 27 de agosto actual, este Comité en Pleno fue invitado en el Hotel Waldorf Astoria, de Nueva York, por el señor D, Gabriel Cañadas Nouvilas, Secretario General del Consejo Superior de Asuntos Exteriores del Gobierno español, a la que asistió también el señor Duran, del Ministerio español de Asuntos Exteriores.- El objeto de la invitación era el problema de la mesa constitucional a celebrar próximamente en Madrid Tras largo hablar y discutir sobre el problema relacionado con la mesa constitucional, el señor Cañadas dijo lo siguiente: - "Que España, por su parte, había concluido los preparativos para la mesa constitucional y estaba y está en espera de la decisión de la Asamblea General y de los grupos políticos del país al respecto,- Que de todos los partidos políticos de la Guinea y de las personalidades políticas contactadas, ninguno ha solicitado oficialmente la independencia al Gobierno español- Con respecto al MONALIGE en particular, las personalidades de este partido han presentado opiniones personales y no el sentir general del partido.- Interrogado por los miembros de este Comité sobre la postura tomada al respecto por los camaradas Atanasio, Torao, Macías, Granje, etc., manifestó que informalmente éstos le habían expresado su deseo de independencia pero sin concretar las modalidades, fecha y apertura de negociaciones,- Es más bien, dijo, que han ido aplazando la fecha del inicio de negociaciones. Insinuó que el Gobierno español tenía preparada la Conferencia Constitucional para el 20 de mayo a cuya fecha solicitaron un mes de prórroga,- Luego, quedó fijada la Conferencia para el mes de julio, fecha que también fue prorrogada esta vez con carácter indefinido a petición de las personalidades guineanas, incluido el MONALIGE.- Este Comité insistió en saber cuál fue la actitud de los dirigentes del partido MONALIGE. A esto respondió que el Secretario General a título personal, y fuera de los cauces reglamentarios, le presentó:- a), proyecto de constitución.- b) , carta de principios del MONALIGE.- c), otro proyecto de constitución.- Más adelante observó que no existía unidad de criterio tanto entre los dirigentes políticos del país como entre los del MONALIGE respecto a la mesa constitucional y de la independencia.- En cuanto a la Asamblea afecta, el señor Cañadas mantiene firmemente, no obstante, todo lo dicho hasta aquí, que dicho Órgano es el único responsable ante el Gobierno español al problema de la mesa constitucional, pero esta misma Asamblea, con mucha extrañeza por su parte, no se ha movido hasta ahora en este sentido.- Además la mesa constitucional no es sinónimo de la independencia de Guinea, sino más bien la reunión de donde saldrán las alternativas del futuro guineano, entre las que está (según el orden en que lo expuso) la independencia como última alternativa.- Se le preguntó cuando creía que iba a celebrarse la mesa constitucional, a lo que respondía que ésta tendrá lugar cuando la Asamblea, el Consejo de Gobierno y los diversos grupos lo soliciten por vía reglamentaria o formalmente.- "Que los dos proyectos presentados por el MONALIGE eran contradictorios.-Insistió una vez más que en ningún grupo del país ya sea la Asamblea, el Consejo de Gobierno y los Partidos Políticos habían pedido la independencia o fijado la fecha de iniciación de negociaciones; en otros términos, ninguno de los grupos políticos en Guinea le había dirigido al Gobierno español una demanda escrita en favor del problema guineano.- "Que uno de los obstáculos salvada la unidad de Fernando Póo y Río Muni, radicaba en la búsqueda de una estructura política que garantice cierta autonomía económico-político-administrativa a Fernando Póo y Río Muni, dentro de un Gobierno Nacional.- "Que el problema de Guinea está dentro de un engranaje que el reconocimiento de partidos políticos y otras libertades políticas repercutiría en reflejo en otros sectores de la política española.- Sin embargo, ello no impide la actitud y continuación de la palabra dada por el Gobierno español a la opinión internacional en orden al futuro del pueblo guineano. En otras palabras, España reconociendo su estructura política, añadió, abre las puertas a Guinea, para que, reconociendo ella misma su autodeterminación entre por las puertas abiertas por el Gobierno español y en virtud de sus esfuerzos propios porque como compensación de su dignidad la causa de su Libertad.- "Este Comité manifestó al ,señor Cañadas que al parecer el MONALIGE no estaba bien visto por el Gobierno español. A lo que él dijo, que no. Á esto se le expuso el hecho de que el actual Presidente del MONALIGE, D. Pastor Torao, a pesar de haber obtenido la mayoría en las elecciones municipales, no tuvo acceso a ningún cargo de alta responsabilidad dentro de la actual estructura política.- "Dijo que para facilitar la celebración de la Mesa Constitucional el MONALIGE debe llegar a un acuerdo no solo con otros partidos opuestos a él, sino también con las personalidades políticas adversas a la independencia de la Guinea Ecuatorial,- "Como resultado de la conversación, los señores Cañadas y Duran manifestaron que nuestra posición era muy extremista, opuesta a la de los líderes de nuestro Partido". - "Este Comité se ve en la necesidad de precisar al Comité Central que, interpretando el espíritu del MONALIGE, toma la siguiente posición respecto a cada uno de los puntos que a continuación se reseñan: 1.- MESA CONSTITUCIONAL.- Que el retraso de la Mesa Constitucional depende esencialmente del Gobierno español, el cual podría unilateralmente convocarla y reunir a todos los miembros interesados.- 2.- ASAMBLEA GENERAL,- Que nosotros consideramos que el problema de la independencia sobrepasa las atribuciones de la misma y, por tanto, la convocatoria de la Conferencia Constitucional no puede estar supeditada al informe que eleva ésta al Gobierno español.- 3.- UNIDAD.- Respecto a la falta de entendimiento entre los políticos del país, este Comité manifestó que no se podía esperar un entendimiento ni compromiso fuera de la Mesa Constitucional. Esto quiere decir que hasta tanto se reúna la Mesa Constitucional, los dirigentes políticos no tienen otra oportunidad de sentarse y confrontar-sus respectivas posturas.- 4.- INDEPENDENCIA.- Que este Comité entendía que la independencia se daba por garantizada y que de la Mesa Constitucional saldría la futura Constitución de Guinea y no sería objeto de "referéndum" la independencia en sí, en cuanto que, ya sea ateniéndonos a las recomendaciones del Comité de Descolonización, por una parte, al discurso del Embajador español en las Naciones Unidas y a su reciente carta a la Secretaría General de dicha Organización, por otra, en las que se reconoce el acceso de Guinea a la independencia.- CONCLUSIONES: Se desprende de todo lo expuesto que lo que tiene que hacer el MONALIGE es presentar un escrito formal solicitando la iniciación de las negociaciones de la independencia, proponiendo por su parte la fecha, a los siguientes Organismos: a) Consejo de Gobierno Autónomo.- b) Asamblea General.- c) Comisario General.- d) Presidencia del Gobierno.- e) Ministerio de Asuntos Exteriores.- Al contenido de este escrito debería darse publicidad en la prensa local, nacional y extranjera. También se debería enviar copia del mismo a las Naciones Unidas. Por falta de coordinación con el Comité Central, este Comité en los Estados Unidos se vé expuesto, en ocasiones trascendentales como ésta, imposibilitado en dar una respuesta que refleje la política del Partido en el interior. Como consecuencia de esto los señores Cañadas y Durán insistieron que nuestra postura difiere mucho de la de los líderes del país.- Como ven, si algo contamos, debemos estar al corriente de las conversaciones que Vds, mantienen con las Autoridades españolas. En esta ocasión hemos estado al borde del ridículo, asegurando medidas que no eran ciertas, al parecer,- La discusión fue muy emotiva, y se cruzaron palabras muy fuertes entre los españoles y ciertos miembros del Comité.-Nuestra intención no era iconoclasta, pero sí, encaminada a demostrar la acomodaticia postura española de echar la responsabilidad sobre los dirigentes guineanos, que, según ellos, no están dispuestos a solicitar la independencia. En otras palabras, dijeron que los políticos iban con evasivas, con retórica y no habían expresado con decisión el deseo de independencia. Como verán éste es un argumento que favorece al sector colonialista español.- No podíamos admitir el paternalismo que se reflejaba en muchas de sus aserciones. De todos modos, no es la primera vez en que guineanos y españoles se enfrentan en este eterno problema de la independencia. La jornada de ayer fue dura, emotiva, apasionada, pero creemos fructífera mirando hacia el futuro.-

POR EL COMITÉ DE LOS ESTADOS UNIDOS".----------------------

   Hasta aquí el escrito del MONALIGE. ¿Se precisan comentarios?.

   Esta claro que un partido político se irroga la representación de toda Guinea y parece que ciertas Autoridades españolas aceptan esa representación única.

   Como verán Vds., si los hechos se siguen desarrollando como hasta el presente, no nos queda otra alternativa que decir a España, sobre quien pesa la responsabilidad, que haga de nosotros lo que quiera si no se nos reconoce el derecho de autodeterminación.

   De acuerdo con lo que Vds., señores conferenciantes, han oído de la carta transcrita y que seguramente ya es de dominio público en Fernando Póo, me queda tan sólo para terminar mi intervención, pedir, en nombre de mi Delegación a esta Conferencia Constitucional: que el Gobierno español convoque un REFERÉNDUM en la Isla do Fernando Póo, exclusivamente, para que sus naturales se pronuncien si desean la unidad o no con Río Muni.

   Muchas gracias." (APLAUSOS).

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

   "Doy las gracias a don Gaspar Copariate por su colaboración a los fines de esta Conferencia.

   Tiene la palabra don Agustín Daniel Granje.

   EL SEÑOR DANIEL GRANGE (D. Agustín), de la Minoría fernandina:

   "Excmo. Señor Presidente, Excmos. e Ilmos. Señores Miembros de las Delegaciones española y guineana:

   Agradezco sinceramente al Gobierno español, en nombre propio y en el del grupo minoritario fernandino que represento, la oportunidad que se nos ha brindado para expresar libremente nuestros deseos y opiniones en esta Conferencia, cuya última finalidad es dar cauce al futuro político que dará el remate, con honor y dignidad, al proceso de descolonización emprendido por España con respecto a Guinea Ecuatorial, en consonancia con sus compromisos contraídos internacionalmente, como digno y respetable miembro de las Naciones Unidas que ha aceptado, con esa caballerosidad propia de los españoles, las resoluciones de dicho alto Organismo Internacional: 1514 (XV), de 15 de diciembre de 1960; 2067 (XX), de 4 de enero de 1966 y 2230 (XXI), de 5 de enero de 1967.

   Nadie en esta sala, creo yo, ignora las razones que obligaron a casi la totalidad del orbe en la última guerra mundial a coordinar sus esfuerzos para combatir a las pocas y muy fuertes Potencias que, guiadas por el orgullo y ambición, intentaron dominar al resto de la Humanidad que hasta entonces vivía en paz y en tranquilidad.  Conseguida la victoria sobre las fuerzas del mal, los eminentes estadistas y dirigentes de buena voluntad, conscientes de la pacífica convivencia que debe existir entre los hombres de los pueblos, y reconociendo las aportaciones hechas en materiales y en vidas, tanto por blancos como por amarillos y negros, para establecer y garantizar la existencia del mundo libre, se reunieron y tomaron solemnemente el acuerdo, reconocido, admitido y ratificado por muchos otros, hoy en día por más de ciento veinte Naciones, de abolir de una vez para siempre la opresión y dominación, reconociendo a los países y pueblos que se encuentran en tales condiciones su inalienable derecho de autodeterminación y de independencia.

   En consecuencia de este acuerdo tan humano y de justicia solemnemente adoptado y aprobado por todos, han surgido desde entonces gran número de Naciones independizadas de sus antiguos países colonizadores, entre las cuales hoy en día existen unos treinta países africanos.

   España, Madre de muchas Naciones, bajo el buen gobierno y muy acertada visión política de su Caudillo Generalísimo Franco, apreciando el progreso que había hecho en todos les aspectos el benjamín de sus hijos, Guinea Ecuatorial, entonces considerado como "Territorios Españoles del Golfo de Guinea" , y considerándole llegado a la madures que le hace partícipe de la mayoría de edad que gozan los demás españoles, lo elevó al rango de Provincia de la Nación Metropolitana en el año 1959. Desde entonces, se puede decir que nosotros los guineanos ya éramos independientes, no como españoles africanos, sino como españoles europeos. Pero, aunque los guineanos agradecieron tal gesto, muy cabal, de S.E. el Jefe del Estado y su Gobierno, no por eso dejaron de sentirse africanos, y, por varios motivos de descontento por la desigualdad de derechos en muchos campos entre los españoles metropolitanos y los españoles guineanos, perpetrados por los representantes locales del Gobierno central de Madrid, optaron por exigir su derecho y su propia personalidad, razón por la cual se exiliaron varios guineanos, tanto de Fernando Póo como de Río Muni, con credenciales de los habitantes de las dos Provincias conjuntas, para reclamar de España ante la O.N.U., u otros Organismos Internacionales, la Independencia de nuestro país.  Mientras, por otros nacionalistas, aprovechando la visita oficial en el año 1962 del entonces Ministro Subsecretario de la Presidencia del Gobierno español, Excmo. Señor Don Luis Carrero Blanco, actualmente Vicepresidente del Gobierno de la Nación, a estos territorios tan lejanos pero considera­dos como parte integrante de España, se le confió al referido Señor Ministro, para su entrega al Caudillo de España, Excmo, Señor Don Francisco Franco Bahamonde, un documente que encerraba las aspiraciones auténticas del Pueblo de la Guinea Ecuatorial para acceder a su independencia total, concreta­mente en Santiago de Baney, el día 18 de octubre de dicho año.

   El Gobierno español, con su buena disposición, comprensivo de las legítimas aspiraciones del pueblo guineano, demostró una vez más su reconocida caballerosidad otorgándonos en el año 1963 una Autonomía como peldaño que nos ha de llevar con eficacia, seguridad y con conocimiento administrativo ha­cia nuestra anhelada meta, que es la consecución de nuestra soberanía absoluta; que desde el día 30 del pasado mes de octubre en esta Sala de Embajadores del Ministerio de Asuntos Exteriores, en tan histórica Conferencia Constitucional, se viene discutiendo en diálogo pacífico.  Esta autonomía fue refrendada en consulta popular por el pueblo de Guinea Ecuatorial en su conjunto, previo acuerdo tomado en esta capital de Madrid por los representantes de las dos Provincias que en su día vinieron a dialogar con la Potencia administradora sobre los módulos de dicha autonomía, aceptando todos como punto de partida, sin coacción alguna por parte de España ni de Río Muni ni de Fernando Póo, la UNIDAD TERRITORIAL.  Pues, siendo así, creo que el deber de todos los guineanos, en especial el de sus dirigentes, que en su día prestaron jura­mento de fidelidad a este principio, en este momento tan trascendental en la historia de Guinea, tendría que concentrarse en una nueva toma de conciencia, de responsabilidad y de respeto a los compromisos contraídos y a contraer en el futuro, única forma de poder ganar con simpatía la confianza no sólo de España sino también de otros países, junto a los cuales, después de nuestra independencia, seguiremos unidos en conceptos, ideales y principios en el gran concierto internacional.

   Basándome, pues, en esta nueva toma de conciencia de responsabilidad, permítame, Señor Presidente, hacer un llamamiento a mis hermanos aquí presentes, tanto españoles como guineanos, pidiéndoles a todos mucha calma, comprensión, colaboración y honestidad en esta Conferencia, ya que estamos aquí reunidos no para destruir sino para construir una Nación hispano-africana que, aunque pequeña en extensión, muy reducida en su población, con variedades dialécticas, será el día de mañana UNA, GRANDE Y LIBRE, en donde reinará la paz, la tranquilidad y el respeto para todos los factores humanos en pleno corazón de África negra; cualidades que nos otorgarán una personalidad propia dentro del conjunto africano, por el valor indiscutible del legado que España nos deja en su lengua castellana, su cultura y la religión católica.

   No debemos engañar al Gobierno español y a los españoles en general, diciéndoles que nos identificamos con ellos en todos los aspectos; esto es una mentira.  Guinea Ecuatorial aspira a su independencia. No hay ningún nativo de Guinea que no se siente africano y que no aspire a ser independiente políticamente.  Los que promulgan la tesis de integra­ción con argumentos falsos de separación, son hipócritas y faltos de valor.  Sabemos que por ciertos intereses particulares y por presiones por parte de un pequeño grupo de capital, se niegan a pronunciarse, perjudicando así de esta manera a miles de sus hermanos que ellos mismos reconocen que viven mal económica, social y políticamente.

   El problema de la Guinea Ecuatorial no se arregla con separar Fernando Póo de Río Muni con el pretexto de evitar la dominación de los bubis por el número mayoritario de los fangs. ¿Acaso la Guinea Ecuatorial está habitada sólo por fangs y bubis?  ¿No existen otras tribus minoritarias como el annobonés, el kombe, el bujeba, el corisqueño, el fernandino, etc., etc.?  ¿Quiere decir que esta otra pobre gente no tiene derecho, dentro de la sociedad guineana y que no deben ser protegidos por la Ley? Yo soy de Fernando Póo y pertenezco al grupo minoritario fernandino que me eligió mediante votación libre y democrática como único representante suyo ante esta Conferencia Constitucional (documento acreditativo de esta representatividad que obra en la Secretaría de esta Conferencia), porque así creen estar seguros que, aunque en esta Conferencia asisten otros señores pertenecientes a esa minoría fernandina, la voz de sus legítimas aspiraciones podrán ser reflejadas fielmente.  Mi presencia en esta Mesa se debe únicamente a la justicia que se aplica aquí en España sin favoritismo ni discriminaciones, porque en mi tierra de Fernando Póo ha habido maquinaciones por parte de los pro-separación para que por la Comisaría General no sea admi­tida oficialmente mi designación. Permítame, Excmo. Señor Presidente, expresar mi profundo agradecimiento y el de los demás miembros de mi grupo a la Presidencia de esta Conferencia este gesto demostrado claramente de equidad, al permitir sean oídas oficialmente las verdaderas aspiraciones de los fernandinos.

   Como tal representante de los mismos, me desasocio con las declaraciones hechas en esta sala por varios hermanos que han abogado por la separación, en nombre de Fernando Póo, en general.  Quiero hacer constar, y que se refleje bien claro en las Actas que se recogen en esta Conferencia, que mis predecesores que han optado por la secesión, exhibiendo ante esta digna Presidencia documentos en nombre del pueblo de Fernando Póo, han aducido un hecho completamente falso, falsedad que demostramos a la Delegación española en los siguientes apartados:

   1º- Las reuniones celebradas para la consecución de  las mencionadas firmas fueron convocadas y presididas por los gobernantes isleños que han abogado por la separación.

   2º.- Hago constar igualmente que las referidas Juntas  Vecinales no han expresado libremente el verdadero sentir del pueblo bubi al ser coaccionadas por la presencia de los gobernantes anteriormente aludidos.

   3º.- Que el grupo minoritario fernandino, al cual legalmente represento, no participa en los mencionados documentos.

   4º.- Asimismo, los otros restantes grupos minoritarios de Fernando Póo, annoboneses, kombes, bujebas, bengas, etc., etc., tampoco se adhieren a los documentos exhibidos.

   Siguiendo con ni intervención, puedo decir con certeza, que en Fernando Póo son objeto de discriminación por parte de algunos bubis, encabezados por sus dirigentes secesionistas, otros grupos minoritarios cono el fernandino, el annobonés, etc., etc., en todo el periodo autonómico.  Entonces me pregunto ¿para arreglar el problema de Fernando Póo, después de separarse de Hío Muni, habrá que proceder a nuevas divisiones?  ¿No creen Uds., Señor Presidente e ilustres señores Delegados del Gobierno español, que este procedimiento sería una desmembración total de la Guinea Ecuatorial y, por ende, un descrédito y mal fin de la obra colonizadora de España, en sus únicos territorios de África sub-sahariana? Acudiendo a tan errónea solución, España y nosotros los guineanos daríamos oportunidad a que Río Muni se vea absorbido por el Gabón o el Camerún, Corisco por el Gabón, Annobón por Portugal y Fernando Póo por Nigeria o Camerún.  La única verdad que se deduce a lo largo de esta Conferencia es el miedo de las minorías ante otras tribus mayoritarias.  Y esto tiene una solución viable y esperamos que España nos ayudará a buscar una fórmula que garantice, en la futura Constitución que se haga para la Guinea Ecuatorial, a todas las minorías sus legítimos derechos jurídico-sociales en todos los aspectos en igualdad de condiciones, confiando en la magna experiencia del Gobierno de S.E. el Jefe del Estado que ha sabido, con magnífica visión, tener juntos a varios individuos de distintos dialectos y caracteres en una gran familia española.

   Apoyando, pues, la petición de varios oradores gubernamentales, partidos políticos y otros grupos ideológicos o sectores de opinión, porque mi grupo no puede desvincularse con el sentir popular de los guineanos, pido, Señor Presidente, haga llegar al Jefe del Estado y Caudillo de España, Generalísimo Franco, así cono a su Gobierno, a través del Excmo. Señor Ministro de Asuntos Exteriores, nuestra solemne y sincera petición de:

   a)                  INDEPENDENCIA TOTAL de la Guinea Ecuatorial, dentro de su UNIDAD TERRITORIAL, que rogamos sea proclamada antes del día 15 de julio de 1968.

   b)        Formación de un Gobierne provisional, previas elecciones de tipo democrático, que conducirá a la Guinea a su deseada soberanía.

   Quiero hacer constar, Excmo. Señor Presidente, que al solicitar nuestra independencia, no significa rompimiento de las buenas relaciones que existen hasta ahora entre España y Guinea Ecuatorial, sino todo lo contrario, ya que , para que la futura Guinea Ecuatorial independiente camine en sus gigantescos pasos de emancipación plena, necesitaría siempre el apoyo moral, económico, social, cultural, técnico, etc., etc., del Gobierno español, mientras al propio tiempo espera la cooperación y colaboración estrecha del capital privado español para mayor convivencia y desarrollo del país.

   Esperamos que un día no remoto, alguna de los capitanes del destino de Guinea Ecuatorial, país de habla hispana, pueda expresar con orgullo aquella frase: “NUNCA EN LA HISTORIA DE ÁFRICA SE HA DEMOSTRADO TANTO EJEMPLO A TANTAS NACIONES POR TAN PEQUEÑA NACIÓN”.

   Muchas gracias”. (APLAUSOS)

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

   “Doy las gracias a Don Agustín Daniel Grange por su colaboración a los fines de esta Conferencia.

   Tiene la palabra Don Lucas Beholi"

   EL SEÑOR BEHOLI (D. Lucas), Representante de Corisco:

   "Excmo. Señor Presidente. Ilustrísimos Señores componentes de esta Conferencia Constitucional:

   “Yo, Lucas Beholi Malango, tomo parte en esta Mesa en calidad de único representante de la Isla de Corisco, cuya situación geográfica y demás condicionantes humanos y económicos conocen todos Uds. tan bien como yo.

   No creo deba insistir más en la materia fundamental que aquí nos tiene reunidos, porque todos los representantes de los distintos grupos ideológicos y étnicos aquí reunidos han dicho todo lo que sobre el tema puede decirse y argumentarse.

   Sin embargo, faltaría a mi deber si no dijera siquiera sólo unas palabras con el fin de fijar nuestra postura en relación con las dos cuestiones más importantes que se están debatiendo:

   INDEPENDENCIA

   Con relación a esta, es ni ruego al Gobierno español que fije la fecha de la independencia de la GUINEA ECUATORIAL, objeto de esta reunión política que celébranos, antes del día 15 de julio de 1968. Esta independencia total que solicito en nombre del grupo étnico que represento no significará, en nodo alguno, ruptura espiritual con la Potencia hasta aquí administradora.

   SEPARACIÓN

   Respecto a este punto, digo que los ríomunenses y con ellos, por tanto, los corisqueños, no comprendemos la postura del pueblo BUBI que en el Referéndum, para fijar la conveniencia de la Autonomía, otorgó su voto negativo, siendo por tal razón arrastrado a este régimen de gobierno que hoy disfruta, por cierto con mayores ventajas, de todo orden, que ningún otro grupo. Digo que no comprendo el que ahora se manifiesten algunos de sus representantes de manera tan poco lógica y negativamente política.

   Si hacemos un breve análisis de los miembros de gobierno durante este periodo de Autonomía, se verá las diferencias respecto al número de población y grupos étnicos:

GRUPO ISLEÑO  (incluida la Isla de Annobón) Bubis con 12.000 almas, tienen:

1  Gobernador Civil

4  Consejeros de Gobierno

2  Delegados Gubernativos

7     Diputados

1  Diputado annobonés

1  Delegado del Gobierno Autónomo, annobonés.

GRUPO CONTINENTAL (incluidas las Islas de Corisco y Elobey) Fangs. con 180.000 almas, tienen:

1  Gobernador Civil

4  Consejeros de Gobierno (incluido el Presidente)

7  Diputados

8        Delegados Gubernativos

Playeros (Ndowé) con 50.000 almas, tienen:

1  Consejero de Gobierno

1  Diputado

1  Delegado Gubernativo 

Corisqueños

                     Sin representación , como Elobey, en  los órganos de Gobierno de un modo personal. 

   No vemos, por tanto, Señores, donde está ese mal entendido "imperio fang" que se viene manejando tan injustamente.

   En todo caso cabría preguntarse: ¿quién tiene mayor poder decisivo en estos Órganos de Gobierno?.

   El Señor Presidente de la Asamblea, Don Federico Ngomo Nandongo, junto con el Señor Presidente del Gobierno, Don Bonifacio Ondó Edú, el día 29 de octubre de 1967, víspera de esta Conferencia, reunió, en los locales del Comité Sindical del Cacao, a los dos grupos de Fernando Póo y Río Muni, con el objeto de que el primero, o al menos alguna parte de él, expusieran las causas, las razones, por las que solicitaban la separación política de estos Territorios. Luego de larga e inoperante discusión no se llegó a una fórmula concreta sobre el particular.

   El objeto de la reunión era bien concreto: buscar los procedimientos más idóneos para un mutuo entendimiento y una acción conjunta, sobre la base de un único pueblo en el futuro, que hiciera posible del modo más adecuado la supervivencia de la futura GUINEA ECUATORIAL.

   Termino diciendo que si en todos los discursos aquí pronunciados se ha alabado, como es debido, la obra de España en nuestro país, se ha omitido, a ni entender, un detalle que debo hacer resaltar.  Si nosotros pretendemos mirarnos en ella para nuestro futuro gobierno, hay un lema que campea en su escudo nacional, que dice: "UNA, GRANDE, LIBRE", emblema que nosotros quisiéramos fuera el que tuviera nuestra futura NACIÓN en su propia actividad, para siempre.

   Muchas gracias, Señores".  (APLAUSOS) 

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Doy las gracias a Don Lucas Beholi por su colaboración a los fines de esta Conferencia.

   Tiene la palabra Don Antonio Eworo."

   EL SEÑOR EWORO OBAMA (Don Antonio), del partido I.P.G.E.:

   "No me llamo Antonio, sino Antonino".

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

   "Efectivamente, con ese nombre figura inscrito. Fue una equivocación mía. Perdóneme".

   EL SEÑOR EWORO OBAMA (Don Antonino):

   "Antes de comenzar mi intervención, sin sujetarme a ningún papel escrito, quiero decir unas palabras.

   Yo entiendo, aunque no sea así, que todos somos hermanos, aunque nuestro color sea diferente, según seamos metropolitanos o africanos, y no encuentre bien que ciertos hermanos de la Mesa se rían ante ciertas dificultades por parte de la Representación guineana al leer en castellano sus discursos.

   Me veo obligado a decir esto porque el jueves y viernes últimos observé ciertas risas en algunos hermanos metropolitanos de la Mesa cuando otros hermanos africanos leían, como podían, sus discursos, porque, claro está, no conocen la lengua castellana como los que han nacido en la Península.

   No quiero decir los nombres de los que se rieron porque estamos en una Conferencia política y no se puede atacar directamente.  Es algo así como los sacerdotes en el altar. El sacerdote hace referencia a los pecados y el pecador ya se dará cuenta de que ha sido él el que ha incurrido en falta. "A lo mejor este pecado lo he cometido yo".

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

   "Ruego a Don Antonino Eworo que aclare si al hablar de la Mesa se refiero a la Presidencia o en general a los asistentes a esta Comisión.  Si la Presidencia hubiera cometido alguna incorrección, le pido perdón".

   EL SEÑOR EWORO OBAMA (Don Antonino) :

   "No me refería a la Mesa de la Presidencia.

   Señor Presidente, Señores Delegados:

   Me cabe ante todo agradecer en nombre de la "IDEA POPULAR”, Movimiento que tengo el honor de presidir, al Gobierno español su nobleza y generosidad en materia de descolonización, expresando sin embargo mi personal satisfacción por parte del Excmo. Señor Ministro de Asuntos Exteriores, Presidente de esta Conferencia, así como al Señor Presidente de esta Sesión, por cuanto que hasta ahora las sugerencias de la Delegación guineana siguen debidamente escuchadas con bastante atención.

   En pocas palabras quiero hacer ver una vez más a toda la Conferencia que la Delegación guineana está un poco confusa en el sentido de que, hablando de la independencia de Guinea para la que España, en muchas ocasiones, ha declarado que su Gobierno no ofrecería dificultad alguna en cuanto a tal independencia, siempre y cuando la mayoría de Guinea así lo solicitara; de igual forma, el Gobierno español, a través de su Representante en las Naciones Unidas, D. Jaime de Piniés, ha declarado ante dicha Organización Internacional, que solo al pueblo guineano le compete decidir su futuro político.

   A raíz de tales proposiciones españolas, el pueblo do Guinea Ecuatorial, tanto ante el Sub-Comitó del Comité Especial de Descolonización, conocido por el Comité de los "24" de la O.N.U. el cual por invitación propia del Gobierno de Madrid, visitó la Guinea en el mes de agosto de 1966, como ante la Comisión Especial de la Asamblea General de Guinea Ecuatorial, había emitido y hecho públicos sus verdaderas aspiraciones, solicitando su independencia total; haciendo caso al pueblo de Guinea, y en cumplimiento de sus promesas, el Gobierno de Madrid ha convocado esta Conferencia Constitucional aquí reunida en pleno, cuyo objetivo único es, así lo creo, que España en mutuo acuerdo con la Guinea, decida en pro de la independencia total del país, la correspondiente fecha de su proclamación, así como la formación de un Gobierno provisional que se encargue de negociar con España, los acuerdos de cooperación económica, técnica, cultural y social, etc.,etc., que deben existir entre ambos Gobiernos.

   Me sorprende, pues, Señor Presidente, que tras una unidad territorial de más de un siglo, y regida por un mismo ordenamiento jurídico desde la colonia, pasando por la etapa de Provincia hasta la Autonomía de esta Región Ecuatorial española, y que ya tratando de trascender de ella, la Conferencia Constitucional, cuyos resultados políticos espera ansiosamente el pueblo de la Guinea Ecuatorial, tenga que entretenerse en un punto de divagación, por no decir vago, como es la triste cuestión de separación de Río Muni y Fernando Póo que yo, personalmente, considero plenamente interna.

   A este respecto, al repetir aquí la confianza que tiene el Pueblo guineano de conseguir del Gobierno español y de su pueblo, los resultados benévolos del futuro político sobre la independencia de Guinea, su fecha de proclamación no más allá del 15 de Julio del próximo año y la formación de un Gobierno provisional provisto de plenos poderes para responsabilizarse en las negociaciones de tratados y acuerdos a seguir por los dos países, quisiera patentizar una vez más lo que en varias ocasiones ha sido por varios Delegados expuesto, que mi Movimiento, como expresión de la mentalidad de todos los guineanos, entiende la palabra independencia cono únicamente la ruptura de la subordinación política, para acelerar todo el resto.

   Como Presidente de la "IDEA POPULAR", todo cuanto puedo decir en esta ocasión, que me ha sido ofrecida, está patentizado por unos 126.603 miembros que actualmente integran mi Movimiento.

   ¿Quién ha dicho a España que la Guinea Ecuatorial no quiere tener fábricas de tejidos?  ¿Quién os ha dicho que no queremos tener fábricas de coches, de bicicletas, de aviones, etc., etc.? ¿Quién ha dicho a España que mi pueble no quiere tener todas sus carreteras asfaltadas?  ¿Quién os ha dicho que no queremos tener universidades para obtener doctores en todas las ramas, como los tiene España misma? En fin, no puedo continuar contando todos nuestros deseos; únicamente hago estas indicaciones para asegurarles que mi país únicamente de­sea su independencia política completa, que no significa absolutamente ruptura alguna con España.

   Señor Presidente, no me hace falta hacer esta vez una larga intervención porque todo ha sido ya expuesto por mis colegas; únicamente quiero pedir a España que todos sus buenos propósitos y conceptos respecto al futuro político de Guinea sean traducidos en actos.

   Desde esta Conferencia, Señor Presidente, España y la Guinea deben tener en cuenta las palabras del gran CASELEY-AYFORD pronunciadas en 1925. Dijo: "La cooperación es la palabra más grande del siglo; con la cooperación podemos obtener la paz, la buena voluntad y la concordia; sin ella, llegaríamos a la ruina, a la confusión y al caos”.

   Pero no puede haber realmente cooperación entre inferiores y superiores aunque lo intenten. Llegaría el momento de que los elementos superiores traten de dictar a los elementos inferiores y resultarían éstos dictados.

   Se desprende lógicamente que, si no se hace un esfuerzo honrado para elevar al inferior al nivel del superior, y si éste no lo soporta, todas nuestras palabras relativas a la cooperación son aire vacío.

   Con el deseo de progresar la Guinea, los habitantes de dichos territorios están dispuestos a llevar una estrecha cooperación con la Madre Patria España, pero dicha cooperación debe realizarse entre dos Estados soberanos y no entre uno soberano, que es España, y otro dependiente, que es la Guinea Ecuatorial.

   Para terminar, Señor Presidente, en vez de la independencia,¿dónde cree España que pódenos ir, después de haber recorrido todas las etapas de colonia y provincia, hasta esta autonomía de tipo económico-administrativo, que sólo los guineanos hemos podido aguantar en cuatro años?

   La Guinea Ecuatorial espera y espera que nuestra delegación la lleve de la Madre Patria la contestación de los siguientes puntos:  

   1º.- Aceptación o nó de la independencia total.

   2º.- Fijación de su fecha.

   3º,- Formación de un Gobierno provisional.

   Acabo mi exposición agradeciendo una vez más a toda la Conferencia que haya tenido el honor de escucharme.

   Muchas gracias."  (APLAUSOS)  

    EL SEÑOR PRESIDENTE:

   "Doy las gracias a Don Antonino Eworo por su colaboración a los fines de esta Conferencia.

   Había dos oradores más inscritos para tomar parte en el debate de hoy; poro a última hora han manifestado deseos de no intervenir.  Se trata de los Señores Estanislao Kuba y Jovino Edu.  Señores Estanislao Kuba y Jovino Ebu ¿debo entender que quedan inscritos para mañana o que renuncian al uso de la palabra?

   EL SEÑOR EDU (Don Jovino), del I.P.G.E.:

   "En nombre de mi partido, estoy inscrito en otra Comisión".

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

   "Queda abierta la inscripción para mañana.

   Se ha terminado ya el turno de los Representantes de Organismos y de los grupos ideológicos y ahora se está cumpliendo el turno de los que, indistintamente, perteneciendo a  Organismos o a los grupos ideológicos, no lo hacen en representación de los mismos, sino personalmente.

   Por consiguiente, para tener una idea sobre la duración de las tareas de esta Comisión Política, he de rogar a todos los que deseen hacer uso de la palabra, se inscriban para mañana. No quiere decir esto que necesariamente tengan que intervenir mañana mismo; podrá ser otro día, pero todos los que deseen hablar, repito, deberán inscribirse para poder así fijar con más o menos exactitud el programa de sesiones.

   Pásenos ahora a cuestiones incidentales".

   EL SEÑOR N'DONGO (Don Atanasio) , de MONALIGE:

   "Señor Presidente,

   En relación con la intervención ante la Conferencia Constitucional, con fecha 8 del corriente, de Don Francisco Macías Nguema, Vicepresidente del Gobierno Autónomo de la Guinea Ecuatorial, y el firmante de la presente, D. Atanasio N'Dongo Miyone, me veo nuevamente precisado a intervenir, que esta vez obedece, esencialmente, a un punto de honor y de dignidad, cono persona con derecho a la protección jurídica en materia de difamación pública y caracterizada; y por otra, cono personalidad política de Guinea Ecuatorial, responsable. No quisiera abrir en este suceso una polínica de carácter antagónico, o de lucha de influencias personales contra éste o esotro compatriota guineano.  Tan sólo ruego a esta digna Presidencia que haga constar en el Acta de hoy y autorice su circulación entre los Miembros oficiales de las dos Delegaciones, el adjunto documento (1) difundido con fecha 3 de los corrientes, en nuestras Oficinas políticas de Fernando Póo y de Río Muni por el Excmo. Señor Vicepresidente del Consejo del Gobierno Autónomo, persona, por consiguiente, con gran influencia sobre la opinión pública guineana"

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

   "Consten en Acta las palabras de Don Atanasio N'Dongo.

   ¿Algún Representante quiere tomar la palabra?"

   EL SEÑOR WATSON (Don Gustavo), Consejero de Sanidad:

   “Me levanto, Señor Presidente, para hacer una manifestación a V.E. y a la Conferencia en pleno.

   Hago constar que hablo no sólo en mi propio nombre y como Consejero de Fernando PÓo, sino en nombre de la abrumadora mayoría de los representantes de Fernando Póo.

   Claro está que como ha dicho la prensa, se trata de la opinión de una minoría, lo somos dentro de Guinea, pero hablo en nombre de la mayoría de esa minoría; es decir, en nombre de la mayoría de Fernando Póo.

   Con la intervención que han acabado Uds. de oír del Sr.  Copariate, las Representaciones de Fernando Póo dan por finalizada su intervención en la Conferencia.

   Ha quedado clara nuestra posición.

   Ha quedado clara también la posición de los Representantes de Río Muni.

   Estos solicitan de España la independencia plena para antes del día 15 de julio de 1968.

   Nosotros no queremos esa independencia con ellos.

   Por lo tanto, Uds. pueden continuar, si quieren, sus conversaciones con los Representantes de Río Muni, las Comisiones Técnicas y Jurídicas, nosotros no tenemos prisa.

   Nos auséntanos.  Volveremos cuando se nos llame para discutir el futuro de Fernando Póo.

   Muchas gracias y adiós."

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

   Esta opinión expresada por el Sr. Watson, ¿por quién está sustentada exactamente?  (OCHO REPRESENTANTES DE LA DELEGACIÓN GUINEANA LEVANTAN LA MANO).

   ¿Debo entender que la representación de Fernando Póo expresa su deseo de no seguir colaborando en esta Conferencia?

   El Sr. Watson dice que han terminado sus intervenciones. Esto es lo mismo que decir que si cuando hablaron los representantes bubis, se hubieran ausentado los demás, lo hubiera encontrado muy natural.

   ¿Tenemos que, repito, dar por sentado que la minoría de Fernando Póo, que pueda ser la mayoría en su isla, no piensa colaborar con los fines que el Gobierno español se ha trazado al convocar esta Conferencia?"

   EL SEÑOR GORI MOLUBELA (D. Enrique) - Vicepresidente de la Asamblea General :

   "Quiero hacer una aclaración, porque me parece que por el mismo Señor Presidente de la Comisión se dijo aquí que se fijaban un número de dos intervenciones por cada grupo o representación oficial, y resulta que esto se está prolongando, apareciendo oradores como hongos todos los días.  Al suscribir y defender la idea del Sr. Watson lo hago para evitar que esta Comisión sea interminable.  Si se hubiera dado oportunidad a Fernando Póo hubiera traído más oradores, ya que así parecerá que somos pocos, y efectivamente la Prensa dice que estamos en minoría;  si se cuentan numéricamente las intervenciones, evidentemente que estamos en minoría, pero esto es porque habíamos creído que había una representación oficialmente admitida, en vez de aparecer oradores nuevos todos los días, que siguen repitiendo lo mismo.  Precisamente esto queremos pedir:  no repetir lo mismo, porque es un círculo vicioso.

   EL SEÑOR PRESÍDENTE:  

   "Hasta ahora sólo han hablado representantes de los grupos admitidos en la Conferencia.  De manera que no encuentro ninguna base para la postura de los señores Gori y Watson, teniendo en cuenta las facilidades que su grupo ha gozado en esta Conferencia.

   Ellos son muy libres de asistir o no, pero su acto no puede tener más que una interpretación, para todos muy clara".

   EL SEÑOR MARTIN VILLA (D. Rodolfo) - Representante del Ministerio de Industria):

   "Creo que a todos nos interesa, a los representantes de la Guinea Ecuatorial y a los representantes de la España peninsular, que estas reuniones acaben feliz y normalmente. Piensen los representantes de Río Muni que en uso de una política de colaboración, otros pueden tener que realizar sus intervenciones, y ellos por supuesto son muy libres de hacerlo.  En todo caso, piensen también los representantes de Fernando Póo que no pueden prejuzgar el interés de las interven­ciones que otros podemos hacer y que en uso de la. misma deferencia que los demás hemos tenido al escucharles, en uso de un principio de igualdad de oportunidades, tenemos que pedirles a los representantes de Fernando Póo que permanezcan en las reuniones de esta Comisión Política para oír a los demás.

   Por tanto, pediría a los representantes de Fernando Póo, sobre todo al Vicepresidente de la Asamblea General y Presidente de la Diputación de Fernando Póo, Señor Gori, que diga a sus compañeros de representación que lo que deben hacer, siguiendo la misma táctica y estrategia mantenida por los demás, es permanecer hasta el final de la Comisión Política, que por otro lado me parece que está muy próximo, según la idea de la Presidencia"

   EL SEÑOR GORI MOLUBELA (D. Enrique) - Vicepresidente de la Asamblea General -:

   "Es que a nosotros no nos habían dicho quiénes iban a intervenir.  Nos dijeron que iban a ser espectadores nada más.

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

   "Los trabajos de esta Comisión Política pueden terminar mañana, o al menos las intervenciones de los representantes Guinea. De manera que no es mucho pedir un día de paciencia a los representantes de Fernando Póo,  Los trabajos de esta Comisión no pueden ser indefinidos, y como máximo se terminarán mañana, no parece quedan más oradores.

   "Creo que el deber de la Mesa es oír a todos los que quieran manifestar algo sobre las aspiraciones políticas del pueblo guineano. La representación de Fernando Póo ha tenido ocasión de hacerlo con la extensión, en el número y en la representación que ha creído conveniente.

   Invito a que colaboremos todos a los fines de esta Conferencia, que son los trazados por el Gobierno español, y porque sólo de la colaboración pueden esperarse resultados eficaces e importantes que correspondan a la ilusión que todos hemos puesto con la convocatoria de la misma.

   No se trata de oír a más representantes de la Guinea, que también este título sería bastante para que los que quieran ahora ausentarse se queden, sino que la Delegación española puede tener algo que manifestar e interesa que lo oigan. Por tanto, les rogamos que permanezcan en Madrid y asistan a estas reuniones, cuyo programa de trabajo quedará definitivamente trazado mañana, una vez que sepamos el número de oradores que todavía piensan intervenir.

   La Comisión Política ya pierde, por así decirlo, su fuerza fundamental, cual es conocer la opinión de los grupos, dando paso a las de las personalidades -es posible que existan personalidades aisladas que quieran reafirmar la posición del grupo a que pertenecen-. No obstante los trabajos de la Comisión continúan mientras haya oradores que puedan hablar por no haber tenido ocasión de intervenir anteriormente. En consecuencia, el plan de trabajo quedará trazado mañana, por lo que pedimos colaboración a todos"

   EL SEÑOR WATSON (D. Gustavo) - Consejero de Sanidad :

   "Pedimos un aplazamiento para el mes que viene".

   EL SEÑOR NGOMO (D. Federico) - Presidente de la Asamblea:

   "No voy a hablar como Presidente de la Asamblea, sino como cristiano.  Ruego que no se mencionen aquí unas pequeñas.  separaciones que haya habido en la Iglesia, porque en la J intervención del Señor Copariate se ha hablado de no sé qué supuestos incidentes en un seminario.  Somos cristianos y debemos respetar las cosas de la Iglesia. En los debates sobre separación, independencia o no independencia, no debemos mezclar a la Iglesia, que es universal y que no puede mezclarse en los asuntos de la calle.  Es mezclar los problemas".

   EL SEÑOR PRESIDENTE:

   "La Presidencia manifiesta al Señor Watson que el aplazamiento de la Conferencia no puede tener lugar, a no ser que naturalmente lo pida por unanimidad la Delegación guineana, sin que la Delegación española haya tenido ocasión de hablar, de dialogar con los guineanos. Por tanto, no hay aplazamien­to, y mañana a las siete volvemos a reunimos para que hablen los oradores inscritos, si los hay, y si no trazaremos el plan de trabajo para los próximos días.

   ¿Algún Señor representante desea hacer uso de la palabra? (PAUSA)

   Se levanta la sesión.".

   Eran las veinte horas cuarenta y cinco minutos. 

   DON EDUARDO DE ZULUETA Y DATO, Secretario de la Comisión Política, doy fe de cuanto antecede. Madrid, fecha ut supra.

   [Va la firma]

   (1) El ejemplar a que se hace referencia se incorpora a la documentación de este Conferencia.

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

 

Volver a "La independencia"