NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

HOJAS INFORMATIVAS

 

20 de marzo de 2007

INFORME SOBRE DERECHOS HUMANOS EN GUINEA ECUATORIAL 2006 (CPDS) 

Introducción 

   Mientras el propio Presidente de la República se vanagloria públicamente de que Guinea Ecuatorial ocupa el 3º ó 4º puesto en el crecimiento económico del continente africano, los informes de Naciones Unidas sobre Desarrollo Humano lo sitúan entre los últimos del mundo, presentando así la mayor diferencia en el mundo entero entre la riqueza disponible en el país y el grado de bienestar de su población. La población de Guinea Ecuatorial, a pesar de su inmensa riqueza, sigue conociendo la miseria extrema, esperando la concretización de las promesas de mejoras sociales del presidente y asistiendo, empero, como meros espectadores al enriquecimiento excesivo y ultrarrápido del Señor Obiang y allegados. 

   Cuando, por razones hasta hoy inexplicadas para el común de los guineanos, la Comisión de derechos humanos de las Naciones Unidas decidió retirar la figura de su Representante Especial para Guinea Ecuatorial en el año 2002, éste aseveró: “El pueblo de Guinea Ecuatorial sigue sufriendo impunemente los graves atropellos del régimen que lo gobierna. No se puede hablar de Estado de derecho en Guinea Ecuatorial al estar todos los poderes concentrados en una sola persona que decide por todas las demás y sin ningún tipo de miedo hacia la comunidad internacional: el Señor Obiang”. Hasta esta fecha, esta situación no ha cambiado de un ápice. 

   Productor de petróleo desde 1992, los esfuerzos visibles del Gobierno se limitan a algunas obras de fachada destinadas a hacer de Guinea Ecuatorial un país escaparate, sin contenido consistente, en el que, visiblemente, las condiciones de vida de la población y el bienestar de la sociedad no preocupan: asfaltado de algunas carreteras, colocación de semáforos en las calles de las dos principales ciudades, Malabo y Bata,  algunas fuentes públicas, inmuebles privados, potenciación del poblado natal del presidente, etc. Al lado de eso, todas las ciudades del país carecen de agua corriente, de electricidad segura, la sanidad y la educación siguen sin conocer cambios significativos; no se da importancia a la calidad de los recursos humanos en el sector público, con unos maestros y profesores que en muchos casos no saben leer ni escribir correctamente, unos médicos y enfermeros matasanos, a los que se ha hecho creer que por fidelidad al partido lo sabían aunque den miedo a los enfermos, unos jueces designados a dedo por conveniencia ideológica, etc. 

   Con el incremento de  la producción del petróleo en la República de Guinea Ecuatorial, el poder totalitario, tentacular y la impunidad del Señor Obiang crecen también, inversamente a la posibilidad de los habitantes de este país de influir en a gestión de sus asuntos. El largo proceso de apertura democrática emprendido permanece en promesas incumplidas, promesas que sus socios bilaterales y multilaterales no se esfuerzan por evaluar. 

   Obiang se ha convertido en un personaje muy rico, con un poder asombroso, capaz de flirtear y sortear con americanos, chinos, franceses y españoles, sin que ninguno de ellos se sienta con ánimos verdaderos de exigirle respeto de los derechos fundamentales de sus conciudadanos. 

   La violación habitual y totalmente impune de los derechos fundamentales de las personas sigue siendo la tónica corriente del régimen que gobierna Guinea Ecuatorial. La sociedad civil en su sentido real es inexistente y el régimen impide su constitución. La oposición política, fraccionada y sin recursos, carece de influencia determinante sobre el régimen del señor Obiang. 

   El año 2006, como los precedentes, ha conocido numerosas violaciones  en toda la extensión del país, violaciones no siempre conocidas de las instancias de denuncia ni  siempre tomadas como graves por las propias víctimas. Por otra parte, una importante mayoría de víctimas de violaciones de derechos humanos  prefiere no denunciarlas por miedo a las represalias del régimen. Prefieren sufrir en silencio. Y es el terror que conocen ordinariamente los habitantes de la República de Guinea Ecuatorial. 

   Siempre fiel a su compromiso y demostrando su acción sobre el terreno, Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial (CPDS) denuncia la persistencia, sin mejora notable, de las violaciones de los derechos humanos en Guinea Ecuatorial con carácter sistemático y expone a continuación, sin ningún carácter exhaustivo, algunas de las violaciones registradas a lo largo del año 2006. 

 

I  -  DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS 

1 - Derecho a la Vida 

   i)- Fernando ESONO NZENG, detenido, encarcelado, juzgado a comienzos de 2004 y condenado a muerte por el asesinato el 21/11/2003 de César Baltasar KONO EYONÓ, comúnmente conocido por “Baltimore”, fue ejecutado por fusilamiento en Evinayong el 20/04/2006, sobre las 12h00, en un descampado ubicado a unos cinco kilómetros en las afueras de la ciudad. 

   ii)-José MEVIANE NGUA, unos 55 años de edad, fue encarcelado en la comisaría de Policía de Kogo el viernes 18/08/2006 tras una disputa con su pareja, Doña María del Pilar BIDJIME. Nada justificaba el encarcelamiento. 

   En la misma noche del 18 al 19/08/2006, algunos vecinos cuentan cómo dos policías, uno a cada lado, sacaban a José sobre las 22 horas sosteniéndolo por los sobacos para meterlo en la furgoneta de la Policía y llevarlo al hospital distante de unos 1,5 Km en coche.  El enfermero de guardia aquella noche explicará que José llegó cadáver al hospital. 

   Los policías cargaron de nuevo con el cuerpo y lo entregaron a la familia del muerto en el barrio Kogo-Chico, dando oficialmente la inverosímil explicación de que se había suicidado en su celda enganchando su propia camisa a las celosías situadas a más de tres metros del suelo de su cuarto de detención. José tenía un hematoma en la garganta así como marcas de golpes en la espalda. Fue enterrado en el cementerio de Kogo el 19/08/2006 sobre las 17 horas. 

   iii)- Cuerpo sin identificar: En su programa “Cosas que ocurren” del 25/01/2007, el presentador Roberto Mozuy Nguema de la Televisión Asonga de Bata dejó atónitos a todos los telespectadores de esta ciudad cuando enseñó la imagen del cadáver entrando en descomposición de una persona depositada clandestinamente en la cámara mortuoria del hospital regional de Bata. 

   El encargado del depósito declaró en directo que el cuerpo llevaba allí más de un mes sin que viniera nadie a reclamarlo ni a reconocerlo. Dijo que lo había traído el Comisario de Policía de Mondoasi el día 03/12/2006 (el mismo que mató al taxista Mariano Esono, alias Nenuco, en marzo de 2005) y que, desde entonces, el cuerpo estaba pudriéndose allí, habida cuenta de las deficientes condiciones de conservación que ofrece el depósito. 

   A continuación, en presencia del  Director Técnico, el Director Gerente del hospital confirmó que el cuerpo había sido  traído por el comisario de policía y depositado en la morgue sin registro, es decir, clandestinamente. El dirigente del hospital siguió denunciando este hecho como asimilable a un tráfico ilegal de cuerpos humanos, lo cual debería ser pasible de persecuciones legales. 

   Sin embargo, ni los dirigentes del hospital ni los presentadores de la TV precisaron si alguna denuncia formal había sido presentada ante las autoridades judiciales ni si el referido comisario había sido objeto de alguna medida legal. 

   iv) – Cabe destacar también el asesinato el 12/06/2006, sobre las 21h30, de un muchacho de 17 años, de nombre no publicado, por Salvador Ncogo, empleado del teniente-coronel Hugo, hijo del presidente Obiang. El asunto fue también tratado en la radio Asonga antes de ser brutalmente interrumpido.  

   El muchacho, aparentemente débil mental, frecuentaba el local, propiedad de Hugo, donde trabajaba Salvador. Habiendo recibido instrucción de su jefe de que el muchacho no viniese con tanta frecuencia al local, porque no era de su nivel, y habiendo contraído asimismo un compromiso ante un curandero maliense de sacrificar a una persona para poseer riquezas, Salvador no vaciló en estrangular al muchacho confiando en la impunidad que le confería el hecho de ser empleado del teniente coronel Hugo. 

   v) – El fenómeno conocido a lo largo de 2006 como “Los Plateados” ocasionó numerosos asesinatos de ciudadanos inocentes en la capital Malabo. 

   Los Plateados fueron una banda organizada dedicada a agredir con armas a ciudadanos ordinarios, a los que extorsionaban y muchas veces mataban. Más tarde se supo que eran todos miembros de la Seguridad Presidencial de Obiang, algunos de los cuales permanecen hoy recluidos en la cárcel de Black Beach, y declararon haber actuado siguiendo instrucciones de “gente bien situada en el poder”. 

   vi) Atanasio Bitá Rope Laesá,  cofundador y dirigente del Movimiento para la Autodeterminación de la Isla de Bioko (MAIB), fue secuestrado el 4 de febrero de 2006 en Abidjan por personas uniformadas y encontrado muerto al día siguiente en la capital marfileña. Nunca se pudo determinar oficialmente la autoría de este crimen.

 

   Bitá Rope participó en el levantamiento popular de los Bubis del  21 de enero de 1998 en Lubá, el cual desencadenó una durísima y exterminadora represión contra los Bubis, muchos de los cuales tuvieron que refugiarse varios meses en el bosque, entre los cuales Bitá. Juzgado “in absentia” y condenado a   muerte en el macrojuicio sumarísimo y sin garantías celebrado a finales de mayo de 1998 en el cine Marfil de Malabo, se exilia en Camerún donde obtiene el reconocimiento del ACNUR. En varias ocasiones las autoridades guineanas hicieron gestiones por repatriarlo, y por esta inseguridad y acoso del régimen guineano, tuvo que trasladarse a Benín y más tarde a Costa de Marfil donde finalmente muere asesinado.

 

   El régimen del señor Obiang sigue sin pronunciarse sobre este asesinato ni esclarecer la autoría que en él le atribuyen diferentes medios. 

   vii) - En este informe, hemos querido señalar también una muerte ocurrida en 2003 y cuyos datos la familia, por miedo a las furias del régimen, nunca quiso revelarnos: 

   Frida Marisol EYANG NGUEMA, veinte años, embarazada, fue atropellada sobre la acera en el mercado de Ngolo, en Bata, el 22/08/2003 por un vehículo de la caravana del presidente Obiang Nguema conducido por Ndong Obiang, cuando se dirigían al interior de la región continental. Moribunda, la niña fue conducida al hospital general por Cayo Ondo Mba, pero la niña falleció el mismo día. 

   Una vez el cadáver en su domicilio, Julián Ondo Nkumu, ayudante de campo de Obiang,  trajo dinero para el ataúd y para la celebración de los funerales. Después de los funerales, Obiang convocó a la madre, padre y tío de la fallecida proponiéndoles dinero. La madre, responsable legal de la fallecida, se negó a aceptar el dinero, alegando que la muerte de su hija no era un negocio. El presidente les propuso entonces otras alternativas: se concedió beca de estudios a China a una de las hermanas de la fallecida, un puesto de trabajo de empleada en el Ministerio de Obras Públicas a otra y dinero a la madre para que iniciara un negocio. La madre sigue sin querer proporcionar más detalles sobre este hecho.

 

2 - Derecho a la Dignidad, al Honor  

   Las autoridades que gobiernan la República de Guinea Ecuatorial ignoran totalmente los conceptos de dignidad y honor relacionados con los ciudadanos de este país. Por eso jamás vacilan en insultar, en infligir torturas, vejaciones diversas, trabajos forzosos, humillaciones de diversos tipos, hambre a los presos y, en ocasiones, como varias veces hemos denunciado en informes anteriores, mutilaciones y violaciones de mujeres, solteras o casadas. 

   La mayoría de los atropellos denunciados en el presente informe representan violación a la dignidad y al honor de los ciudadanos guineanos. 

 

3 - Derecho a la  Integridad física y mental de la persona  

   Convergencia para la Democracia Social vuelve a denunciar vigorosamente el aliento que da el régimen que gobierna Guinea Ecuatorial a la importación, comercialización y consumo de bebidas alcohólicas en todo el ámbito territorial de Guinea Ecuatorial, muy particularmente entre la población joven, contribuyendo ello a mantenerlos voluntariamente en estado de permanente dependencia alcohólica y de incapacidad de reivindicar sus derechos.  

   Asimismo el pretendido desarrollo de la “libertad de culto” en Guinea Ecuatorial ha dado lugar a la proliferación de sectas bajo el término de “iglesias”, más ocupadas en predicar el poder divino del Presidente Obiang y en ejercer ilegalmente la profesión médica al pretender ser centros de cura milagrosa de enfermos a través de la oración. 

   De la misma manera, CPDS denuncia el oscurantismo que consiste en atribuir a los curanderos poderes ocultos y especiales, confiriéndoles impunidad, autorizándoles ceremonias rituales en las que se consumen drogas (Iboga) y utilizándoles finalmente como instrumento de propaganda política para el PDGE  a través de su tenebrosa asociación  de médicos tradicionales de Guinea Ecuatorial (Asometrage), que se nutre exclusivamente de las larguezas del régimen que gobierna el país. 

   Las prácticas nocivas de todos estos grupos de interés del PDGE para la salud de las personas, constituyen una verdadera violación de la integridad física y mental de las personas en Guinea Ecuatorial. Significan también una pérdida de posibilidades de curarse para estos enfermos. 

 

4 - Derecho a no ser torturado ni sometido a penas o tratos inhumanos o degradantes 

   La tortura sigue siendo de práctica corriente, habitual e impune en todos los lugares de detención de la República de Guinea Ecuatorial. Y de forma casi sistemática se tortura a los presos para obtener de ellos las confesiones deseadas.  

   La tortura es casi siempre practicada por agentes de la Seguridad, policías, gendarmes, militares o por cualquier elemento uniformado. Se tortura por propia iniciativa o por orden de algún miembro del gobierno, familiar o amigo de algún personaje influyente del régimen. 

   La  aprobación por el Parlamento nacional de la Ley contra la Tortura en septiembre de 2006 no ha servido para imprimir cambio alguno, hasta esta fecha, en el comportamiento de los torturadores de Guinea Ecuatorial. La Ley Fundamental vigente no hace ninguna mención explícita de la prohibición del empleo de la tortura o de cualquier trato cruel e inhumano. 

   i) - Con ocasión de la conmemoración el 1/12/2006 del día mundial de lucha contra el VIH/SIDA, el Gobierno ordenó concentrar a los estudiantes de todos los centros de Enseñanza Primaria y Secundaria de la capital en el Palacio de Conferencias y Exposiciones de Malabo para escuchar charlas sobre esta enfermedad. En esta caótica organización, en la que se obligó a los jóvenes a transitar por la carretera de mayor tráfico de todo el país, murió una estudiante, Eulalia Masoko, menor de quince años, atropellada por un camión, y resultaron heridos de gravedad otros seis. Indignados, los estudiantes improvisaron una manifestación espontánea, lanzando piedras contra tiendas y vehículos oficiales y causando importantes destrozos. En represalias, las Fuerzas de orden, encabezadas por el ministro de Seguridad, el General Manuel Nguema Mba, quien empuñaba una pistola, procedieron a la detención indiscriminada y masiva de jóvenes que fueron salvajemente torturados en las dependencias policiales. 

   ii) - Un ejemplo de tortura gratuita: En la madrugada del 21/05/2006 fue encontrado en el barrio de Ikunde de Bata, en el Km 4 de la carretera de Mbini, el cuerpo de Norberto Nchuchuma Nchuchuma, 17 años de edad, muerto violentamente entre las 4h y las 5h de la madrugada, con el cráneo severamente fracturado. No había indicios que orientaran hacia un móvil ni hacia un autor. Se supo que había estado de juerga con sus amigos la tarde anterior y se dedujo que estos amigos no podían ignorar lo que había pasado. Desde el mismo día, la gendarmería detuvo a diez de ellos, ocho chicos y dos chicas. Todos, excepto uno, fueron bárbaramente torturados para sacarles la verdad. Atados “a la Etiopía”, con los codos amarrados en la espalda y las muñecas por delante, atados también de los tobillos y estos, a su vez, plegados hacia atrás y reunidos a los codos en la espalda, de suerte que las plantas de los pies quedan vueltas hacia la nuca. Colgados entonces de una viga en esta posición, a baja altura, recibían golpes en las plantas de los pies con enormes cables eléctricos. Otros eran llevados con los ojos vendados a la playa de Utonde, al norte de Bata, donde se simulaba una ejecución inminente, con ruidos de armas, si no decían la verdad. A pesar de todas estas maniobras, los torturados no reconocieron los hechos. Uno de ellos no fue torturado porque se encontró en el lote por mala suerte; había pasado parte de la noche con una de las chicas implicadas en el asunto; no conocía ni al muerto ni a los demás detenidos.

   Más tarde, el 27/05/2006, resultó que otro chico del mismo barrio, que no formaba parte del grupo de amigos detenidos y del que nadie había sospechado nada desde el principio, tuvo actitudes que lo hicieron detener también. Y desde el primer interrogatorio reconoció él mismo ser él el autor del crimen.

   Es decir que todos los que habían sido tan cruelmente torturados eran, finalmente, inocentes.  

   iii) - El 25/02/2007, durante la gira preelectoral unilateral del presidente Obiang, fueron detenidos en Acurenam 16 jóvenes pensando que eran hijos de militantes de CPDS, porque el viceministro de Agricultura y Bosques, Don  Domingo Ndongo Olomo, que acompaña a Obiang en su periplo, les imputó el robo de un reloj y prendas personales mientras se bañaba en una playa fluvial. Todos fueron conducidos a la comisaría de policía y torturados por el policía Eduardo, chofer del Comisario, que se dio el sádico placer de apalearlos severamente bajo las plantas de los pies.

 

Condiciones de detención: 

   Cualquier autoridad puede ordenar la detención de cualquier ciudadano en Guinea Ecuatorial. Cualquier persona uniformada se otorga la facultad de poder detener a cualquier ciudadano sin que nada ni nadie se lo prohíba.  

   Independientemente de los grandes centros de detención, objetos de cierto cuidado, la promiscuidad reinante y los atropellos perpetrados en los pequeños centros y en las pequeñas comisarías locales de Policía en los barrios, como Campo Yaundé en Malabo, Comandachina, Mondoasi o Ngolo en Bata, por ejemplo, pasan habitualmente desapercibidos (léase el caso iii del derecho a la vida). 

   Los detenidos de la República de Guinea Ecuatorial son personas a las0 que el Estado no reconoce derechos: pierden su dignidad, sufren torturas y todo tipo de humillaciones y vejaciones, no pueden recibir asistencia sanitaria ni letrada cuando la necesitan; muchas veces no pueden recibir visitas de sus familiares. Muchos lugares de detención carecen de aseos y baños, debiendo los detenidos depositar sus excrementos ante los demás codetenidos en envases de fortuna. No es excepcional que hombres y mujeres se encuentren encerrados juntos. 

   En Guinea Ecuatorial, las cárceles siguen ubicándose en cuarteles militares y son custodiadas por militares, vieja costumbre heredada de la época colonial. La cárcel de Black Beach se renovó hace poco. En Bata se está construyendo una verdadera fortaleza en hormigón armado en el cuartel central de la ciudad. 

 

5 - Prohibición de la esclavitud y del trabajo forzoso 

   La mayor parte de los presos de Guinea Ecuatorial prestan servicios gratuitos a los dignatarios del régimen. Es práctica habitual y corriente. 

   También se obliga a todos los habitantes de los poblados de la parte continental del país a limpiar grades tramos de las carreteras nacionales, excepto en la provincia de Wele Nzás, de la que es originario el Presidente Obiang, donde el Ministerio de Obras Públicas paga a los que hacen este trabajo. 

   El 24/05/2006 se detuvo en el distrito de Nsok Nsomo a Antonio Eusebio Edu, 75 años de edad, por orden del delegado de gobierno porque se negó a someterse a los trabajos de desbosque obligatorio y gratuito de las carreteras. 

   El 19/09/2006, el delegado de gobierno de Micomeseng, Pedro Mba Obiang, ordenó detener y encarcelar en la Policía local al secretario general distrital de CPDS, Luis Mba Obiang, por negarse este a desboscar la carretera de manera forzosa, sin remuneración. El  día 21, tras permanecer dos días encarcelado, fue presentado al juez comarcal de Micomeseng, quien declaró no encontrar motivo de encarcelamiento. Pero el delegado de gobierno insistió que Luis debía recibir un correctivo y decidió trasladarlo a la cárcel de Ebibeyín (jurisdicción superior) por “insubordinación manifiesta, desobediencia civil, falta de respeto y consideración a la autoridad e instigación a la población”.  Luis quedó encarcelado durante una semana y debió pagar una multa de 25.000 F CA (unos 38 €) para que se le liberara.

 

6 - Derecho a la Libertad personal (Detención arbitraria): 

   La detención arbitraria se sitúa entre los atropellos más frecuentes y los que más conocen y temen los guineanos. No solamente los policías, los miembros de la Seguridad y demás personas autorizadas sino también cualquier pariente o amigo de cualquier personalidad del régimen que gobierna Guinea Ecuatorial detienen o hacen detener a ciudadanos sin motivos legales, sin cumplir ninguna ley al hacerlo. 

   i) - El 14/03/2006, durante su discurso en una visita del Presidente Obiang a Añísok, Antonio Ndong Nguema, ciudadano ordinario, exhibió una pancarta en la que se leía ¡Pido la palabra!. Cuando lo vio el Delegado Nacional para la Seguridad, Armengol Ondo Nguema, hermano de Obiang, ordenó su arresto y conducción a la Comisaría de policía donde fue encerrado y sometido a paliza. 

   ii) - El 22/05/2006 se detuvo en Acurenam, ciudad fronteriza con Gabón, a Alberto Mbeh porque en su ausencia, su esposa había albergado por una noche a una pareja procedente de Gabón y que se había quedado sin alojamiento. La pareja era Adelaida Eyenga Nguema, guineana, y William Olassimbe, súbdito nigeriano. No cometieron ningún delito. Adelaida venía a presentar a su novio a su familia residente en la ciudad de Evinayong, en el centro de la región continental. Acusado Alberto de transportar clandestinos en la frontera, fue trasladado con Adelaida y William a la Policía de Bata el 24/05/2006. Durante su estancia en la cárcel de Acurenam, fueron sometidos a jornadas de trabajos obligatorios, limpiando y desherbando la ciudad. En Bata, Alberto y Adelaida fueron puestos en libertad el 25/05/06, quedando detenido William al que se decidió repatriar a Gabón. 

   iii) - El 14/09/2006, el delegado de gobierno del distrito de Nsorc, Benito Mico, confinó a su poblado de Abumeyeme, de forma flagrantemente arbitraria, a Daniel Bibang Owono, dirigente distrital de CPDS, para que éste no pudiera reclamar un depósito de 200.000 F CFA (unos 305 €) que se había confiado al señor delegado de gobierno para ser restituido a Daniel, así como otro depósito de unos 80.000 F CFA (unos 122 €) depositados en el juzgado. Daniel permaneció varios meses confinado en su poblado, a pesar de varias cartas al Ministro del Interior, con prohibición absoluta de presentarse en la ciudad para reclamar su dinero al delegado de gobierno. 

   iv) -Detención arbitraria de María NCHAMA NDONG:Patricio Esono Nchama es taxista en la ciudad de Bata y recientemente conducía un taxi propiedad de Crisantos Ngomo Nvono, teniente coronel de la policía nacional con destino en Bata. Por una irregularidad constatada en los ingresos del taxi, Crisantos decidió que el taxista le debía 180.000 francos CFA ( unos 275 €) y le concedió un plazo para subsanar dicha deuda. Cumplido el plazo y no habiendo reunido Patricio todavía la suma exigida por su jefe, se marchó a su pueblo para pedir ayuda a sus familiares.

   Mientras tanto, el teniente coronel Crisantos y sus dos ayudantes de campo habían empezado a buscarlo en la ciudad. Al no encontrarlo, se dirigieron a su domicilio de Ikunde-Andoasi el día 22/11/2006. Tampoco lo encontraron en su casa; sin embargo, encontraron a su madre, María Nchama Ndong, mujer enfermiza de 46 años de edad, que vive en condiciones muy precarias. Sin pensarlo mucho, como es habitual en Guinea Ecuatorial, el teniente coronel ordenó la detención de la pobre mujer por sus dos ayudantes de campo, esperando con ello atraer a su hijo esfumado en la naturaleza. Pero este no apareció, y María estuvo recluida arbitrariamente en las dependencias policiales de Bomudi, sede central de la Policía, hasta el 29/11/2006. Y Patricio siguió sin aparecer. 

   v) - El 25/02/2007, durante la gira preelectoral unilateral del presidente Obiang, fueron detenidos en Acurenam 16 jóvenes pensando que eran hijos de militantes de CPDS, porque el viceministro de Agricultura y Bosques, Don  Domingo Ndongo Olomo, que acompaña a Obiang en su periplo, les imputó el robo de un reloj y prendas personales mientras se bañaba en una playa fluvial. Todos fueron conducidos a la comisaría de policía y torturados por el policía Eduardo, chofer del Comisario, que se dio el sádico placer de apalearlos severamente bajo las plantas de los pies. 

   vi) - El 26/02/2007 fue detenido Ireneo Sialo Sialo, Vice-secretario General de la Agrupación de CPDS de Malabo, en su domicilio de Sampaka, a requerimiento del señor Alais, presidente del consejo de poblado, bajo la falaz acusación de haber sido insultado públicamente por el señor Sialo. Durante su detención, fue obligado a realizar trabajos forzosos y a pagar una multa de 20.000 francos CFA (unos 30,5 €). Fue puesto en libertad en la tarde del día siguiente 27 de febrero.  

 

7 - Derecho a la Igualdad en derecho y,

8 - Independencia Judicial y Juicio con garantías: 

   La Ley Fundamental de Guinea Ecuatorial proclama la independencia del Poder Judicial respecto del Ejecutivo y del Legislativo (artículos 83 y 87). 

   Sin embargo, la práctica se caracteriza por su dependencia casi total del Poder Ejecutivo y particularmente del Presidente de la República, Primer Magistrado de Nación, “Garante de la estricta aplicación de la Ley Fundamental”,  quien “Dicta en Consejo de Ministros los Decretos-Leyes conforme a las disposiciones de la Ley Fundamental” (artículo 39 c), “Garantiza la independencia de la función jurisdiccional” (artículo 86), “Nombra libremente al Presidente de la Corte Suprema de Justicia y los miembros componentes de la misma para un periodo de cinco años” (artículo 90 ), y que nombra a jueces y magistrados. 

   Además, el Ministerio de Justicia (Ejecutivo) posee facultades de inspección sobre los tribunales y de nombramiento de los cargos judiciales (Judicial), lo cual torpedea literalmente la separación de poderes. 

   Para completar el cuadro de la dependencia de poderes,  Parlamento de Guinea Ecuatorial ha creado su famosa Comisión de Quejas y Peticiones que juzga descaradamente, ejerciendo una concurrencia frontal al Poder Judicial. 

   En la práctica, los jueces de Guinea Ecuatorial hacen obligatoriamente lo que le conviene al PDGE y a Obiang, y nada más. Si no, pierden su puesto. 

   Los graves vicios en la administración de la justicia, la todavía irreducible dependencia del poder judicial y la impunidad siguen gangrenando gravemente la sociedad ecuatoguineana. 

   i)- El 02/07/2003, un militar asesina a una joven cooperante española de 22 años, Ana Isabel Sánchez Torralba, en la barrera de Mbon Ecua, en el distrito de Mongomo. Ana Isabel acababa de realizar su primer viaje a Africa con mucha ilusión para ayudar a los niños de Guinea Ecuatorial.

   Su asesino, Jesús Crispín Engonga, es apresado y encarcelado en Black Beach. Tratándose de una persona próxima al régimen, el asunto es prácticamente silenciado dentro de las fronteras de Guinea Ecuatorial.

   Por el Decreto presidencial Nº 67/2006 de fecha 4 de junio, con motivo del 64 aniversario de su natalicio, Obiang Nguema concede “indulto general y total” a más de medio centenar de presos. En su artículo 5, el indulto excluye “a los condenados por delitos de asesinato, homicidio y malversación de caudales públicos; los reiterantes y reincidentes; los declarados procesalmente rebeldes y pendientes de cumplir con sus penas, así como los prófugos de la justicia condenados o pendientes de ser enjuiciados”.

   Y sin embargo, el indultado Nº 10 de la lista oficial no es ni más ni menos que Jesús Crispín Engonga, el  mismísimo militar que  le pegó tiros a la joven Ana Isabel, en total contradicción con el artículo 5º del propio decreto de indulto. 

   ii) - Weja Chicampo Puye, guineano desde siempre, líder Bubi dirigente del Movimiento para la autodeterminación de la isla de Bioko (MAIB), llevaba viviendo varios años en el exilio en España. Recién regresado a Guinea Ecuatorial para venir a llevar su lucha política sobre el terreno, fue secuestrado con mucha violencia en marzo del 2004  por agentes de la Seguridad encapuchados y llevado  a la prisión de Black Beach donde permanecerá varios meses en régimen de incomunicación. Por el mismo decreto presidencial arriba citado, Obiang Nguema concedió “indulto general y total” a más de medio centenar de presos, entre los cuales se encontraba Weja Chicampo, quien fue inmediatamente expulsado del país. Durante su estancia de más de dos años sin cargo en la cárcel de Black Beach,  solo fue presentado ante el juez de instrucción una vez, en enero de 2006. Pero en ningún momento se le acusó de nada ni se le juzgó.

   Weja Chicampo fue arbitrariamente secuestrado, encarcelado sin cargo ni juicio y expulsado del país por ser opositor político al régimen de Obiang y por ser Bubi con capacidad de influencia  y de movilización sobre su pueblo.  

   iii) - La dependencia del Poder Judicial y la impunidad en Guinea Ecuatorial se ilustran cotidianamente en juicios como este, asumido por el despacho de la asociación “Abogados Solidarios”, en relación con los encausados en un supuesto delito de intento de ocupación de un cuartel militar, para la toma de sus declaraciones ante el Juez de primera Instancia e Instrucción de Malabo. 

   Los encausados, Carmelo Ncogo Mitogo, Juan Pedro Ncogo Abang, Juan María Itutu Mendez, Jesús Michá Michá, y Juan Bestúe Santander, residentes habitualmente en Gabón y extraditados ilegalmente a Guinea Ecuatorial el 14/06/2004, fueron acusados de haber participado en una pretendida invasión de la isla de Corisco sin armas.  Contra los que el Ministerio Público interpuso  querella criminal por los supuestos delitos de rebelión y terrorismo. 

   Los delitos de rebelión y terrorismo justificarían la reacción prestada por el Ministerio Público  en cualquier Estado preocupado por su seguridad. Sin embargo, observamos en este caso concreto que los procedimientos  no solamente dejan clara la dependencia sino que, además,  fomentan y toleran la impunidad. 

   El procedimiento llevado a cabo para la detención y encarcelamiento de los encausados fue el siguiente: 

   Los supuestos reos de esta causa fueron literalmente secuestrados desde Libreville (Gabón), sin haber mediado ningún tipo de extradición, por una comisión dirigida por el Ministro de la Seguridad Presidencial, y conducidos a la cárcel de Black Beach (Guinea Ecuatorial). Llevaban más de 17 meses encerrados en celdas, en condiciones infrahumanas y totalmente incomunicados.  Hay que precisar que los supuestos delitos de que son acusados ya fueron vistos y sentenciados en la ciudad de Bata hacía más de cinco meses. Al asistirles en la toma de sus declaraciones manifestaron, entre otras cosas,  (i) haber sido secuestrados; (ii) haber sido bárbaramente torturados en su llegada a la cárcel; (iii) haber vivido muertes de dos vecinos de sus celdas; (iv) haber recibido la visita del Fiscal General del Estado. 

   Ante estos hechos, el antes mencionado Fiscal del Estado, aparte de su confusión en algunos nombres, no se planteó con el mismo celo la contravención de la Ley manifestada en (i) la detención más que irregular (secuestro) de los encausados; (ii) las torturas de que fueron víctimas; (iii) los asesinatos vividos de cerca. 

   Por otra parte, el Juzgado, al instruir los casos, no fue capaz de solventar las irregularidades mencionadas, ni de hacer constar la necesidad de suspender el sumario por numerosos vicios de forma, porque recibía instrucciones superiores. 

   Hasta ahora, después de casi tres años de cárcel, no han sido juzgados. 

   Las prácticas observadas en este caso, como en muchos otros además, demuestran la dependencia del poder judicial y dejan impune las actuaciones de determinadas autoridades y agentes de la Seguridad del Presidente de la República de Guinea Ecuatorial. 

   Otra característica del Poder Judicial es la corrupción, representada principalmente por los sobornos a los encargados de dictar sentencias. Pero otra manifestación de esta gangrena social puede vislumbrarse en la extraña situación que afecta a las condiciones prácticas del ejercicio profesional de Jueces, Magistrados y todo el personal al servicio de la Administración de Justicia. Estos profesionales son constantemente requeridos para realizar numerosas diligencias fuera de las oficinas de los juzgados y tribunales, entre las cuales: inspecciones oculares, levantamiento de cadáveres, desahucios, embargos y precintos, detenciones, conducción de detenidos y presos, etc. Y sin embargo, esta Administración de Justicia no dispone de ningún vehículo oficial en todo el ámbito territorial de la República de Guinea Ecuatorial. Nadie pensó nunca que necesitaran vehículos, ni los propios afectados los reclaman. Y  mientras tanto, en los presupuestos generales del Estado para el año 2007, aparecen unas consignaciones para el Poder Judicial y la Fiscalía por una parte y el Ministerio de Justicia, Culto e Instituciones Penitenciarias, por otra, en concepto de “combustible y lubrificantes” por valor de 34.275.000 F CFA y 5.000.000 F CFA respectivamente, que no deberían consumirse puesto que no hay vehículos. Nadie sabe en qué ni cómo se gastan las referidas partidas presupuestarias. Se puede así llegar a pensar que los afectados no reclaman nada porque posiblemente resulten más productivas las comisiones que cobran ilegalmente por sus desplazamientos que por las asignaciones presupuestarias legales que les pudieran corresponder.

 

9 - Libertad de opinión, expresión,  conciencia, información y culto 

   Sigue siendo costumbre en Guinea Ecuatorial que las personas echen una mirada circular antes de hacer una confidencia con respecto al régimen, para estar seguros de que sus propósitos no serán escuchados por un representante o un espía del régimen. 

   La libertad de opinión no existe en Guinea Ecuatorial. El régimen que gobierna el país pretende que todos los ciudadanos debieran opinar siguiendo las “sabias orientaciones”   del PDGE y su presidente fundador.  

   En los congresos de este partido no se concibe el voto ni se admiten discursos variados. Todos los delegados leen rigurosamente el mismo discurso y las decisiones y resoluciones se aprueban con aplausos, y los aplausos son obligatorios cuando se trata de aprobar una decisión del presidente fundador, y todas las decisiones que se aprueban son las del presidente fundador. 

   Se da la vuelta completa al tema cuando se precisa, resumiendo,  que en la Guinea Ecuatorial dirigida por el PDGE fundado por Obiang, no hay disociación posible entre el Estado, el Gobierno, el Partido y el propio Obiang. Todos son uno. El que no piense de esta manera es un “enemigo interno o externo de la nación”. 

   Por eso no debe haber oposición en el país; esta no se concibe en el régimen del PDGE. Por eso a los medios de información sólo pueden tener libre acceso el PDGE y su fundador. Por eso las Iglesias, nuevas como antiguas, son libres de practicar su culto sólo si lo consagran directa o indirectamente a través del PDGE y su presidente fundador, o dan claras muestras de acercamiento hacia ellos. El sometimiento es la regla. En el caso contrario serán diabolizadas. 

   En Guinea Ecuatorial sigue sin haber prensa libre. También se sigue censurando la poca prensa extranjera que llega al país. La Seguridad Presidencial pide lista de los  clientes habituales o abonados de los puestos de venta del semanario “Jeune Afrique”. 

 

10 - Libertad de reunión y Libertad de asociación

 

   La Ley Fundamental de Guinea Ecuatorial (1991) consagra en su artículo 13-k el derecho a la libre asociación, reunión y manifestación. Existe también una Ley General de Asociaciones, Nº 11, promulgada el 01/10/1992, que completa la Ley Fundamental en el marco de esta libertad.

 

   Y sin embargo, esta última estipula en su artículo 1º-2 que “la libertad de asociación consagrada en la Ley Fundamental se ejercerá para fines lícitos y determinados, precisando que “se entiende por fines determinados cuando no existe duda respecto de las actividades que, efectivamente, se propone desarrollar una asociación, según se deduzca de los Estatutos y de las cláusulas del acta fundacional”.

 

   La verdad es que la legalización o no de cualquier asociación en Guinea Ecuatorial, cualesquiera fueran sus fines, depende directamente de la fidelidad de sus promotores al PDGE y su gobierno.

 

   No obstante, esta noción de duda que recoge la Ley, planteada arbitrariamente por la autoridad encargada de reconocer y legalizar la asociación, es el criterio (subjetivo ciertamente) que confiere la fuerza legal por la que se reconoce y legaliza a las asociaciones cercanas al PDGE y se bloquean todas las que no se alineen a los planteamientos y “sabias orientaciones del PDGE”, es decir, aquellas que fueran promovidas por los “enemigos internos y externos de la nación”, sobre las que siempre habrá dudas.

 

   Esta pequeña frase “cuando no existe duda” es liberticida y anticonstitucional. Y, al igual que la Ley General de Asociaciones, las demás leyes promulgadas para garantizar las libertades constitucionales, Ley de ONGs, Ley de Sindicatos, por ejemplo, encierran conceptos liberticidas, convirtiéndolas en realidad en instrumentos legales anticonstitucionales, lo cual no molesta en absoluto al Tribunal Constitucional ni a su Presidente.

 

   Por eso no se puede hablar de una verdadera sociedad civil en Guinea Ecuatorial, porque muy pocos grupos organizados escapan a la influencia tentacular del PDGE. Por eso partidos políticos como Fuerza Demócrata Republicana y Unión de Centro Derecha, cuando se han presentado aisladamente, no han podido obtener la legalización que reiteradamente han solicitado.

 

 

11 - Libertad de circulación 

   Esta libertad es una de las más violadas en Guinea Ecuatorial. Los ciudadanos de este país siguen sin poder desplazarse libremente dentro de su ámbito territorial. El país entero sigue salpicado de barreras militares cuyo fin principal es intimidar a la población y controlar los movimientos de las personas. También se practica en ellas la extorsión y la molestia a los disidentes políticos, a quienes se exige sistemáticamente una credencial que autorice su desplazamiento.  

   No es excepcional que se mate a una persona en una barrera: Avelino Abaha Elo Alberto Nguema Ndong, murieron en una barrera de Aconibe el 13/12/2002; Ana Isabel Sánchez Torralba en la barrera de Mbon Ecua, Mongomo, el 02/07/2003; la Señora Matuku en la barrera de la carretera de Sampaka, Malabo, en 2004; Santiago-Pedro Nculu en la barrera del Km. 10 de Bata-Mbini el 28/10/2004. 

   En los desplazamientos aéreos entre las dos principales ciudades del país, Malabo y Bata, los pasajeros siguen sufriendo drásticos e inexplicables registros y controles de seguridad y de aduana, exactamente como si llegaran o salieran al extranjero. La existencia de estos controles fue categóricamente negada ante el Parlamento, en abril 2006, por el Secretario de Estado Francisco Edu Ngua, cuando fue interpelado por los diputados de CPDS para que explicara la razón de tales molestias. 

   Los funcionarios precisan de una autorización concedida por el Gobierno para desplazarse fuera de su ciudad de residencia en sus periodos libres. A los dirigentes de la oposición se les exige credenciales.

   Cada vez que llega una persona nueva a un consejo de poblado en el que no reside habitualmente, que fuera para una visita familiar o para establecerse, el presidente de dicho consejo está obligado a informar al delegado del gobierno de la llegada de  dicho forastero.

 

12 - Derecho a la Inviolabilidad del domicilio 

   Los militares, los miembros de la Seguridad y algunas autoridades o parientes de autoridades se otorgan la libertad de violar el domicilio de cualquier persona que ellos definieran como “sospechosa”, con total impunidad. 

   Amancio Gabriel Nse Angüe, Secretario de Organización y Coordinación Administrativa de CPDS vio su domicilio violado el 18/08/2006 por un primo del general Protasio, un tal Laureano, personaje botarate que vino a amenazarle con una pistola porque Amancio había llevado ante los tribunales a la prima de una de sus amantes. 

 

13 - Derecho a la inviolabilidad de la correspondencia y las comunicaciones 

   El control por el régimen del PDGE de la correspondencia y de las telecomunicaciones, incluido el correo electrónico, no ha evolucionado. Este control se ejerce invariablemente tanto sobre los miembros de la oposición como sobre los propios miembros del régimen (ministros, militares  y altos cargos). 

 

14 - Derecho a la Nacionalidad 

   Por el Decreto presidencial Nº 67/2006 de fecha 4 de junio, con motivo del 64 aniversario de su natalicio, Obiang Nguema concedió “indulto general y total” a más de medio centenar de presos. Entre los indultados se encontraba Weja Chicampo Puye, líder Bubi dirigente del Movimiento para la autodeterminación de la isla de Bioko (MAIB). Weja Chicampo es guineano y llevaba viviendo varios años en el exilio en España. Recién regresado a Guinea Ecuatorial, fue secuestrado con mucha violencia en marzo del 2004  por agentes de la Seguridad encapuchados, y llevado  a la prisión de Black Beach donde permanecerá varios meses en régimen de incomunicación. Por vez primera fue conducido ante el juez de instrucción en enero de 2006, pero hasta el momento de su pretendido indulto, nunca se le acusó de nada ni se le juzgó. Inmediatamente después de la lectura oficial del indulto, Weja Chicampo fue embarcado en un avión y expulsado a España sin que se informara de ello a su familia.  

   Con la expulsión de un guineano de Guinea Ecuatorial sin haber cometido ningún delito, el régimen que gobierna Guinea Ecuatorial demuestra al mundo entero que no respeta nada, ni nuestro derecho a la nacionalidad, ni nuestra Ley Fundamental ni ninguno de los instrumentos legales internacionales ratificados por el Estado de la República de Guinea Ecuatorial.  

   Al lado de eso, el régimen concede pasaportes guineanos a todos aquellos extranjeros que trabajan para él y a todos aquellos que votan fraudulentamente por él en las diferentes elecciones que se celebran en el país. Asimismo los vende a extranjeros que transitan ocasionalmente en Guinea Ecuatorial para viajar hacia Europa.

 

15 - Derechos políticos 

   Los habitantes de la República de Guinea Ecuatorial siguen sin tener la mínima posibilidad de cambiar a sus gobernantes por la vía pacífica. 

   El ejercicio de las libertades políticas y el derecho de los ecuatoguineanos a participar en el gobierno de su país o a acceder en condiciones de igualdad a las funciones públicas continúan representando aspectos cruciales en los que el régimen que gobierna Guinea Ecuatorial desde agosto de 1979 se muestra más represivo e intransigente. 

   El PDGE en el poder impone un régimen de partido único de facto que no concibe el libre desenvolvimiento de los demás partidos políticos y mucho menos la alternancia en el poder. La militancia en este partido sigue siendo condición indispensable para acceder a determinados puestos tanto laborales como de la administración del Estado. La sospecha de militar en un partido de la oposición es por regla general motivo de exclusión política y laboral. 

   Resulta que 2008 y 2009 son, a priori, años electorales en Guinea Ecuatorial.  Y es de todos sabido que prácticamente todas las elecciones celebradas en el país desde el inicio del mal llamado pluripartidismo se han caracterizado siempre por un fraude descarado y masivo.  

   A un año, pues, de las elecciones, si existiera una voluntad del Gobierno de organizarlas con alguna credibilidad, debería ya existir un clima de preparación electoral visible. Y sin embargo, aparte de que no se está observando iniciativa alguna que permita pensar que las próximas elecciones podrían ser diferentes de las anteriores, se está notando además un incremento de la intimidación, represión y acoso a la oposición, como preludio de lo que va a ocurrir en los próximos años: 

§         Jaime Ndon Edu, representante de CPDS en Nsorc fue maltratado físicamente el 17/01/2006 por los agentes del PDGE Marcelino Edu Monzuy, Manuel Mebiam y Evaristo Ebang, por orden del delegado del Gobierno de Nsorc, Benito Mico Sima, sin más razones que su pertenencia a un partido de la oposición.

§         El diputado de CPDS Celestino Bacale, acompañado de otros miembros de la Comisión Ejecutiva Nacional, fue expulsado manu militari de Ebibeyín el 08/04/2006 por el Gobernador José Luis Abaga Nguema y el Delegado de Gobierno, Florentino Edu Enama, cuando quería reunirse con su militancia en aquel distrito.

§         El 08/04/2006, varios dirigentes de CPDS, entre ellos tres concejales de CPDS del Ayuntamiento de Rebola, fueron detenidos por orden del delegado del Gobierno de Baney, Domingo Nkoni, mientras la agrupación local de CPDS de Rebola intentaba celebrar una reunión para la renovación de sus órganos. Fueron conducidos al puesto de Policía donde fueron apaleados con 50 porrazos cada uno. Entre los torturados se encontraban Carlos Ona Boriesá, Secretario de Formación de CPDS, y Carmelo Iridi, Secretario de la agrupación local de Rebola. Tras varias horas de encierro, fueron puestos en libertad.

§         Los dos diputados de CPDS, Plácido Mico y Celestino Bacale, debieron suspender la visita a su militancia en Acurenam el 22/04/2006 porque el delegado del Gobierno de aquella localidad, Marcelino Asumu, se opuso a ella, desobedeciendo abiertamente las instrucciones de su Gobernador y superior jerárquico Gregorio Boho Kamó.

§         El Secretario de Derechos Humanos de CPDS, Dr. Wenceslao Mansogo Alo, fue retenido varias horas con toda su familia en la barrera de Ncoho, en Kogo, el 29/12/2006. Llegado finalmente a la capital del distrito, su vehículo fue retenido por orden del delegado del Gobierno, Jesús Engonga Nchama, del 01 al 04/01/2007, sin justificación alguna y a pesar de la orden del Gobernador Silverio Baca Mba de que le fuera restituido su vehículo.

§         Varias agrupaciones periféricas de CPDS, que siguen viéndose sistemáticamente reprimidas en su actividad política ordinaria, no han podido reunirse con su militancia por impedimento de los delegados de gobierno (Nsok Nsomo, Nsorc, Mikomeseng, etc). 

   En otro orden de consideraciones, el régimen sigue sin querer modificar la Ley de Régimen Local, que regula el cambio de los presidentes de los consejos de poblado y comunidades de vecinos, verdadero baluarte del sistema represivo y de los fraudes electorales, incumpliendo así la propia ley por la que crearon dichas instituciones. Todos los presidentes y demás miembros de los consejos de poblados y comunidades de vecinos son militantes fanáticos del partido gubernamental PDGE; ellos controlan e imparten las instrucciones que reciben a la totalidad de la población de base y el régimen no admite que sean cambiados democráticamente como prevé la ley. 

   Como telón de fondo, persiste el problema de la existencia de presos políticos en Guinea Ecuatorial, que Obiang prometió liberar en su viaje a Madrid en noviembre de 2006, promesa que no da indicios de querer cumplir.  

 

   Con una población total en torno al medio millón de personas solamente, en las distintas cárceles de Guinea Ecuatorial había, hasta finales de 2006, cerca de un centenar de presos políticos. Algunos de ellos, detenidos clandestinamente, son anónimos. La gran mayoría de ellos ha sido acusada en su momento de intento de golpe de estado, casi todos han padecido severas torturas y han sido juzgados y condenados por tribunales militares en procesos carentes de garantías, buena parte de los cuales tuvieron lugar a puerta cerrada, con total ausencia de pruebas e ignorándose en todos los casos  las torturas infligidas a los detenidos. Otros detenidos permanecen en prisión de manera ilegal, llevan meses, años en algunos casos, sin que se haya formulado contra ellos cargo alguno. Todas las personas citadas a continuación seguían en la cárcel el 31/12/2006 por motivos políticos:

 

01.- Felipe Ondó Obiang

02.- Guillermo Nguema Elá.

03.- Santiago Elá Obiang

04.- Juan Owono Obiang

05.- Patricio Ndong Bee

06.- Ángel Owono Akumu.

07.- Donato Ondó Ondó.

08.- Pablo Nguema Mba.

09.- Norberto Evuna Micó.

10.- Antonio Owono Ondó

11.- Primo Michá Obiang.

12.- Mariano Ncoha Sima.

13.- Santiago Ntutumu Ndong.

14.- Feliciano Micó Bibang

15.- Alfonso Milam Ngema.

16.- Juan Ndong Mba.

17.- Daniel Obama Obiang

18.- Diosdado Ncoha Azumu

19.- Daniel Mba Ondó,

20.- Benjamín Mañe Mba

21.- Jesús Aba Ondó

22.- Félix Nsue Mba,

23.-  Salvador Ondo Nguema

24.- Jesús Tomás Abeso

25.- Germán Mba Mba,

26.- Luis Ntutumu Obiang, alias Berni

27.- Felipe Ndong Mia

28.- José Antonio Mba Nguema.

29.- Simón Ocue Nguema

30.- Antonio Obama Biyogo

31.- Afrodisio Mba Ndong

32.- Miguel Asú Mese

33.- Juan Mba Nguema

34.- Francisco Edú Michá

35.- Diego Ekua Obiang,

36.- Marcelino Oná Ntutumu

37.- Felix Ntutumu Abeso

38.- Fernando Obama Nsue, alias Ferdinand

39.- Francisco Mba Mendama, alias Efe Pulé.

40.- Victoriano Elá Nsang, alias Comisario X.

41.- Victoriano Nconi Ngono

42.- Valentín Ncoha Ondó

43.- Domingo Micha Mba.

44.- Bernardino Ondó Abaga.

45.- Ambrosio Esono Ntutumu.

46.- Bernabé Nvé Ndong

47.- Eloy Abaga Ndong

48.- un detenido que se apoda Chelin.

49.- Bienvenido Samba Momesori.

50.- Juan Bestue Santander.

51.- Jesus Michá Michá.

52.- Carmelo Ncogo Mitogo.

53.- Juan María Itutu Méndez.

54.- Antonio Mba Ndong

55.- Juan Ondó Abaga.

56.- Antimo Edú Nchama.

57.- Florencio Elá Bibang

58.- Felipe Esono Ntutumu.

59.- Agustín Ndong Oná.

60.- Filemón Ondó.

61.- Florencio Ondó.

62.- Basilio Mayé.

63.- José Antonio Nguema.

 

Secuestros e intentos de secuestros en el extranjero: 

   No ha llegado al conocimiento de esta formación política ningún caso de secuestro o intento de secuestro desde el extranjero a lo largo del año 2006. 

   Por su parte, las autoridades guineanas siguen sin reconocer oficialmente la presencia en la cárcel de Black Beach de los secuestrados en Benin y Nigeria en 2005: Juan Ondo Abaga, Florencio Ela Bibang, Antimo Edu Nchama y Felipe Esono Ntutumu. 

 

16 - Derecho al Desarrollo y Contra la Extrema Pobreza 

   Mientras el propio presidente Obiang reconoce la situación floreciente de nuestros ingresos, la población vive las condiciones sanitarias, educativas, de alimentación y de alojamiento que describimos en el presente informe. 

   El presupuesto del Estado de la República de Guinea Ecuatorial para 2007 asciende a la vertiginosa cifra de 2.313.200.000.000 francos CFA.  

   Un 45,28% de esta suma  es destinado a Fondos Especiales, repartidos en Fondos de Reserva (1.068.853.456.247 F CFA) y Fondos para las Futuras Generaciones (10.909.100.000 F CFA). Todos estos fondos que, se presume, están depositados en el Banco de los Estados del Africa Central (BEAC), se manejan, pero no se dispone de información de cómo, ni de por quién, ni de cuánto hay en total en la actualidad. Reina la opacidad total en este ámbito. 

   Un 46,95% de la misma (1.086.029.047.000 F CFA) es destinada a Hacienda y Presupuestos, que dirige las grandes inversiones. 

   Y muy lejos de estas “prioridades” del PDGE, mientras la Jefatura de Estado se arroga un 1,21% del presupuesto (28.059.459.000 F CFA), sin contar el 0,10 % (2.343.726.000 F CFA) de la Presidencia del Gobierno, Defensa (sin Seguridad) se  beneficia del 0,67% (15.601.584.000 F CFA). Sanidad sólo recibe el 0,34% (7.864.579.000 F CFA) y Educación el 0,62% (14.250.909.000 F CFA). 

   En un país que cuenta con tantos ingresos y que pretende reservar cerca de la mitad de estos porque son excesivamente importantes para sus necesidades, se sigue sin embargo pasando hambre y miseria, falta agua potable, no hay sistemas de evacuación de excretas, los hospitales carecen de los consumibles médicos de base y se muere masivamente de diarreas, de paludismo, de la patología del embarazo y de la ignorancia que hace de los curanderos los poseedores del saber supremo. 

   Los ciudadanos de Guinea Ecuatorial, a pesar de su inmensa riqueza actual, siguen sin conocer el sentido del término Desarrollo.

 

17 - Derecho a la Igualdad de género 

   Es utópico hablar de igualdad de género en un país como Guinea Ecuatorial en el que el respeto de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos en general no cabe en la mente de las personas que lo dirigen; en un país caracterizado por las injusticias y todo tipo de violaciones de los derechos de las personas; en un régimen que tiene afición morbosa por el sometimiento y la humillación de las personas; en un país todavía profundamente convencido por razones culturales de que la mujer es un apéndice del hombre; en un país, por fin, en el que un porcentaje importante de mujeres no tiene todavía idea o malinterpreta lo que es la igualdad de género. 

   En este contexto, la mujer en Guinea Ecuatorial, por ser ciudadana del país y mujer al mismo tiempo, sufre un doble sometimiento.  

   Un ejemplo claro es lo que sucede cuando se celebra el 8 de marzo en el país, día internacional de la Mujer. Este día representa la ocasión para ellas de darse una imagen libertina, entregándose al alcohol, cantando y bailando por las calles todo el día y no ocupándose de las necesidades básicas de sus hogares ni de sus responsabilidades laborales y profesionales cuando las tienen. 

   i) - En términos de educación, la mujer aparece generalmente menos formada que el hombre. El inicio de la escolaridad se hace sin disparidades; pero esta se ve rápidamente truncada por las dificultades sociales, los embarazos precoces y esta convicción relativamente generalizada de que la mujer puede muy bien ganarse la vida por el solo hecho de ser mujer, sin necesidad de formación ni de más esfuerzos. 

   Este planteamiento es muy bien explotado por el régimen que utiliza sistemáticamente a las mujeres para exhibirlas  en todas las manifestaciones públicas y en todos los grupos de bailes del PDGE; para lucirlas ante las autoridades,  muchas veces en detrimento de su hogar propio.  

   ii) - Con respecto a la salud, independientemente de las graves deficiencias existentes en el sistema sanitario de Guinea Ecuatorial, la fragilidad del organismo de la mujer por consecuencia del embarazo se ve agravada por la falta de un programa que asegure un control prenatal eficaz, lo cual conlleva un aumento de la patología del embarazo y, consecuentemente, de la mortalidad y morbilidad materna e infantil, tanto más cuanto que la mayoría de los partos, así como el post parto, se desarrollan sin condiciones de seguridad. 

   La problemática de la infertilidad femenina se ve agravada por la alta prevalencia de obstrucciones de las trompas en las jóvenes guineanas, consecutivas a las enfermedades de transmisión sexual favorecidas por el clima de gran promiscuidad sexual que se registra en el país.  

   La menopausia representa un serio problema para las mujeres de Guinea Ecuatorial, desconocido de los hombres e incluso de las mujeres jóvenes. Sus inconfortables consecuencias físicas son de manejo difícil por el desconocimiento generalizado del fenómeno. No menos importantes son sus consecuencias sociales, ya que las mujeres creen que a partir del momento en que se van sus reglas, ya no deben mantener relaciones sexuales con sus maridos. En muchas ocasiones, esto ocasiona problemas conyugales y favorece la poligamia. 

   Las deficiencias en el equipamiento médico y en el personal competente hacen que cánceres específicos de la mujer como el del cuello uterino o el de mama, por ejemplo, nunca sean detectados en su estadio precoz al no existir en todo el país ningún centro capaz de realizar mamografías ni ningún laboratorio capaz de realizar un estudio citológico, histológico ni anatomopatológico. 

   iii) - En el ámbito del derecho, como ya hemos indicado, los derechos de la Mujer ya se ven ignorados por ser guineana. Pero se ven ignorados sobre todo por ser mujer y por presentar un nivel de formación globalmente inferior al del hombre. Sin ser una norma absoluta e incuestionable, por el matrimonio consuetudinario, en buen número de etnias se paga dote por la mujer y, por ende, pasa a ser literalmente objeto (de la tribu) del marido. Fallecido este, la tradición la convierte automáticamente en la propiedad del hermano o pariente de tribu sucesor del fallecido, en algunas ocasiones sin derecho a elegir. Esta cruda presentación resume la dura  realidad de la Mujer guineana en cuanto a derechos: es la propiedad del hombre. Esta noción explica la tolerancia, a veces la “comprensión”, de la violencia contra la mujer, las detenciones y encarcelamientos por no-devolución de la dote en caso de divorcio. Porque se razona diciendo que la mujer, cuando comete falta contra su marido, del que es ella propiedad, es “normal” que reciba un castigo. Y no son raras las propias mujeres que “comprenden” este macabro razonamiento. 

   En el Parlamento de Guinea Ecuatorial lleva durmiendo desde varias sesiones un proyecto de ley sobre Matrimonio Consuetudinario. El proyecto está congelado porque los propios parlamentarios se encuentran profundamente divididos con respecto a los “derechos prematuros, injustos e inadmisibles” que dicha ley conferiría a las mujeres. 

 

II  -  ALGUNOS DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES

 

1 - Derecho a la vida privada y familiar

 

   Los habitantes de Guinea Ecuatorial no pueden gozar de este derecho, simplemente porque todos, rigurosamente todos, caen teóricamente bajo el control político de un presidente de consejo de poblado o de comunidad de vecinos encargado de saber y de informar de todo cuanto se refiere a cada uno de sus administrados, incluyendo las visitas que recibe, sus actividades sospechosas, etc.

 

   Los servicios de Seguridad se arrogan el derecho de irrumpir cuando quieren en el domicilio de quien quieran sin ningún tipo de mandamiento judicial, ni miedo a ningún tipo de represalia.

 

 

2 - Derecho a la Educación y a la Cultura

 

   Todo parece indicar que, en Guinea Ecuatorial, la educación es el arte de mantener a la población sumida en la ignorancia. 

   En efecto, en un aparente afán de mejorar el sistema educativo, el gobierno ha multiplicado leyes y reformas en los niveles de Educación Primaria y Secundaria, tantas que no se sabe cuáles de ellas están realmente en vigor ni cual sirve de referencia básica para las reformas a emprender. Y, a pesar de ellas, a pesar también de los ingentes esfuerzos desplegados por diferentes cooperaciones bilaterales y multilaterales en la materia, y muy particularmente la española, el sistema en general sigue presentando defectos y deficiencias aparentemente incorregibles, y la población de Guinea Ecuatorial sigue sin entender qué sentido quiere el gobierno darle  realmente a la enseñanza.  

   Los textos de referencia contemplan la gratuidad de la enseñanza, por lo menos hasta el nivel de la enseñanza primaria. Y sin embargo, tal gratuidad nunca se ha verificado en Guinea Ecuatorial, ni tampoco se vislumbra indicio alguno de que se vaya a cumplir. Todos los niños pagan matrícula, empezando desde la Primaria. Al incumplir habitualmente sus propias leyes, el gobierno actúa como si las sancionara no para aplicarlas en Guinea Ecuatorial, sino para la opinión exterior. 

   En la Enseñanza Primaria, de seis cursos, todos los libros de texto para el uso en el aula han sido donados por la Cooperación  española al estado guineano. Este material didáctico requiere material complementario y de apoyo. Por un lado, tal material complementario no está disponible ni hay señales de que se vaya a adquirir. Por otro lado, los textos así donados están siendo vendidos en virtud de un decreto del Ministerio de Educación. Los padres están obligados a pagar 1.500 F CFA (unos 2,3 €) por asignatura; 1.000 F CFA (unos 1,5 €) a la inexistente asociación de padres de alumnos (APA); otros 1.000 F CFA por el carnet escolar y el boletín de notas, y 10.000 F CFA (unos 15 €) por la matrícula, lo cual, según el número de asignaturas de cada alumno (promedio de 6), representa una importante carga financiera para las familias, que viene a asestar un estacazo a los míseros salarios de los trabajadores y a los inexistentes ingresos de los campesinos. En Primaria como en Secundaria, no hay bibliotecas escolares ni manuales de consulta ni de apoyo. 

   Con relación a las condiciones materiales en las que se desarrolla la enseñanza, casi todo queda por hacer: aulas abarrotadas hasta con cien alumnos en ocasiones, a veces compartidas por dos o más cursos simultáneamente, unos sentados y mirando en un sentido, otros en el contrario; muchos edificios vetustos, con charcos y goteras en la época lluviosa; falta de pupitres; pizarras inexistentes o en condiciones lamentables; ausencia de instalaciones deportivas, etc.  

   Durante la reciente elaboración de los planes de estudios se partió del principio de una Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) hasta los 16 años, es decir, desde la Educación Infantil hasta cuarto curso de la Enseñanza Secundaria. Y sin embargo, ulteriormente, el carácter “obligatorio” fue sustituido por “básico”, suprimiendo la obligatoriedad que subyacía al proyecto inicial y convirtiendo la ESO en ESBa, traduciendo con ello la voluntad del régimen de mantener a los jóvenes de Guinea Ecuatorial en un sistema en el que los padres no debían sentirse obligados a darles una formación y eludiendo al mismo tiempo los costes derivados de dicha obligatoriedad, que normalmente debiera asumir el Estado en su totalidad. 

   Y paradójicamente, la Ley de Reforma Educativa que introduce la ESBa lleva más de cuatro años sin publicarse. Se realizan algunas actividades relacionadas con la misma de manera aleatoria, sin ningún calendario ni norma  de aplicación. Las enseñanzas mínimas de la ESBA, redactadas en mayo y junio de 2.004, que inexplicablemente se imparten en algunos pocos centros privados, siguen sin estar oficialmente a la disposición de los docentes y de todos los centros. 

   En otro orden de cosas, el calendario escolar del Ministerio de Educación del presente curso académico contempla 250 días lectivos. Una medida más de cara al exterior. Teniendo en cuenta que en Guinea Ecuatorial el curso académico comienza realmente después del 12 de octubre, día de la Independencia Nacional, finalizando a mediados de junio, y que son constantes las interrupciones de las clases por cualquier motivo (visitas o giras del presidente, ilustres huéspedes, ministros, directores generales y las múltiples fiestas), sería francamente de mérito cumplir solamente con la mitad de esta carga lectiva. 

   Otro tema es el sistema de control  político que introduce el Ministerio de Educación sobre los centros privados al nombrar él, y no los correspondientes claustros de profesores, los Directores de Disciplina de dichos centros, sustituyendo de hecho a los que ya existían antes. Estos nuevos Directores de Disciplina son, en realidad, los comisarios políticos del gobierno y del PDGE encargados del control político en los centros privados. 

   En cuanto a los recursos humanos, y esto tiene una incidencia determinante sobre la Enseñanza Superior, el país cuenta con muy pocos cuadros nacionales de buen nivel, los cuales son, además, infravalorados y mal remunerados. Cuando no pertenecen al partido político en el poder, el PDGE, se les llama “enemigos internos” y se les margina. Por otra parte, se constata que más del  40/% de los maestros y profesores nombrados por la Administración carece de  la titulación exigida por la ley para el nivel en el que enseñan. El grupo de los llamados “monitores”, superior al 20/% de los docentes, no tiene ninguna titulación. Por ejemplo, el Instituto Nacional de Enseñanza Media “Carlos Lwanga” de Bata carece de profesores licenciados para impartir las enseñanzas de Física, Química y Biología en los niveles de bachillerato superior y preuniversitario. Dichas enseñanzas son impartidas por profesores con un nivel equiparable al sexto curso de bachillerato del ya extinguido plan español del 57. La mala formación de estos alumnos está más que garantizada. 

   La Formación Continua queda abandonada a la suerte de cada individuo. No hay ni un solo centro de formación permanente donde los docentes y otros cuerpos de la función pública puedan seguir actualizando sus conocimientos.  

   Nuestro sistema no contempla  la formación de los niños discapacitados. Es una cuestión relegada a sus progenitores. De la misma manera, nada se hace por recuperar a los jóvenes y muchachos  que a temprana edad  han abandonado la escuela. No hay planes de educación de adultos. 

   El Gobierno no ofrece becas ni ninguna otra ayuda al estudio a los estudiantes guineanos de los diferentes niveles, con la excepción de algunos privilegiados que viven en la residencia de la mal llamada Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial. 

 

3 - Derecho al Trabajo en condiciones justas y equitativas y a la Sindicación; Libertad profesional 

   La obtención de un empleo en Guinea Ecuatorial sigue supeditada a la adhesión a una  empresa de contratación. El modo de funcionamiento de estas no ha variado. Son todas controladas por allegados del presidente Obiang, controlan el mercado del trabajo y exigen el carnet del partido político gubernamental PDGE. Como ya lo hemos denunciado en varias ocasiones, ellas perciben el salario de sus adherentes y se quedan siempre con un porcentaje que supera el 50% de dicho salario.  Además, los responsables de estas empresas exigen el previo pago de importantes cantidades de dinero, hasta 300.000 F CFA (unos 457 €), para postular a un puesto de trabajo. 

   Todas las empresas privadas, como la propia Administración Pública, cobran cotizaciones mensuales obligatorias a sus empleados a favor del gubernamental PDGE. 

   Interpelado en el Parlamento sobre estas prácticas ilegales en la sesión de septiembre, el ministro de Trabajo, Don Enrique Mercader Costa declaró no estar al corriente de las mismas. 

   Este mecanismo permite excluir de cualquier puesto de trabajo, público o privado, a todo aquel que no estuviera afiliado al partido PDGE en el poder. 

   Ante esta viciosa situación, los diputados de CPDS presentaron una moción con el objeto de poner fin a estas prácticas, que fue rechazada por la Mesa del Parlamento. 

 

4 - Derecho a la Salud 

   Mientras el propio Presidente de la República se vanagloria públicamente de que Guinea Ecuatorial ocupa el 3º ó 4º puesto en el crecimiento económico del continente africano, los informes de Naciones Unidas sobre desarrollo humano lo sitúan entre los últimos del mundo, con la mayor diferencia en todo el planeta entre la riqueza disponible y el grado de bienestar de la población.  

   La situación sanitaria sigue siendo una de las mejores ilustraciones de la situación de miseria y de extrema pobreza que vive la población llana de este país multimillonario. 

   La falta de recursos humanos adecuados, la falta del necesario equipamiento sanitario y la ineficacia y la politización de la organización básica del sistema de salud siguen siendo los principales factores responsables de la deplorable situación sanitaria de la riquísima República de Guinea Ecuatorial. Su sistema sanitario, gangrenado por una corrupción sin límites, es la antítesis de lo que legítimamente podría esperar la población en materia de protección de su derecho a la salud. 

   En los hospitales, los responsables de la acogida de enfermos no tienen la noción de “la urgencia”. Pacientes llegados en estado visiblemente muy grave se ven obligados a esperar largas horas al médico antes de ser atendidos, y otras tantas al pariente que ha salido a buscar las medicinas en las distintas farmacias de la ciudad. Muchas veces  no encuentran los medicamentos prescritos por el médico o encuentran que el paciente ha fallecido a su regreso. Generalmente, para ser atendido, el propio paciente tiene que buscar compresas, esparadrapo, jeringas, agujas, equipos de perfusión o de transfusión, hilos de sutura, etc. Muchos guineanos han perdido sus vidas por estas deficiencias elementales. 

   La falta de datos estadísticos fiables hace imposible cifrar con fidelidad los principales indicadores sanitarios y explica que las autoridades publiquen habitualmente datos fantásticos imposibles de verificar o de reproducir. 

   Y mientras la sanidad oficial periclita de forma perdularia, la población general se vuelca ciegamente hacia una medicina tradicional oscurantista y ritual, exterminadora de los más desprovistos. Esta situación se ve agravada por la creencia, firmemente fomentada  por el régimen en el poder, según la cual los curanderos poseen poderes ocultos y pueden conferir capacidades y poderes especiales a otras personas. Esto ha conducido a la aglutinación de todos los curanderos del país en la tenebrosa ASOMETRAGE (Asociación de médicos tradicionales de Guinea Ecuatorial), que se sustenta desde la cúpula del poder político de Guinea Ecuatorial. 

Problemática del vih/sida: 

   La epidemia sigue progresando en este contexto de ignorancia y de deficiencias múltiples y generalizadas. Algunas series privadas verificables encuentran entre 10% y 15% de seropositivos en la población general (de la ciudad de Bata). El ratio hombres/mujeres, que parece inclinarse en disfavor de las mujeres, resulta difícil de afirmar categóricamente sin sesgos. 

   Conviene reconocer que el gobierno ha puesto en marcha dos unidades, en Bata y Malabo, de atención a personas que viven con el VIH y de distribución gratuita de medicamentos. Lo que falla gravemente es el funcionamiento logístico de las mismas: habida cuenta de la amplitud del fenómeno, la capacidad física de la unidad no permite dar satisfacción a todos los demandantes;  falta la necesaria información a pacientes y al cuerpo sanitario en general sobre los servicios disponibles y el manejo consensuado de las personas infectadas; se rechaza y discrimina a enfermos; se registran demoras inexplicadas en el inicio del tratamiento favoreciendo  degradaciones evitables en personas enfermas, etc. 

   Consciente de esta progresión a pesar de todo, el gobierno publicó el 20/11/2006 el decreto presidencial Nº 107/2006 por el que se toman medidas urgentes para frenar la propagación del SIDA en Guinea Ecuatorial. Pero, la presencia de algunas disposiciones inadmisiblemente liberticidas en el decreto permite entrever consecuencias más perjudiciales que protectoras para una población sin información ni educación sanitaria, en la que muchas personas jóvenes y adultas siguen dudando de la existencia del fenómeno. 

   En efecto, entre otras cosas, con este decreto, el gobierno de Guinea Ecuatorial crea el carnet de “Indemne de Sida” para toda la población, renovable cada seis meses y que podría ser exigido para acceder a ciertos servicios públicos. 

   Esta condición, por la obligatoriedad que subyace en ella, por su carácter divulgador, discriminatorio y estigmatizador, viola frontalmente el derecho de estas personas a la privacidad, al honor y a la dignidad, al trabajo, etc., todos ellos consagrados en la Ley Fundamental de Guinea Ecuatorial, en la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales, todos ellos suscritos por la República de Guinea Ecuatorial, así como en las Directrices  Internacionales sobre VIH/SIDA. Con este requisito, se discrimina a la persona por su condición de enfermo y se justifica que alguien sea despedido de su puesto de trabajo simplemente porque es  seropositivo. Y es lo que está pasando en algunas empresas. 

   Por otra parte, este decreto impone a las personas de nacionalidad extranjera la realización del test de VIH como requisito para la tramitación de sus expedientes de obtención o renovación de documentos de residencia o de viaje, introduciendo así una inconfundible dimensión xenófoba, una grave estigmatización y un carácter discriminatorio por la nacionalidad. 

   Todas estas violaciones y humillaciones causan sufrimientos innecesarios a estas personas infectadas, menoscaban su honor y su dignidad y contribuyen, por ende, a la propagación de la epidemia, porque se repliegan sobre ellas mismas, se esconden, no vuelven a hacerse el test o falsifican los resultados, no piden consejo y no se someten a tratamiento. La consecuencia será lo contrario de lo deseado: el aumento de la prevalencia del VIH en el país. 

   La propagación del virus en Guinea Ecuatorial está muy influida por el entorno cultural, social, económico y político. Las condiciones de adversidad, como la pobreza, la dictadura, la represión, la discriminación, la desinformación y la ignorancia que se viven en este país hacen que la población sea más vulnerable. Está claro que la acción del gobierno, a través de este decreto, tiende más hacia la represión que hacia la protección de la población.

 

Problemática de las condiciones de saneamiento y demás epidemias: 

   Salvo Mongomo, su ciudad natal, que ha sido dotada de instalaciones de agua corriente, los gobiernos del Señor Obiang y su PDGE siguen demostrando con total descaro que las condiciones de vida del resto del país no representan ninguna prioridad para ellos. Las principales ciudades del país, incluyendo la capital Malabo, carecen de agua corriente, de alcantarillados, de suministro seguro de luz eléctrica, etc.  

   Las consecuencias son elocuentes: el Paludismo sigue azotando con una ferocidad que desafía a todos los programas de lucha; las enfermedades de transmisión hídrica y las diarreas de causas diversas, la tuberculosis y las enfermedades de transmisión sexual devastan la población de Guinea Ecuatorial, sin reales esperanzas de mejora en los próximos años.  

   Y mientras tanto, el mensaje político de Obiang y del PDGE sigue resonando como un eco permanente: muy pronto se mejorarán las condiciones sanitarias y la salud de los ecuatoguineanos... 

 

5 - Derecho a la Seguridad Social 

   En Guinea Ecuatorial, el Estado alienta la adhesión a la Seguridad Social de toda la población. 

   Cada afiliado cotiza mensualmente pagando el 26% de su salario. 

   Las empresas están obligadas a inscribir a todos sus empleados y pagan cantidades vertiginosas sin recibir el correspondiente servicio. Teóricamente pagan el 21,5%  de la cotización del empleado, quedando el 4,5% a cargo del mismo. Pero cuando se conoce el país, se puede pensar que existen maniobras deductivas que hacen recaer la totalidad de la cotización sobre el dinero que le corresponde realmente al propio empleado, porque las empresas no vienen a perder dinero. 

   Para un autónomo que quisiera ingresar en la Seguridad Social, la cantidad considerada como base de cotización corresponde a un salario estimado de 90.000 francos CFA, unos 137,20 €, de los que debe pagar mensualmente un 26%.  

   Esto significa colocar la barra muy alto, habida cuenta de la política del régimen de mantener pobre a la población. Para un campesino de Guinea Ecuatorial o para un ciudadano ordinario, se trata de una cantidad muy importante, teniendo en cuenta que muchas empleadas de hogar, por ejemplo, cobran menos de la tercera parte de esta suma. Pero suponiendo que consiguiera reunirla, cualquiera de ellos aceptará mil veces morirse de paludismo o de diarrea a que pague voluntariamente un 26% cada mes del dinero que le permitiría asegurar la supervivencia básica de su familia.  

   Esto equivale a decir que la pequeña franja de guineanos que conoce su verdadero interés (la mayoría de la población no sabe lo que significa este nombre) ve en la Seguridad Social la caja negra donde los poderosos sacan dinero para sus millonarias necesidades a costa del esfuerzo de los pobres, y no como una institución que garantice la seguridad material de la población en caso de enfermedad, accidente, maternidad, vejez, etc. 

   Esta formación política no sabría decir si el Estado subvenciona o no a la Seguridad Social.

 

6 - Derecho a la Alimentación 

   El derecho a la alimentación y a no padecer hambre no constituyen prioridades para el Gobierno, el cual, partiendo del principio de que la naturaleza es rica en Guinea Ecuatorial, niega la existencia del hambre en nuestro país. 

   Y sin embargo, el poder adquisitivo del guineano medio no le permite sobrevivir al nivel de carestía de la vida impuesto por la explotación del petróleo y que solo está al alcance de los que se desenvuelven en este sector, es decir, una minoría de la población. 

   En Guinea Ecuatorial, muchas familias de más de cuatro personas sobreviven con 1000 francos CFA (unos 1,5 €) diarios: se compran ½ kg de chicharros congelados y unos vasitos de arroz o envueltos de yuca y la jornada está asegurada, hasta el día siguiente. 

   Muchos estudiantes del Instituto Nacional Carlos Lwanga, el más grande de Bata viven con 200 F CFA (0,30 €) diarios, a veces menos de eso: se compran dos panecillos (100 F CFA) y unos terrones de azúcar que mezclan con agua en el que mojan su pan. Es el famoso y popular “café chino” o “beton” de los estudiantes guineanos. 

   Todo esto podría parecer mentira en otras latitudes, pero es el duro cotidiano de muchos guineanos. Es una cruel realidad totalmente ignorada de muchos guineanos que residen en el propio país. 

   El Gobierno ha creado un programa especial para la seguridad alimenticia (PESA), que se limita a comprar frutos y tubérculos a los paisanos del interior de la región continental para venderlos en la ciudad de Bata y cuyo impacto real sobre la alimentación de la población puede decirse que es totalmente nulo. 

   Este derecho, como muchos otros, pasa en un segundo plano cuando se tiene en cuenta los duros sufrimientos a que está sometida la población de Guinea Ecuatorial bajo el régimen que lo gobierna actualmente. 

 

7 - Protección del medio ambiente 

   Existen programas teóricos establecidos por el Gobierno para proteger los espacios forestales y la biodiversidad, apoyados por iniciativas bilaterales y multilaterales. Algunas veces estos programas entran en conflicto con las bases de la supervivencia de ciertas poblaciones a las que no se propone alternativa. 

   Por ejemplo, a los habitantes de los poblados cercanos al Monte Alen incluidos en el parque ECOFAC se les prohibió cazar animales. Sin embargo, estas poblaciones forestales viven de la caza artesanal y de sus plantaciones. Cuando se les suprime esta base de subsistencia sin ofrecerles alternativa se les niega sencillamente el derecho a seguir viviendo...

 

8 - Derecho a una vivienda adecuada 

   En su política de anuncios para el escaparate, el Gobierno ha programado la construcción de miles de viviendas sociales en todo el ámbito nacional, con el demagógico propósito de ofrecer alojamiento decente a los habitantes de Guinea Ecuatorial. 

   Los planes de construcción de viviendas sociales vienen apareciendo en los presupuestos generales del Estado desde el año 1995, en un número que superaría las 5.000 viviendas, de las que no se ha construido ninguna. 

   En los últimos tres años, el Gobierno ha construido suntuosas viviendas cerca del palacio presidencial de Malabo y en el nuevo barrio “Noville” (Nguema Obiang Ville) de Bata, con las partidas presupuestarias destinadas a viviendas sociales. Pero fiel a su manera habitual de proceder, olvidándose de las personas más necesitadas, dichas viviendas han sido adjudicadas a altos cargos de la Administración civil y militar del Estado (ministros, secretarios de Estado, generales, coroneles, etc.) al precio de 30 millones de francos CFA, con una entrada llave en mano de 15 millones. Estos precios son inferiores al del coste, es decir, se utilizan las partidas presupuestarias supuestamente destinadas a la gente menos favorecida para, en realidad, destinarlas a los más pudientes que ya, de hecho, cuentan muchos de ellos con más de cinco viviendas tanto en el país como en el extranjero. 

   Por tradición cultural, el señor Obiang, como jefe Fang que es, no entiende, por más que se lo repitan, que la casa de uno se la tenga que hacer otro. Para él, cada uno se hace su vivienda, con los medios que tiene. Entiende que “la oveja pace donde se halla atada” (proverbio Fang), es decir, él debe aprovecharse del petróleo que por “la gracia de Dios” le ha tocado personalmente; los demás que se fastidien. Su razonamiento no va más allá. 

   Por eso, bajo el pretexto de mejorar las condiciones de vida de la población, la cual no le importan ni un ápice,  y acometer obras de interés general, el presidente Obiang y los suyos están aprovechando para desalojar y desposeer vilmente a los más desprovistos y vulnerables en prácticamente todas las ciudades del país. El programa “reconstrucción y modernización de las ciudades del ámbito nacional” del gobierno del PDGE y su presidente fundador es, en realidad, en un programa de apropiación ilegal de terrenos ajenos y de demolición de las viviendas y hogares de los pobres. 

   El proceso de desalojos forzosos empieza a cobrar una amplitud francamente preocupante con la destrucción el día 22/10/2003 de una cincuentena de viviendas en las proximidades del Hospital Regional de Bata por orden del propio Obiang, para construir aparcamientos de coches que nadie utiliza en la fecha de hoy. 

   El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU define los desalojos forzosos como "el hecho de hacer salir contra su voluntad a personas, familias y/o comunidades de los hogares o tierras que ocupan, en forma permanente o temporal y sin poner a su disposición medios apropiados de protección legal o de otra índole." 

Una declaración pública de Amnistía Internacional del 23 de agosto de 2006 (Indice: AFR 24/006/2006) revela lo siguiente:   

  Guinea Ecuatorial: 300 familias desalojadas y sin techo 

   Amnistía Internacional expresa su preocupación por los informes recibidos sobre los recientes desalojos forzosos ejecutados en Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, que han dejado a unas 300 familias sin hogar. Las autoridades deben poner fin a la práctica sistemática de los desalojos forzosos masivos. 

   Socavando el Estado de derecho y el debido proceso, las autoridades no consultaron a los residentes, no les avisaron con antelación, ni les entregaron órdenes de desalojo, garantías de una vivienda alternativa adecuada ni la oportunidad de impugnar los desalojos. 

   Los desalojos forzosos, acompañados de la destrucción indiscriminada de casas y pertenencias  de los residentes, se llevaron a cabo en los barrios de Atepa y Camaremy, en el distrito de Banapa de Malabo, los días 22 y 23 de julio de 2006. En ambas ocasiones los residentes que protestaron por la demolición de sus casas fueron empujados, abofeteados e intimidados por los soldados que acompañaban al equipo de demolición. Un residente de Camaremy, Santiago Obama, fue detenido y permaneció recluido brevemente en la comisaría central de policía de Malabo por protestar por la demolición de su casa el 22 de julio. 

   El entonces primer ministro, otros ministros del gobierno, autoridades civiles, soldados armados y agentes de policía estuvieron presentes en las demoliciones, que comenzaron a las 8:30 de la mañana. Algunos de los residentes no estaban en sus casas cuando comenzaron las demoliciones pues ya habían salido a trabajar. En consecuencia, no pudieron rescatar sus pertenencias. Las familias desalojadas se quedaron sin techo, pues no se les ofreció un alojamiento alternativo adecuado. 

   A Amnistía Internacional le preocupa que se sigan realizando desalojos en Guinea Ecuatorial sin respeto al debido proceso, tal como exigen las propias leyes del país y las normas internacionales contenidas en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del que es parte Guinea Ecuatorial. La necesidad de desalojar a los residentes por razones de seguridad pública, proyectos de urbanización o la necesidad de regular el desarrollo urbano a fin de mejorar el acceso seguro a una vivienda adecuada no concede licencia a las autoridades para hacer caso omiso de la salud, el bienestar y los derechos humanos fundamentales de sus ciudadanos.

   Con ocasión de la presentación de su programa de gobierno ante el Pleno de la Cámara de los Representantes del Pueblo (Parlamento), en respuesta a una preocupación de los diputados de CPDS  sobre la destrucción arbitraria, ilegal y sin indemnización alguna por el Gobierno, de las viviendas de muchos guineanos, especialmente los más pobres, dijo el Señor Primer Ministro que en su programa no se contemplaba tales actuaciones y que, en cualquier caso, nunca dejaría a nadie en la calle, sin ofrecerle alternativa, en el caso de que el Gobierno, por interés social o de obras públicas, estuviera en la necesidad hacerse con terrenos de propiedad privada o destruir construcciones de las personas. 

   Pocas semanas después de su declaración en el Parlamento, el Gobierno del Primer Ministro Ricardo Mangue Obama Nfubea procedió a la destrucción de las viviendas de más de un centenar de familias que se encontraban en las inmediaciones del Ministerio de Infraestructura, dejándolas en la calle sin indemnización ni alternativa de ningún tipo. Posteriormente, su Gobierno procedió también a la demolición de viviendas de personas, algunas de ellas importantes, y otras no tanto, como consecuencia de las obras de ampliación de un tramo de la carretera Malabo-Luba. Al parecer, algunos de los afectados, los primeros, habrían recibido millonarias compensaciones mientras que otros, los segundos y mayoritarios, fueron dejados en la calle sin compensación ni alternativa alguna. Después, su Gobierno dictó decretos de expropiación de terrenos y fincas, donde habitan miles de familias humildes, como es caso de La Vigatana, a las que está forzando al desalojo de sus viviendas y terrenos sin indemnización de ningún tipo.  

   En el caso de Campo Yaundé de Malabo, se ha puesto la primera piedra de un proyecto del Gobierno, para posterior beneficio de privados, que implica la demolición de todo el barrio, sin que se haya ofrecido a sus habitantes indemnización alguna, ni se ha seguido el procedimiento que dicta la Ley de Expropiación Forzosa, y, lo que es más grave, el Gobierno se ha aprovechado de los sucesivos incendios que se han producido en el referido barrio para quedarse con los terrenos de los desgraciados. 

   También están amenazados otros muchos barrios, manzanas y personas concretas de Malabo, Bata y en las cabeceras de todos los distritos del ámbito nacional.

 

III - CONCLUSIÓN 

   El partido político Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial se reafirma en su determinación y firmeza por la lucha política en el interior del país, a pesar de todos los riesgos inherentes a esta opción, para acceder al poder por la vía pacífica y establecer un Estado plural de derecho que garantice los derechos de todos los habitantes y pueblos de la República de Guinea Ecuatorial. Invita a todas las inteligencias y competencias del país a dejar de lado los intereses personales y a  sumarse a él para lograr este objetivo. Solicita asimismo el apoyo de todos los socios bilaterales y multilaterales de Guinea Ecuatorial amantes de la democracia para hacer posible esta evolución.      

 

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias