NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

17 de agosto de 2012

Comunicado de Human Rights Wach y EG Justice

Guinea Ecuatorial: La detención de un empresario pone en evidencia la actuación arbitraria de la justicia
El gobierno de Obiang niega derechos e intenta mejorar su imagen internacional

   (Washington, DC, 15 de agosto de 2012) – La detención y el encarcelamiento arbitrarios de un ex socio comercial del hijo del Presidente de Guinea Ecuatorial pone en evidencia la violación constante de derechos fundamentales por parte del gobierno, señalaron hoy EG Justice y Human Rights Watch. La detención se produjo pocos días antes de que se celebre un evento organizado por Guinea Ecuatorial para mejorar su imagen internacional.

   Según informaron fuentes cercanas a Florentino Manguire Eneme Ovina, este fue detenido en la ciudad de Bata el 11 de agosto de 2012 y trasladado el 13 de agosto a la estación central de policía de Malabo, la capital del país. No se dictó ninguna orden judicial que autorizara su detención ni tampoco fue compareció ante un juez durante las 72 horas posteriores, como lo exigen las leyes de ese país, indicaron las fuentes.

   Manguire, de 48 años, fue anteriormente director de dos empresas forestales creadas en Guinea Ecuatorial por Teodoro (“Teodorín”) Nguema Obiang Mangue, el hijo mayor del presidente Teodoro Obiang Nguema y Vicepresidente Segundo del país. Teodorín ocupó el cargo de Ministro de Agricultura y Bosques del gobierno durante más de 10 años. Manguire ya había estado detenido cerca de un año sin que se formulara ningún cargo, luego de que surgieran diferencias con Teodorín, y finalmente permaneció en prisión más de dos años, incluidos varios meses de cárcel a los que fue condenado en un proceso sin garantías por el delito de robo, que no fue debidamente demostrado.

  
“La detención y el encarcelamiento de Florentino Manguire hasta la fecha no son más que otro ejemplo de la ausencia del Estado de derecho en Guinea Ecuatorial”, expresó Daniel Bekele, director para África de Human Rights Watch. “Manguire ha sido encarcelado varias veces sin que mediara acusación formal, y esto permite pensar que está siendo perseguido porque se considera que no ha sido leal al hijo del presidente Obiang, y no porque haya cometido algún delito”.

  
La organización Leon H. Sullivan Foundation, creada en memoria del homónimo defensor de derechos civiles estadounidense, celebrará la IX Cumbre Sullivan en Guinea Ecuatorial del 20 al 24 de agosto, en colaboración con el presidente Obiang. La fundación ha señalado que el evento permitirá “exhibir a la comunidad internacional los avances conseguidos por Guinea Ecuatorial en materia de desarrollo humano y derechos humanos”.

  
El abogado de Manguire, Ponciano Mbomio Nvó, y un testigo dijeron a EG Justice y a Human Rights Watch que el día que fue detenido en Bata, Manguire se encontraba en un centro cultural local afiliado a la embajada francesa cuando recibió una llamada telefónica y fue visitado luego por un policía, quien le informó que debía comparecer ante un alto funcionario de seguridad —también hijo del presidente Obiang— para responder algunas preguntas.

  
Cuando se presentó, este funcionario no estaba disponible y Manguire fue detenido sin que se le ofreciera ninguna explicación ni se exhibiera una orden de arresto. Fue retenido en la estación central de policía de Bata y luego trasladado sin justificación a Malabo. El abogado, que habló con Manguire antes y después de su detención, así como con allegados de este, indicó que no se habían formulado cargos en su contra.

  
Sin embargo, cree que Manguire permanece privado de su libertad bajo sospecha de haber filtrado en forma anónima a un medio electrónico una serie de documentos donde se describen las prácticas comerciales de Teodorín desde que dejó su cargo de Ministro de Bosques. Durante un interrogatorio llevado a cabo el 14 de agosto sin que su abogado estuviera presente ni fuera notificado con anticipación, se preguntó reiteradamente a Manguire cómo es que los documentos se habían hecho públicos. Según informó su abogado, Manguire niega haber difundido los documentos.

  
El Departamento de Justicia de Estados Unidos y la justicia francesa están investigando a Teodorín por haber presuntamente participado en blanqueo de capitales y corrupción. Hasta el momento, la investigación en Francia ha dado lugar al decomiso de distintos bienes que Teodorín mantiene en París, incluida una flota de automóviles de lujo, fastuosos artículos de mobiliario y una mansión en uno de los barrios más caros de la ciudad. En julio, las autoridades francesas emitieron una orden de detención internacional contra Teodorín en el marco de la investigación.

  
La anterior detención de Manguire comenzó en mayo de 2010 y fue interrumpida brevemente cuando un juez dispuso su liberación en forma provisional. No obstante, más tarde ese mismo día, el juez ordenó que Manguire debía ser puesto nuevamente bajo custodia de las autoridades. Finalmente, Manguire fue juzgado y condenado en septiembre de 2011 por haber presuntamente robado equipos forestales a SOFONA y SOMAGUI, dos empresas de propiedad de Teodorín. El proceso judicial no cumplió con las garantías internacionales de juicio imparcial. En junio, tras haber permanecido más de dos años en prisión, Manguire fue indultado por el presidente Obiang.

   Desde el 13 de agosto, Manguire ha permanecido en la estación central de policía de Malabo, conocida informalmente como “Guantánamo” por los abusos que presuntamente se cometen allí contra detenidos. Manguire no ha sufrido maltratos y se le ha permitido recibir visitas de familiares y otras personas, según contaron sus allegados a EG Justice y Human Rights Watch.

  
El Gobierno de Guinea Ecuatorial debería respetar los derechos de debido proceso de Manguire si pretende imputarle algún delito penal, y debería disponer su liberación inmediata a menos que las autoridades presenten ante la justicia pruebas contundentes que justifiquen que continúe detenido legalmente, expresaron EG Justice y Human Rights Watch.

  
Las organizaciones manifestaron su preocupación ante la imposibilidad de que Manguire sea representado en la justicia por quien por mucho tiempo ha sido su abogado, Ponciano Mbomio Nvó, y señalaron que necesitará un nuevo asesor letrado si el proceso continúa. Mbomio ha sido suspendido del ejercicio de la abogacía como represalia por haber defendido a un preso político, el Dr. Wenceslao Mansogo Alo, quien en junio recibió un indulto parcial del presidente Obiang.

  
“Quienes asistan a la conferencia Sullivan la semana próxima deben tener presente este tipo de violaciones, en vez de pretender esconderlas y elogiar los supuestos ‘progresos’ en Guinea Ecuatorial, que no son más que un mito”, señaló Bekele.

   Para obtener más información acerca del trabajo de Human Rights Watch sobre Guinea Ecuatorial, visite:
http://www.hrw.org/africa/equatorial-guinea

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

Índice Noticias